Cómo hacen los discursantes de la Conferencia General para llegar hasta el corazón mas frío

conferencia general - podcasts

Mi testimonio de la inspiración detrás de los mensajes de la Conferencia General se ha incrementado en este año de muchas maneras. Permíteme contarte sobre algunas de ellas.

A principios de este año, durante un episodio del podcast de “Mujeres Santos de los Últimos Días”, la hermana Michelle D. Craig habló sobre el proceso de preparación de su discurso de la Conferencia General de octubre de 2020. 

Ella recibió la asignación en junio de 2020, pero había comenzado a guardar un archivo con fuentes y escrituras para su discurso mucho antes de que le llegara la asignación. Cuando recibió la asignación, nuestro Padre Celestial la siguió guiando en los próximos meses de preparación:

Michelle D. Craig

“El Padre Celestial me estaba ayudando de tal manera que me fue fácil decidir de qué hablar en esa ocasión porque Él seguía brindándome Sus impresiones. Cuando recibí la asignación, ya tenía escrito gran parte de mi discurso. 

Y, por supuesto, trabajé en eso durante los meses siguientes, porque el Padre Celestial se preocupa por cada palabra, y solo refina, elimina y agrega lo necesario…

A medida que los eventos comenzaron a desarrollarse incluso durante el [mes de junio], y los acontecimientos en nuestro país y la división, se me quedó grabado en la mente que este era realmente un mensaje importante para nuestro tiempo”.

También te puede interesar:De robar a sanar: Cómo esta mujer halló esperanza en el Libro de Mormón

Mi colega Danielle Christensen escribió un resumen del episodio del podcast y me encanta la cita que eligió incluir en el título: “El Padre Celestial se preocupa por cada palabra”. ¿Acaso no es un pensamiento hermoso? Cada palabra que se pronuncia desde el púlpito de la Conferencia General es conocida en los Cielos.

Otra experiencia que profundizó mi testimonio de la inspiración detrás de los mensajes de la Conferencia General fue leer la nueva biografía del presidente Dallin H. Oaks, “in the Hands of the Lord” (“En las manos del Señor”). 

La biografía aborda varios aspectos de la vida del presidente Oaks. Realmente sentí que llegué a conocer al hombre detrás del púlpito y ver cómo su mayor deseo es hacer la obra que Dios quiere que se haga. 

Créditos: Deseret Books

En una parte de la biografía, varios miembros del Quórum de los Doce Apóstoles comentaron sobre la fuente de inspiración del presidente Oaks en lo que se refiere a sus discursos:

““Tiene un corazón blando”, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf. Pero cuando siente que ha recibido inspiración divina sobre un tema para un discurso, lo hace sin miedo a cómo se sentirán los demás en el mundo. “Tiene mucha determinación en las ideas en las que cree”, explicó el élder Uchtdorf. 

El élder [Neil L.] Andersen estuvo de acuerdo y dijo: “Se toma muy en serio la revelación y, cuando la recibe, no se deja influenciar por otras personas”. 

El presidente M. Russell Ballard observó: “Tiene un corazón alegre, una disposición alegre, y al mismo tiempo, puede ser muy, muy serio cuando los problemas lo requieren”. 

“Es valiente, absolutamente tenaz”, dijo el élder [David A.] Bednar. “Él atrae muchas críticas… pero a eso no le da ni la más mínima importancia. Todo lo que quiere hacer es agradar a Aquel a quien sirve””.

Escuchar a otros apóstoles compartir que el presidente Oaks sigue las impresiones de los Cielos en sus discursos, independientemente del tema, hizo que su discurso de la Conferencia General de abril de 2021 fuera aún más poderoso para mí.

Pienso que fue la respuesta que muchos otros tuvieron al discurso y eso demuestra el impacto que tuvo.

Mi testimonio, ahora más fuerte que antes, ha cambiado la forma en que estudio los mensajes más recientes de la Conferencia General. A menudo pienso en cómo “nuestro Padre Celestial se preocupa por cada palabra” y en cómo nuestros líderes “se toman muy en serio la revelación”.

Mientras estudiaba el discurso del élder Uchtdorf “Dios entre nosotros”, descubrí algo que podría haber pasado por alto si no hubiera estado pensando en la importancia de cada palabra. 

Con frecuencia, los discursos de la Conferencia General tienen subtítulos agregados a los textos impresos que no se incluyen como parte del mensaje hablado de la conferencia. Uno de los subtítulos del discurso del élder Uchtdorf es una pregunta: “¿Qué haremos?”.

En una nota a pie de página adjunta al subtítulo, el élder Uchtdorf compartió:

“Esta fue la pregunta que la multitud le hizo a Jesús a orillas del mar de Galilea. Es una pregunta inicial para nosotros al contemplar la posibilidad de convertirnos en discípulos de Jesucristo (véase Juan 6:28).”.

Cuando leí esta nota al pie de página, me di cuenta de algo interesante: incluso los subtítulos de un discurso de conferencia pueden brindarnos inspiración. 

Cuando la multitud le preguntó a Jesús “¿Qué haremos?” en el mar de Galilea, Él les respondió diciendo: “Esta es la obra de Dios: que creáis en el que él ha enviado” (Juan 6:29).

En esta sección de su discurso, el élder Uchtdorf dijo: 

“Conforme procuremos seguir a Jesucristo y caminar en la senda del discipulado, línea por línea, llegará el día en que experimentaremos ese don inimaginable de recibir una plenitud de gozo”.

Al hacernos la pregunta “¿Qué haremos?”, nos convertimos en discípulos de Jesucristo y aquel don puede ser nuestro. Dios no solo estará entre nosotros, sino que podremos sentir Su presencia allí, llenándonos de gozo.

Así como cada palabra de la Conferencia General viene de los Cielos, cada palabra de la Conferencia General (incluso, en ocasiones, los subtítulos) puede elevar nuestros ojos hacia los Cielos. 

ser personados dios presidenta Bingham

Al buscar la ayuda divina, podemos convertirnos en mejores discípulos de Jesucristo cada día.

“Mis queridos amigos, su Padre Celestial los ama con un amor perfecto. Él ha demostrado Su amor de infinitas maneras, pero sobre todo dando a Su Hijo Unigénito como sacrificio y como don a Sus hijos para hacer realidad el regreso a nuestros padres celestiales.

Doy mi testimonio de que nuestro Padre Celestial vive, que Jesucristo dirige Su Iglesia, que el presidente Russell M. Nelson es Su profeta”. – Dieter F. Uchtdorf

Fuente: ldsliving.com

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *