Independientemente de lo que pienses de ti mismo, tus esfuerzos, tus contratiempos y tus defectos, Dios está luchando por ti y se niega a abandonarte.

Los trabajadores de la viña le preguntaron al Señor si debían cortar las ramas que no parecían estar creciendo bien y Él les respondió:

“Sí, la[s] dejaré un poco más, porque me aflige que tenga que perder los árboles de mi viña”. (Jacob 5:51)

De ese modo, las ramas no fueron cortadas y el Señor se quedó con ellas.

También te puede interesarTu vida es valiosa: Toda tormenta tiene su fin, ¡en Dios siempre hay esperanza!

Ahora, no es el momento en el que Dios te juzgará. Por el contrario, este es el momento en el que Él te mostrará Su amor, te perdonará, te corregirá y te ayudará a cambiar.

En este momento, Él está luchando por ti, trabajando para permanecer a tu lado y darte más oportunidades. Porque para el ser más poderoso que existe, tú eres importante, vales el esfuerzo, el tiempo y las oportunidades porque Él no quiere perderte.

Él está ahí, sabe que el bien siempre puede venir con Su ayuda, incluso si proviene de “lo peor”: los peores pecados, los peores antecedentes, situaciones, etc.

Así que la próxima vez que sientas que no eres valioso y que no vales la pena para Él, dile al adversario que guarde silencio y recurre al Salvador que siempre te espera.

Confía en que todo no está completamente perdido porque esas ramas en el peor suelo, dieron más fruto.

Él todavía está aquí y está listo para verte florecer.

Esta es una traducción del artículo que fue publicado originalmente en alcarraway.com con el título “Proof God is Fighting for You”.