6 consejos del élder Holland para ser un líder como Jesucristo

élder Holland

El viernes 23 de abril, el élder Jeffrey R. Holland discursó durante el seminario de “The World’s Principled Leader Series”, de liderazgo de la Escuela de Negocios Jon M. Huntsman en la Universidad Estatal de Utah

Cuando se le preguntó de qué manera, cómo los líderes, pueden maximizar las oportunidades para edificar a otros, el apóstol respondió:

elder holland

“Creo que cuando podemos ver en las personas, cuando podemos reconocer en los demás, algo que admiramos, se vuelve más fácil elogiarlos, más fácil incentivarlos y valorarlos. Trato siempre de ver cosas en las personas que realmente amo y admiro”.

En su mensaje titulado “Jesús, el líder perfecto”, el élder Holland destacó seis de los muchos principios de liderazgo del Salvador.

También puedes ver el mensaje completo en inglés en Youtube.

También te puede interesar: “Presidente Ballard: No subestimen lo que el Señor tiene para ustedes en el porvenir

1. El Salvador eligió la causa perfecta

El élder Holland habló sobre cómo el principal móvil del Salvador era el amor y cómo aplicó esa causa para la salvación y redención del género humano.

Mediante Su expiación, el Salvador ejemplificó el significado mismo del amor e invitó a Sus seguidores a amar como Él lo hizo.

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis los unos a los otros”. -Juan 13:35

El élder Holland dijo:

“Si vamos a dedicarnos a algo y dar nuestra vida a algo, asegurémonos de que sea una causa que valga la pena alcanzar, un estandarte que valga la pena portar, una bandera que valga la pena izar”.

2. Fue leal a Su causa

El apóstol compartió que el Salvador fue totalmente leal y dedicado a Su causa y que tan pronto como comenzó Su misión, se mantuvo fiel a ella “hasta el final”.

Cuando el Salvador predijo Su muerte a los discípulos, clamó al Padre diciendo “Sálvame de esta hora” (Juan 12: 23, 27).

Sin embargo, inmediatamente después, dijo el élder Holland, en la misma oración, aunque separada sólo por un signo de interrogación, Juan registra que Jesús dijo: “Pero para esto he llegado a esta hora”.

En otras palabras, Él sabía que no “podía pedir que lo salven de esta hora porque Su vida se centraría en dicha hora”.

El élder Hollando compartió que el Salvador dijo: “Padre, glorifica tu nombre”, como una forma de decir “dame la fuerza que necesito, ayúdame a lograr esto. Déjame tener éxito”, expresó el élder Holland.

“De haber tenido menos fe, creo que Jesús no habría tenido éxito y no estaríamos llevando a cabo este seminario. No estaríamos hablando de Él de la forma en que lo hacemos aun después de 2000 años”.

3. Fue un Líder y un Discípulo

A pesar del ser el Hijo de Dios y Salvador del mundo, Jesús les enseñó acerca de la Santa Cena a Sus discípulos antes de Su expiación en el Huerto de Getsemaní y en la cima del Calvario.

 “[Él] se levantó de la cena… y tomando una toalla, se la ciñó… y comenzó a lavar los pies de los discípulos”. -Juan 13: 1-5

“Este fue un gesto destinado a transmitirles, como Él dijo, que el Maestro siempre tendría que ser el sirviente del pueblo”, dijo el élder Holland.

Y comentó que es posible que los líderes “pasen un tiempo, figurado o literal, de rodillas, con un cuenco con agua y unos cuantos pies sucios”.

4. Su liderazgo fue “participativo” y “vivencial”

El élder Holland habló sobre cómo el Salvador animaba a sus oyentes a participar y cómo les enseñó por medio de preguntas.

Gracias a Su ejemplo y enseñanzas, pudo llevar a muchas personas a descubrir sus propias respuestas. Jesucristo quería que las personas vivieran lo que se estaba enseñando.

En lugar de darles instrucciones o decirles las respuestas, los invitaba a “venir y ver”. Quería que experimentaran su respuesta por sí mismos, no solo que la escucharan.

5. A veces es necesario ajustar las reglas

pandemia

Jesús fue criticado por sanar en día de reposo (Juan 5: 4-16), sin embargo, expresó el élder hollad, Él personificó la virtud del día de reposo y no solo realizó una mera acción vacía.

“Si sentía que la necesidad humana o el principio del Evangelio era más importante o una extensión especial del día de reposo, entonces Él, en cualquier momento dado, se sentía libre de sembrar una semilla o sanar a un cojo”.

Así como el Salvador demostró Su integridad, el apóstola consejó:

“Establezcan su integridad siendo primero como personas obedientes a las reglas. Luego, podrán ajustar lo que necesitan como una excepción a la regla”.

6. Le dio crédito al Padre

Trinidad

A pesar de los milagros, de Su ministerio y Sus enseñanza, Jesucristo siempre estuvo dispuesto a dar Dios el crédito que le corresponde. Cuando el joven rico se dirigió a Jesús como el “Buen Maestro”, Él ´rápidamente le respondió: “¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno sino uno, a saber, Dios” (Mateo 19: 16-17).

Incluso al final de Su ministerio terrenal, siempre recordó que debemos amarlo y que debemos regocijarnos porque Él “[va] al Padre, porque el Padre mayor es que [Jesús]” (Juan 14: 27-28).

El élder Holland dijo que “de principio a fin, a pesar de toda la grandeza de Su vida y de toda la magnificencia de Su liderazgo perfecto”, Cristo nunca aceptaba tal crédito, y que en Su humildad, “lo ofrecería como una alabanza a Su Padre en los cielos”.

Bonus: El cuidado personal

El élder Holland compartió que parte de ser buenos lideres está en nuestra propia salud espiritual y mental. 

No es egoísta de nuestra parte si hacemos algunas cosas básicas para nuestro bienestar personal, como comer bien, hacer un poco de ejercicio y estar espiritualmente en sintonía con Dios.

Él expresó que estas fueron acciones que le permitieron ser un mejor esposo, padre y estudiante. 

Asimismo, el élder dijo que tomarse un tiempo para orar en lugar de salir apurados por la puerta ni bien empieza el día puede marcar la diferencia en nuestra rutina.

“Parte de [mi] cuidado personal en medio de todas las demás demandas externas, para mí, ha sido clave durante los casi 50 años transcurridos desde entonces, y todavía trato de practicar eso.

Puede que no puedan invertir mucho tiempo en ello, sin embargo la calidad de lo que hacen en dicho tiempo puede ser alta en términos de su propia renovación espiritual, emocional y física. 

Luego, hagan lo mejor que puedan con algunas de las otras cosas que les sean posible hacer el día de hoy y algunas de las cosas que tendrán que esperar. Es posible que tengamos que decir: ‘No puedo hacer esto hoy, pero lo haré mañana’”.

Fuente: Church News

| Para meditar, trending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *