El élder Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, declaró que la “autoridad de Dios, el espíritu de revelación y el espíritu de profecía” son cruciales para predicar el evangelio durante el Seminario de Liderazgo de Misión 2020.

“Primero, con respecto a la autoridad divina por la cual enseñas el evangelio de Jesucristo y testificas de Él, permíteme enfatizar que tú y tus misioneros actúan bajo las llaves apostólicas para ayudar a cumplir la gran comisión que Jesús dio a Sus antiguos Apóstoles y renovó esta última dispensación para ‘predicar [Su] evangelio a toda criatura que no lo haya recibido’”(Doctrina y Convenios 112: 28).

élder Christofferson

Los misioneros deben familiarizarse ampliamente con las revelaciones centradas en Cristo que se encuentran en las Escrituras para poder enseñar con claridad y convicción, dijo el élder Christofferson.

Finalmente, enseñar con el espíritu de revelación “significa abrir el camino para que el Espíritu Santo enseñe”, dijo el élder Christofferson.

El espíritu de profecía y el espíritu de revelación

“Con el espíritu de revelación, podemos decir como Pablo: ‘Y ni mi palabra ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder. No obstante, hablamos sabiduría , no de este mundo, ni de los príncipes de este mundo que perecen’”(1 Corintios 2: 4-5).

El espíritu de profecía y el espíritu de revelación, agregó, son “manifestaciones compañeras” del Espíritu Santo que trabajan juntas para traer a un misionero un poder de conversión en la enseñanza del evangelio. “Creo que el espíritu de revelación tiene que ver principalmente con la declaración de la verdad y el espíritu de profecía como la confirmación o el testimonio de la verdad”.

jóvenes en Chile y élder Christofferson

Nuestras enseñanzas son profecías sobre futuras bendiciones

“Nuestras enseñanzas son profecías sobre futuras bendiciones para todos los que tienen fe en Cristo, se arrepienten, se bautizan, reciben el Espíritu Santo y perseveran hasta el final. Estas profecías con respecto a la salvación y la exaltación, atestiguadas por el Espíritu Santo y arraigadas en Cristo, son fundamentales para la fe y la conversión”.

“El Señor dice: ‘Ya sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo’” (Doctrina y Convenios 1:38).

El Señor ha advertido a aquellos que están autorizados a usar Su nombre para hacerlo “solo como guiados por el Espíritu Santo”, dijo el élder Christofferson.

“A veces podemos fallar en mostrar la reverencia y el cuidado apropiados por las cosas sagradas que se nos confían, incluidas las verdades del evangelio de Jesucristo, y de eso debemos arrepentirnos rápidamente”, dijo. “Sin embargo, si nos esforzamos por enseñar estas cosas a todos los que aún no las han recibido, como Él lo ha ordenado, y oramos diligentemente por el Espíritu para que podamos actuar ‘por restricción del Espíritu’, creo que el Señor está complacido y que escuchará nuestras oraciones y otorgará su Espíritu para estar con nosotros”.

 

 

Fuente: The Church News