A medida que comenzamos un nuevo año, hacer resoluciones a veces puede parecer inútil. ¿Cómo tomamos acciones para que este año sea mejor? Cuando recuerdo mi 2019, me doy cuenta de que tomé muchas malas decisiones que de alguna manera afectaron mi progreso.

Uno de los principales enfoques para mí y mi familia en 2019 fue mejorar nuestra administración financiera. Busqué materiales que nos ayudaron a mejorar en ese aspecto.

Una de las cosas en las que me centré fue en cómo recuperarme de las malas inversiones o las malas decisiones en lo que respecta al dinero. Me di cuenta de que los principios que aprendí con respecto al dinero también son aplicables cuando se trata de nuestra espiritualidad.

mundo de los espíritus

También te puede interesar4 principios para ayudar a los Santos de los Últimos Días a tomar decisiones correctas, según el Élder Cook

Para el Señor no existe una línea de demarcación entre lo temporal y lo espiritual, porque para Él todo es espiritual. Aun nos esforzamos por mejorar, financiera y espiritualmente, pero mi positivismo con respecto a que el futuro es brillante ha aumentado sustancialmente.

A continuación, mencionaré algunos consejos que aprendí sobre cómo uno se puede recuperar de las malas decisiones (financieras y espirituales):

1. No pierdas la fe

2. Intenta inmediatamente obtener un reembolso

3. No caigas en la trampa del costo hundido

4. Ten en cuenta el costo de oportunidad

5. Sé agradecido, ahora tienes mayor conocimiento

tiempo

Si el dinero es la moneda para la inversión financiera, la moneda que usamos en nuestra vida cotidiana es el TIEMPO. El tiempo es la moneda de la vida, pero a diferencia del dinero, una vez que se gasta el tiempo, no podemos recuperarlo.

Entonces, ¿cómo relacionamos los principios que compartí con nuestro progreso en este período de prueba terrenal?

1. No pierdas la fe

perdón

Este paso es simple. Con las malas decisiones que tomamos en 2019, podemos sentirnos desanimados y con ganas de rendirnos. Pero, espero que a pesar de haber cometido muchos errores, no olvidemos que somos hijos de Dios y que estamos aquí en la Tierra para aprender.

A veces, nuestros mejores maestros son nuestros errores. Según los estudios, la mejor manera de aprender es hacer cosas en la vida real y ejercer nuestro libre albedrío. Así que no pierdas la fe en ti mismo, porque en el momento en que lo haces, te abstienes de las cosas buenas que te esperan.

Es natural sentirse triste, enojado o frustrado, pero todo esto es cuestión de decisión. Puedes elegir recuperarte de las cosas negativas. Recupera la confianza en que aún puedes alcanzar tus metas.

Puede ser de gran ayuda cantar “Soy un hijo de Dios” una y otra vez.

2. Intenta inmediatamente obtener un reembolso

dinero

Este es un poco irónico ya que el tiempo no se puede recuperar. Entonces, ¿cómo obtenemos un reembolso? Para mí, esto significa arrepentirse de inmediato. Sí, es cierto que no podemos recuperar el tiempo, pero podemos arrepentirnos de inmediato, el arrepentimiento es como un botón de reinicio.

El arrepentimiento no hace que las cosas vuelvan a la normalidad al instante, pero comienza el proceso para que, sin importar cuánto tiempo tome, ya hayas comenzado el camino.

No importa quiénes somos, si hemos cometido grandes errores o si hemos sido diligentes en obedecer los mandamientos, todos debemos arrepentirnos. El arrepentimiento es un proceso continuo de cambio y mejora, porque al estar sujetos a la Caída, todos debemos trabajar para progresar y ser dignos de estar nuevamente con el Padre Celestial y Jesucristo.

depresión

Como criaturas caídas, nuestro objetivo debe ser progresar cada día de nuestras vidas y el arrepentimiento es el camino. Si hoy estamos en el primer peldaño de la escalera, debemos esforzarnos por mejorar mañana, independientemente de cuán pequeños sean nuestros pasos.

A veces, tomamos malas decisiones y retrocedemos unos cuantos pasos, pero podemos levantarnos, sacudirnos el polvo y seguir subiendo la escalera. El arrepentimiento hace eso.

Puedes reclamar con toda confianza tu derecho a segundas oportunidades, porque para eso está la Expiación. El Salvador del mundo murió para que podamos tener segundas oportunidades, para que podamos obtener nuestro reembolso.

3. No caigas en la trampa del costo hundido

expiación

¿Qué es un costo hundido? Un costo hundido es algo que no puedes recuperar. Por ejemplo, es un pago inicial que no puedes recuperar una vez que has firmado un contrato.

En la vida, también tenemos costos hundidos. Los “podría haber sido”, “si tan solo”, “ojalá pudiera volver el tiempo atrás”, etc. Solo tenemos que seguir adelante. Al igual que la esposa de Lot, no miremos las cosas que podrían dificultar nuestro progreso. Nos cegamos al futuro cuando seguimos mirando el pasado.

4. Ten en cuenta el costo de oportunidad

eternidad

Un costo de oportunidad es el valor de las oportunidades que se te brindan. Por ejemplo, pierdes la oportunidad de aprender en la escuela si eliges pasar tu tiempo faltando a clases.

En la vida, nos enfrentamos a muchas opciones, todos los días. Hay consecuencias en cada decisión que tomamos. Si sabemos cómo tener en cuenta los costos de oportunidad, podremos tomar las decisiones correctas. Aquí hay un escenario:

Todos tenemos 24 horas todos los días. La forma en que gastamos esas 24 horas es cómo gastamos la moneda de la vida. Entonces, si eliges usar las redes sociales al despertarte y no leer las Escrituras, pierdes el costo de recibir revelación divina a primera hora de la mañana. O, si eliges jugar videojuegos en lugar de estudiar para tus clases, pierdes la oportunidad de obtener buenas calificaciones.

Espero que entendamos que en todo lo que pensamos, decir o hacer, hay un costo. Con cada costo se puede ganar o perder una oportunidad.

5. Se agradecido, ahora tienes mayor conocimiento

expiación

Deberíamos estar agradecidos de haber aprendido de nuestros errores. Con esperanza, somos mejores personas debido a las experiencias que pasamos. Espero que cada error del año pasado sea una insignia que podamos usar, no porque los hayamos cometido, sino porque los hemos superado o nos hemos esforzado, y podemos levantarnos más fuertes y mejores. De eso se trata esta vida: Aprender y crecer.

Pensamientos finales

madre celestial

Tenemos muchas oportunidades para crecer. Tenemos cosas que podemos esperar debido a que tenemos al Salvador de nuestro lado. Sé que nos está animando a pesar de nuestras deficiencias. Estoy agradecido por conocer el Plan de Salvación, ya que guía las decisiones que tomo todos los días.

Tengo mis triunfos y mis caídas, pero de todos modos estoy agradecido. Espero que mires hacia adelante con fe y no solo trabajes duro, sino que trabajes con inteligencia. Esfuérzate por ser una persona digna del Espíritu Santo para que te guíe a tomar las decisiones correctas.

Sé que nuestro Padre Celestial quiere que seamos felices y siempre está dispuesto a bendecirnos con éxito y abundancia si cumplimos nuestra parte del trato.

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Joanna Christabelle L. Belleza y fue publicado en faith.ph con el título “How to Bounce Back from Bad Decisions Last Year”.