6 cosas que te hacen digno de la persona con la que te casarás

matromonio digno

Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se nos enseña que debemos procurar casarnos con alguien que viva de acuerdo con las enseñanzas del Evangelio.

Junto a esta persona, que debe ser digna y fiel, se espera que un día podamos casarnos en el templo y unirnos como familia por la eternidad.

En sí, hay una lista interminable de requisitos que podemos desear en nuestro futuro cónyuge, pero, ¿qué hay de su lista?

¿Cumplimos también con los requisitos de nuestra propia lista? ¿Somos dignos de la persona con la que esperamos casarnos?

Imagen: Canva

Esto me trajo a la mente una conversación que tuve con mi mamá al respecto, ella me miró a los ojos y me dijo seriamente:

“A veces los jóvenes esperan casarse con alguien casi perfecto, con una Emma Smith o un capitán Moroni, pero no se dan cuenta que no son como José Smith ni como la esposa del capitán Moroni”.

Eso realmente me puso a pensar: ¿Me estoy esforzando por desarrollar todos los atributos que espero que tenga la persona con la que me quiero casar?

En una Conferencia General, el presidente Gordon B. Hinckley compartió 6 poderosos consejos que pueden brindarnos una nueva perspectiva.

1. Tu lenguaje

Imagen: Unsplash

“No se permitan participar en conversaciones vulgares ni digan chistes subidos de tono”.

¿Quién querría casarse con alguien cuyo lenguaje está lleno de palabras obscenas y profanas?

Nuestra forma de hablar y la manera en que nos comunicamos con los demás no solamente debe ser limpia cuando nos encontramos entre Santos de los Últimos Días, si no en todo momento y en todo lugar.

2. Te alejas de la pornografía

Pareja casada

Imagen: Shutterstock

“No deben entretenerse con el Internet con el fin de encontrar materiales pornográficos… La pornografía seduce y destruye a sus víctimas; está en todas partes y nos rodea por todos lados. Les ruego, jóvenes, que no participen de ella. No pueden darse ese lujo”.

¿Quién querría casarse con alguien que tiene una adicción a la pornografía o que solo la usa “de vez en cuando”?

Es rigurosamente importante que no dejemos que la pornografía se apodere de nuestras vidas.

La persona con la que te vas a casar es digna de un cónyuge cuya vida no haya sido manchada por su contenido.

3. Obedeces la Palabra de Sabiduría

palabra de sabiduria

Imagen: iStock Photos

“No consideren la Palabra de Sabiduría como un asunto trivial. En mi opinión, es el documento más extraordinario que conozco acerca de la salud… Cuanto más avanza la investigación científica, más pruebas hay de los principios de la Palabra de Sabiduría”.

¿Quién querría casarse con alguien que es adicto a las drogas, esclavo del alcohol o tenga cualquier otro tipo de adicción?

Por más pequeño e insignificante que parezca consumir sustancias que van en contra de lo que el profeta de Dios ha mandado, siempre habrá una consecuencia.

Esto nos puede alejar del espíritu, nos puede privar de las bendiciones del templo. No debemos dejarnos llevar por lo que el mundo considera que es algo normal.

4. Controlas tu temperamento

Imagen: Canvam

“Ante la provocación más pequeña, explotan en un berrinche de ira incontrolable. Es lamentable ver a alguien tan débil. Pero, lo que es peor, están propensos a perder todo sentido de razonamiento y hacen cosas que más adelante les causan remordimiento”.

¿Quién querría casarse con alguien que no puede controlar su temperamento o que tiene problemas de ira?

Si tienes un mal carácter, ahora es el momento de aprender controlarlo.

Tomarse un tiempo para pensar las cosas antes de decirlas es un buen hábito, sobre todo cuando queremos aportar en nuestro futuro matrimonio palabras de paz y serenidad.

La contención sólo apartará el espíritu. Nos casamos en el templo para sellarnos por la eternidad, no para divorciarnos después de unos años.

5. Procuras recibir una educación

amor

Imagen: Canva

“Esfuércense por conseguir una instrucción académica. Obtengan toda la capacitación que puedan. El mundo les pagará mayormente según lo que piense que valen… El tener estudios es la clave de la oportunidad económica”.

¿Quién querría casarse con alguien que no desea estudiar o progresar académicamente?

Estudiar y aprender no sólo es un consejo, es un mandamiento.

Que podamos procurar una educación académica, ya sea de un instituto, universidad o cualquier tipo de curso de especialización, es algo que nos ayudará a brindar un sustento económico a nuestra futura familia.

No sabemos cuáles son los desafíos que nos tocará atravesar, sin embargo, podemos estar preparados para todo lo que vendrá si podemos desempeñarnos bien en el campo laboral.

6. Tu meta es casarte en el templo

matrimonio

Imagen: Simply Emily Photography

“Desearán contraer matrimonio en un lugar, un solo lugar: la Casa del Señor. Es imposible que puedan ofrecer a su compañera un obsequio mayor que el matrimonio en la santa casa de Dios, bajo el ala protectora del convenio sellador del matrimonio eterno. No hay ningún sustituto adecuado para eso. No debe existir para ustedes ninguna otra forma”.

¿Quién no querría tener un matrimonio eterno con la persona que ama?

La persona con la que decidas casarte será tuya para siempre, deberás amarla; esta persona su vez te amará en las buenas y en las malas, en tiempos de abundancia y escasez.

La meta de casarse en el templo no debe cambiar, no debe ser reemplazada.

Para esto, debes ser el tipo de persona con la que alguien desearía pasar toda la eternidad, alguien digno de la persona con la que te casarás.

Video relacionado

También te puede interesar

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *