Si hay un Dios, ¿por qué permite que sucedan cosas terribles?

Dios misión

Escuché una pregunta que me dejó perplejo. Alguien preguntó: “Si hay un Dios, ¿por qué permite que cosas tan terribles sucedan?” (Ejemplo: asesinato, violación, etc.).

Me di cuenta de que si alguien me preguntara esto, no tendría idea de cómo responderle. Sé cosas que podría decir, pero cuando se trata de temas como este, no sabría que podría compartir.

También te puede interesar: No te has alejado tanto de Cristo como para que no puedas regresar a Él

Respuesta

Las escrituras nos brindan dos razones. La primera se encuentra en Abraham 3:

“Y con esto los probaremos, para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare.”

Aquí aprendemos que el propósito de la creación de la tierra fue ser un lugar donde pudiésemos vivir nuestro periodo de probación. Observa que el versículo dice “todas las cosas”. 

Algunas personas recurren a Dios cuando las cosas se ponen difíciles, otras personas endurecen sus corazones. Sin embargo, nuestra probación será en las buenas y en las malas, no es uno o lo otro. Nos pueden pasar cosas terribles, a nuestros seres queridos y a personas extrañas, a todos en general.

Todo esto es parte de nuestro tiempo de probación en la tierra. 

¿Maldecimos a Dios y deseamos morir como lo hacen algunos en las Escrituras cuando suceden cosas terribles? ¿O nos volvemos hacia Él?

La elección es nuestra y es por eso que estamos aquí.

La siguiente razón la podemos encontrar en la respuesta del Señor a José Smith a una pregunta similar a la tuya. José Smith estuvo encarcelado durante meses en la cárcel de Liberty.

Las secciones 121 y 122 de Doctrina y Convenios son muy buenos pasajes que nos permiten estudiar la respuesta del Señor. Usaré solo un versículo, pero recomiendo leerlo todo. 

Jose Smith calma tempestad

“Si eres echado en el foso o en manos de homicidas, y eres condenado a muerte; si eres arrojado al abismo; si las bravas olas conspiran contra ti; si el viento huracanado se hace tu enemigo; si los cielos se ennegrecen y todos los elementos se combinan para obstruir la vía; y sobre todo, si las puertas mismas del infierno se abren de par en par para tragarte, entiende, hijo mío, que todas estas cosas te servirán de experiencia, y serán para tu bien.” – DyC 122: 7

El Señor es muy consciente de las cosas terribles que pueden suceder y suceden. Es muy consciente de las cosas que nos pasan, Él conoce cada desafío que hemos pasado y pasaremos, y nunca nos ha dejado o dejará solos.

También nos ha dado la promesa de que puede y convertirá una horrible situación en algo bueno. Eso puede ser algo difícil de entender.

dios

José Smith probablemente tampoco entendió el propósito del Señor en ese momento. Solo podía actuar con fe. Solo después, con el paso del tiempo, comenzamos a ver la sabiduría del Señor al permitir que José Smith sufriera como lo hizo.

No tenemos la perspectiva del Señor que viene con el sufrimiento y los desafíos de la vida. No podemos ver las glorias y maravillas de la eternidad, por lo que no podemos entender lo que se necesita para estar preparados para ello.

Sin embargo, la idea de que debemos sufrir ahora para tener un futuro mejor más adelante es algo que sí podemos entender.

Por ejemplo, muchos eligen hacer ejercicio o cambiar la forma en que comen. Podemos optar por someternos a un procedimiento dental u otro procedimiento médico, todos los cuales pueden tener diversos grados de dificultad. Y lo elegimos todo voluntariamente con la expectativa de que valga la pena en el futuro.

dios

En lo que respecta a las situaciones de violación y asesinato, ambas son cosas terribles. Sabemos que Dios nos ha dado a todos el albedrío de actuar conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, lamentablemente, algunas personas son víctimas del mal uso del albedrío de otros.

Sabiendo esto por nuestras experiencias personales… ¿Es demasiado corto nuestro periodo de sufrimiento en la tierra a cambio de estar preparados para el gozo y felicidad que viene en la eternidad? 

Pienso que cuando estuvimos en la preexistencia, sabíamos del sufrimiento que enfrentaríamos… y de todos modos saltamos y gritamos de alegría, porque sabíamos que valdría la pena.

Fuente: askgramps.org

| Para meditar, Pregunta y respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *