¿Cómo estar aislado socialmente, pero conectado espiritualmente?

mundo de los espíritus

“La meta para mí: estar aislados socialmente, pero conectados espiritualmente, ¿cómo estás aislado socialmente, pero conectado espiritualmente? No sé la respuesta, pero sé la pregunta”. – Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, en una conferencia de prensa sobre la cuarentena por el COVID-19.

Sí, en esta temporada en la que gran parte del mundo está aislado socialmente puede ser difícil guardar la calma. Pero, recuerda que cuando las cosas parecen muy complicadas puedes acudir a Dios para recargar tu batería espiritual.

A continuación, compartiré contigo algunas ideas de cómo mantenerte espiritualmente conectado a lo largo de esta crisis.

1. Ora por los demás y por ti en privado

cáncer

También te puede interesarÉl no nos ha desamparado, nos ha preparado para este preciso momento

Ora diariamente con mucha fe y verdadera intención para que esta crisis por el COVID-19 termine pronto. Ora por ti, por los que más amas y por el mundo. Ora para saber cómo puedes servir a los demás de manera apropiada.

Mientras oras, trata de reflexionar sobre lo que estás aprendiendo de esta experiencia y las cosas por las que debes estar agradecido.

2. Usa la tecnología para unirte en oración con los que más amas

Usa la tecnología para orar con aquellos que amas, y sabes que necesitan consuelo y compañía. Pregunta si necesitan que ores por algo en especial.

Cuando te reúnas con ellos en oración, menciona sus nombres. No hay nada más especial o conmovedor que escuchar a un ser querido orar por ti.

3. Sirve a los demás, según las circunstancias lo permitan

Servir a los demás nos acerca a Dios y el uno al otro. Olvidamos nuestras preocupaciones y comenzamos a reconocer la mano de Dios. Intenta compartir un poco de lo que tienes con aquellos que lo necesitan, dona a las buenas causas o busca oportunidades de voluntariado en línea.

4. Comparte mensajes de esperanza en línea

No contribuyas al pánico en Internet, eso es lo que menos se necesita. Comparte mensajes positivos, de esperanza y fe.

Habla con toda sinceridad sobre los desafíos que has atravesado, pero también comparte cómo has podido superarlos. De ese modo, puedes inspirar a los demás a continuar a pesar de las dificultades que se presenten.

En el Libro de Mormón se nos enseña que los discípulos de Jesucristo, “están dispuestos a llorar con los que lloran, a consolar a los que necesitan de consuelo”.

5. Aprende de los demás y acéptalos

Cuando surgen los desafíos, los límites culturales pueden desaparecer o hacerse más agudos. Ahora es el momento de aprender de los demás y estrechar lazos metafóricamente con aquellos que parecen ser diferentes a ti.

Supera la distancia física relacionándote a través de prácticas religiosas y culturales que sean relevantes para tus circunstancias.

6. Extiende perdón y gracia

¿Alguien te ha lastimado o se ha enojado contigo durante esta pandemia? Perdónalo. En esta época tan estresante, las emociones están a flor de piel. Intenta ser empático con los puntos de vista, habla amablemente y se raudo en perdonar.

7. Habla de tus sueños para el futuro

En estos tiempos difíciles, el futuro no parece muy brillante que digamos. Pero, la fe nos recuerda que siempre habrá esperanza. Sigue hablando sobre el futuro. Habla sobre tus sueños y lo que esperas lograr a lo largo de esta prueba.

Habla sobre el futuro, haz planes, encuentra una motivación para no perder la fe. El Presidente Monson dijo:

“Se de buen ánimo. El futuro es tan brillante como tu fe”.

8. Haz un sacrificio que no te complazca

Élder Holland - Jesucristo

Los cristianos saben que el acto más grande de amor fue un sacrificio monumental. Cuando Cristo dio Su vida por nosotros, Él nos demostró que los sacrificios pueden ser una máxima expresión de amor y una forma de llegar a ser como Él. Haz un sacrificio. Sigue normas que sean difíciles, pero necesarias.

Al dar desinteresadamente, descubrirás que tu corazón cada vez se parece más al corazón de Cristo.

¿De qué otras maneras te mantienes conectado espiritualmente, incluso cuando estás aislado socialmente?

Fuente: LDS Daily

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *