10 cosas que ojalá hubiéramos sabido como recién casados

matrimonio plural

Los matrimonios exitosos no suceden por accidente; necesitan planificación, comunicación y esfuerzo. Aquí, compartiremos algunos consejos importantes del matrimonio Bytheway que te ahorrarán un poco de estrés y frustración a medida que te esfuerzas para llegar a un matrimonio celestial.

1. Suponer las buenas intenciones

experiencias de aprendizaje

También te puede interesar: Élder Bednar: “No encuentras un matrimonio feliz, lo construyes”

A veces, herimos los sentimientos de los demás sin querer. Cuando dos personas de diferentes familias y orígenes se unen e intentan vivir juntas, eso es inevitable.

Al principio de nuestro matrimonio, llegamos a un acuerdo que nos ayudó mucho: Prometimos que nunca heriríamos de manera intencional los sentimientos del otro y, luego, prometimos que si en algún momento nos sentíamos heridos, nos acordaríamos de ese compromiso…

Puede ser muy fácil ofenderse a menos que recuerdes que ambos están intentando construir un matrimonio feliz y que ninguno de ustedes realmente desea herir o enojar a su cónyuge. Asimismo, puedes descubrir que cuando intentas pasar por alto las cosas pequeñas antes de ofenderte, puedes evitar muchos problemas.

2. Utiliza estas herramientas prácticas de comunicación

comunicación

Nos gustaría compartir algunas herramientas que nos ayudaron muchísimo en este aspecto de nuestro matrimonio. Cuando intentamos tomar una decisión juntos sobre lo que deberíamos hacer, utilizamos el sistema de calificación de números…

Así es como funciona: Supongamos que estamos intentando decidir qué hacer en nuestra cita del viernes por la noche. Uno de nosotros podría decir, “¿te gustaría ver una película esta noche?” En lugar de elegir entre “sí” o “no”, utilizamos el sistema de calificación. John podría decir, “oh, para mí eso es un cuatro”, y Kim podría decir, “para mí es un seis”. Lo que significa que comenzaremos de nuevo y se nos ocurrirá otra idea a la que ambos le demos una calificación más alta.

El sistema de calificación nos ayuda a comunicar lo que realmente queremos sin tener que adivinar lo que quiere nuestra pareja. De esta manera no terminamos haciendo cosas que en realidad ninguno de los dos quiere hacer.

3. Escucha con mansedumbre, no con mal humor

matrimonio

Stephen Covey escribió, “Los sentimientos que no se expresan, no mueren. Se entierran vivos y, más tarde, salen a la luz de una forma más fea. Las personas que una y otra vez asumen el papel de mártir gradualmente desarrollan resentimientos y hostilidades internas que eventualmente aflorarán” (Truman G. Madsen y Stephen R. Covey, Matrimonio y familia: Perspectivas del Evangelio [Salt Lake City: Bookcraft, 1983], pág. 175 ).

Creemos que, más importante que todas las técnicas de comunicación que podríamos compartir, la más importante que necesitas es simplemente la disposición de escuchar. Esa disposición de hablar sobre los problemas, analizarlos con sinceridad e intentar resolverlos, podría llamarse mansedumbre.

Recuerda que cuando Jesús les dijo a los apóstoles, “uno de vosotros me va a entregar”, todos le preguntaron, “¿soy yo, Señor?” (Mateo 26: 21 – 22). Ese tipo de mansedumbre e introspección te ayudará mientras encuentres baches en el camino hacia la felicidad del matrimonio. Si tu cónyuge parece sentirse traicionado, podrías preguntar, “¿soy yo?” o, “¿es algo que hice?”…

4. Aprende a poner a tu nueva familia en primer lugar

sexualidad

Si bien siempre serás un miembro de la familia en la que naciste, ahora has asumido un papel más importante que debe ser tu prioridad. Ahora, eres un esposo o una esposa más que cualquier otra cosa. Eso debe ocupar el primer lugar…

Existen algunas cosas dentro de un matrimonio que son muy personales y no se deben compartir con los miembros de la familia extendida. Es importante que ambos cónyuges se sientan emocionalmente “seguros” en el matrimonio, libres de ser ellos mismos, incluso con todas sus peculiaridades.

Los cónyuges deben intentar ser completamente fieles el uno al otro y no pasar cada noche en el teléfono contándoles a sus padres la última cosa que la otra persona hizo, que no era la forma en que su familia solía hacerlo.

5. No fastidies. No elogies.

pecado

Ser demasiado crítico probablemente duele más de lo que ayuda. Dudamos de que nunca nadie sea criticado por cambiar. Por otro lado, muchas personas han sido amadas por cambiar…

Algunos pueden creer que su trabajo es ayudar a su cónyuge a ser más de lo que es y eso es verdad. Pero, lo que podría tener la intención de ánimos para el futuro, puede sonar como queja en el presente.

Por ejemplo, si una esposa le dice constantemente a su esposo todo lo que “podría” estar haciendo o todo lo que “debería” estar haciendo, ella podría creer sinceramente que es la “mujer buena” empujando a su esposo a mayores alturas. Sin embargo, el esposo podría empezar a pensar, “no importa lo que haga, no es lo suficientemente bueno”. La mayoría de los hombres quieren ser admirados y valorados en el matrimonio.

6. Decir “te amo” en el lenguaje de tu cónyuge

intimidad emocional

John dice: Solía pensar que mantener los autos limpios y conducir lentamente enviaba un poderoso “te amo”. He aprendido que, a pesar de que el mantenimiento de un auto es importante, Kim prefiere las plantas y las palabras (las flores y las notas). En mi opinión, las flores son muy lindas al principio. Pero, en tres días mueren. No obstante, lo que piense no es importante en este caso. Si quiero decir “te amo” en el lenguaje de Kim, las flores coloridas y aromáticas es la forma.

7. Recuerda que el dinero importa

anillo de matrimonio

Parte del matrimonio es la reubicación. Es un poco irónico, pero las personas por lo general comienzan su matrimonio con una vajilla de porcelana nueva, cubiertos y objetos de cristal que hagan juego en un departamento antiguo y desgastado en el sótano. Para algunos, adaptarse no es difícil y pueden convertir cualquier departamento en una casa.

Otros, podrían sentirse incómodos hasta que no tengan el estilo de vida de sus padres. Ven a mamá y papá, y quizá a alguno de sus hermanos con autos y computadoras nuevas, viviendo una gran vida y pueden intentar igualarlo con un ingreso que no es muy alto…

Pero, el Presidente N. Eldon Tanner dio algunos consejos financieros maravillosos hace años en una Conferencia General. Sus cinco puntos principales fueron: (1) pagar un diezmo íntegro, (2) vivir con menos de lo que ganas, (3) distinguir entre las necesidades y los deseos, (4) desarrollar y vivir dentro de un presupuesto y (5) ser sincero en todos los asuntos financieros (Véase Ensign, noviembre de 1979, pág. 81 – 82).

Como en cualquier otro aspecto de tu matrimonio, cuando se trata del dinero, lo principal es la comunicación. Hablen y lleguen a un acuerdo sobre sus metas financieras y, luego, asuman el compromiso de ser disciplinados sobre los límites de gasto.

8. Recuerda construir todas las áreas de intimidad

relación con persona de otra religión

Al estar en casa después de la luna de miel y regresar a la rutina telestial normal, reflexionamos sobre la rapidez con la que algo que una vez fue “no, no, no” se convirtió en “vamos, vamos, vamos”.

Debido a que todos los jóvenes Santos de los Últimos Días han escuchado muchas advertencias sobre las citas y la castidad, algunos tienen la impresión de que el sexo es malo e innombrable.

Un viejo amigo nos dio uno de los mejores consejos que recibimos antes de nuestra luna de miel, nos recomendó leer un libro llamado “The Act of Marriage” de Tim y Beverly LaHaye. Este libro es meticuloso y específico, además lo escribieron cristianos comprometidos con un espíritu reverente.

Este libro contiene detalles sobre la anatomía y la respuesta masculina y femenina que no pudimos encontrar en otro libro que leímos. Lo leímos juntos durante las últimas semanas de nuestro compromiso. Acordamos no hacer contacto visual mientras leíamos debido a que frecuentemente nos sonrojábamos.

En tu relación íntima, al igual que en todo lo demás en tu matrimonio, las cosas que quieran lograr juntos costará tiempo, comprensión y esfuerzo… Durante los primeros días después de su boda, las presiones de la universidad y el trabajo se quedan atrás.

Es un momento maravilloso para olvidarse del mundo y simplemente conocerse el uno al otro. Una vez que regresen a casa, concentrados en las actividades complicadas de la vida, deben encontrar tiempo para recrear la magia de la luna de miel.

Una de las cosas que aprendimos es que la intimidad no es solo un asunto físico, aunque a menudo utilizamos palabras para referirnos solo a eso. El aspecto sexual de la intimidad no es solo una parte pequeña de la experiencia, especialmente para las mujeres.

9. Vivir con el Evangelio en tu matrimonio

Escrituras

Descubrimos que una de las alegrías más grandes de la vida conyugal es orar juntos, estudiar las Escrituras juntos y asistir al templo juntos. Cuando se hacen estas cosas de manera constante, permiten que Cristo bendiga nuestro matrimonio.

Estas prácticas son importantes durante el primer año de matrimonio y vitales para todos los años que siguen por dos razones. Primero, comienzas un patrón para el resto de tu matrimonio. Segundo, es mucho más difícil sentir resentimiento o sentimientos desagradables hacia tu cónyuge cuando se ponen de rodillas juntos al final del día.

Es maravilloso poder agradecerle al Padre Celestial por tener a tu cónyuge y expresar tu amor por él o ella cuando está de rodillas a tu lado…

10. Recuerden sus convenios

matrimonio

Besas y te reconcilias con tu cónyuge después de un desacuerdo no solo porque lo amas, sino porque hiciste un convenio para amar a tu cónyuge. Es cierto, el amor es un sentimiento, pero también es una elección, un compromiso y un convenio…

Un “matrimonio en el templo” indica una ubicación. Pero, un “matrimonio celestial” indica una cualidad. Tu matrimonio se pudo realizar en el templo, pero solo el Señor puede hacerlo celestial.

Lo mejor que puedes hacer por tu matrimonio es estar comprometido con el Señor y Su Evangelio. No solo se trata de tener una perspectiva eterna o recordar el Plan de Salvación. El Plan de Salvación es tu matrimonio. Es tu plan personal de salvación. Tu exaltación es imposible sin él. Por eso, merece mucha atención y esfuerzo continuo.

Esta cita del Presidente Spencer W. Kimball nos anima: “Si bien el matrimonio es difícil y, los matrimonios discordantes y frustrantes son comunes, la felicidad duradera y verdadera es posible. El matrimonio puede ser un éxtasis más exultante de lo que la mente humana puede concebir”.

El Presidente James E. Faust expresó un sentimiento similar de esta manera: “La felicidad en el matrimonio y la paternidad pueden exceder mil veces cualquier otra felicidad” (Ensign, noviembre de 1977, pág. 11).

Esta es una traducción del extracto del libro “What We Wish We’d Known When We Were Newlyweds” de John y Kimberly Bytheway que fue compartido originalmente por ldsliving.com con el título “10 Things We Wished We Would Have Known as Newlyweds”.

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *