Desde la pérdida de un ser querido a encontrar esperanza: 15 mensajes de fe durante el COVID-19 compartidos en la “Liahona”

Jesús Liahona

Desde la pérdida de un ser querido a encontrar esperanza, la revista “Liahona” comparte un contenido especial que fortalecerá la fe de los Santos en estos tiempos difíciles

Han pasado casi 50 días desde que la Primera Presidencia suspendió temporalmente las reuniones de la Iglesia en todo el mundo, y aunque algunas personas pueden haberse adaptado a la nueva normalidad del distanciamiento social, otras aún pueden estar necesitando consuelo en estos tiempos difíciles.

La sección de la Liahona en el sitio web de la Iglesia de Jesucristo agregó recientemente un contenido digital titulado “COVID-19: Mensajes de fe”. La sección contiene 15 artículos que abordan circunstancias especificas a causa de la pandemia de COVID-19.

El primer artículo de la lista, “Un mensaje especial para tiempos inquietantes”, explica cómo el Señor prepara a Su pueblo para tiempos tormentosos y cómo podemos encontrar paz a través del Salvador. Proporciona respuestas a preguntas sobre actividades y servicios adoración, y enlaces a mensajes de esperanza y consuelo.

Los otros artículos se agrupan en categorías: adoración centrada en el hogar, encontrar y difundir esperanza, lidiar con el dolor y la pérdida, la obra misional y la obra del templo.

También te puede interesar: Tu pasado no es un inconveniente para recibir Su infinita misericordia

Adoración centrada en el hogar

“La Iglesia es más que un centro de reuniones”

Tres autores del Departamento de Historia de la Iglesia explican que esta no es la primera vez que los miembros de la Iglesia han cancelado los servicios de adoración pública. Ellos detallan cómo la pandemia de gripe española, el brote de ébola de 2014, la Segunda Guerra Mundial y la “proscripción” en Ghana también afectaron el servicio de adoración. 

Al igual que esos santos, tenemos la bendición de tener la promesa del Salvador de que “donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20).

“Lo que la Iglesia en casa me enseñó sobre congregarnos” 

En este artículo para los jóvenes adultos, Sissa Svensson comparte que durante el tiempo que estuvo adorando desde su casa en Suecia, se dio cuenta de que la Iglesia es mucho más que simplemente reunirse con amigos cada semana.

Se trata de tomar la Santa Cena, tener un sentido de pertenencia, apoyarse mutuamente y fomentar una comunidad de fe en el reino de Dios.

“Un estado de reposo en el corazón” 

libro de mormon

Carol Scharnhorst, que vive en Georgia, Estados Unidos, escribió cómo, aunque su rutina de los domingos se ve diferente durante este tiempo, el honrar el día de reposo no ha cambiado. 

“El día de reposo es un salvavidas”, dijo ella. “La forma en como lo trate me mantendrá a salvo en el barco de Sión o me permitirá ser arrastrada por la borda hacia mares peligrosos”

Encontrar y difundir esperanza

menos desperdicios

“Esperanza por un mundo mejor”

En este articulo para adultos jóvenes, Hadley Gebs, que vive en Wyoming, compartió que aun en tiempos de miedo y pánico, todavía hay esperanza.

“Todavía hay bondad en este mundo. A veces tenemos que buscarla. Y a veces necesitamos brindarla”.

“Cuatro lecciones de luz para los tiempos de oscuridad”

oración

Yulia Salomatina, que vive en Rusia, escribió: “Aunque las circunstancias pueden parecer oscuras y tristes como una nube, el amor del Señor por nosotros es mucho más poderoso, como el sol”.

Ella comparte cuatro lecciones que aprendió durante el COVID-19, hay certeza en seguir al profeta, la preparación combate el miedo, la actitud hace la diferencia y el Espíritu Santo es un poderoso aliado.

“Encontrando esperanza en el epicentro”

oraciones

Romina Ranieri vive en Italia, país que fue golpeado fuertemente por el COVID-19. Ella comparte cómo ha encontrado paz en este tiempo difícil. 

“¡Aunque he sentido mucho temor y ansiedad durante este momento de dificultad en el mundo, realmente sé que con Jesucristo, hay esperanza! Vuélvete a Él. Escúchalo. Síguelo”, expresó. “Podemos encontrar paz en Él”.

Lidiando con el dolor y la pérdida

“El duelo en este tiempo de pérdida”

oraciones

Marissa Widdison y el personal de Servicios Familiares explican que el dolor no solo proviene de la pérdida de seres queridos. 

“El duelo es una reacción natural a cualquier pérdida, incluidas las interrupciones causadas por la reciente pandemia”, dice el artículo.

Los autores explican cómo entender el duelo, sobrellevarlo de manera saludable, ayudar a los demás (especialmente a los niños) y que Jesús está con nosotros.

“Llorar con los que lloran es mucho más importante ahora” 

consolar

Meledie Knopf, que vive en Washington, escribió sobre las bendiciones que ha visto durante la pandemia. 

“Incluso el aire que respiro fue creado por el Señor a través del poder del sacerdocio y es un regalo Suyo. Aunque soy viuda y no tengo un poseedor del sacerdocio que viva en mi casa, sé que las bendiciones del sacerdocio todavía son mías para disfrutar, incluso, y quizá especialmente, durante este tiempo difícil”.

La obra misional

“Al misionero inesperadamente reasignado”

misioneros regresan a casa debido al coronavirus

Amy Davis sabe lo que es ser transferida de manera inesperada. En 1997, ella se encontraba sirviendo en Albania y con el clima político cada vez más tenso, recibió una llamada telefónica diciendo que sería retirada del país. 

“Si bien los detalles de sus experiencias serán diferentes a las mías, apuesto a que algunos de ustedes están sintiendo emociones similares en este momento”, escribió. Ella compartió seis principios que la ayudaron a encontrar paz.

“De regreso, pero mirando hacia adelante”

coronavirus

Sandy Beck soñó con servir en una misión en el templo después de la muerte de su esposo. “Sentí que era una forma de caminar de la mano con mi esposo; ambos podíamos estar constantemente involucrados en la misma obra, solo que en diferentes lados del velo”, compartió. 

Fue llamada a servir en el Templo de Londres, Inglaterra, pero en marzo el presidente del templo le notificó que la regresaría a casa de inmediato y compartió que su corazón se sintió entristecido. Ella describe cómo el Espíritu la consoló y cómo está mirando hacia adelante, a pesar de que no sabe qué le depara el futuro.

“Atrapado en Costa de Marfil”

misioenros

Ethan Flitton había servido en Costa de Marfil durante cinco meses cuando el COVID-19 comenzó a extenderse. Cuando descubrió que se dirigía a casa, quedó desconsolado.

Sin embargo, cuando el aeropuerto cerró, Flitton quedó atrapado con otros misioneros en un hotel, sin participar de la obra misional y sin regresar a casa. Flitton compartió los milagros que sucedieron para poder regresar a casa.

La obra del templo

“Esperando con ansias poder sellarme”

Ai Uryu planeó casarse con su prometido en el Templo de Sapporo, Japón. Cuando el templo se cerró, Uryu tuvo que pensar en otro plan, y mientras lo hacía, se acercó más a su prometido. 

“Él y yo vivíamos en diferentes lugares, vivíamos vidas separadas y no podíamos reunirnos”, escribe. “Pero decidimos orar juntos y hablar sobre las cosas que estábamos aprendiendo de nuestro estudio del evangelio. Tomamos decisiones juntos. A pesar de que permanecimos físicamente separados, nuestra relación creció”.

“(Temporalmente) cambiando mis planes de un matrimonio en el templo”

Aleesa Pratt había soñado con casarse en el templo desde que era pequeña, y cuando el COVID-19 comenzó, todos sus planes cambiaron repentinamente. Se suponía que casarse debía ser un acontecimiento feliz, pero esa felicidad estaba fuera de su alcance, hasta que un día oró con su prometido para tener la paz para seguir adelante. 

“Mientras oramos, un sentimiento de paz nos invadió”, escribió. “Recuerdo que me sentí reconfortada y supe que estábamos tomando las mejores decisiones. Un día tendría un hermoso sellamiento en el templo, solo requeriría un poco de paciencia para lograrlo”.

“Haciendo la obra sagrada en cuarentena”

exhibición para niños sobre los templos

Kaith Ashley Moran, que vive en Filipinas, comparte lo bendecida que se ha sentido por la obra sagrada del templo, a pesar de que actualmente no puede asistir al templo. 

“A pesar de que las puertas del templo están cerradas, la obra de preparación de ordenanzas no lo está”, dice ella. “Nuestros antepasados ​​todavía están al otro lado del velo, esperando que aprendamos más sobre ellos”.

Fuente: ldsliving.com

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *