5 mitos sobre el matrimonio que debes dejar de creer

mitos del matrimonio

¿Cómo lograr un matrimonio sano y duradero, lleno de amor y felicidad? Aquí te compartiemos algunas verdades que te ayudarán a lograrlo

¿Cuántas personas conoces que tengan una relación de pareja perfecta, prospera, increíble y llena de amor, que no pueden esperar a que sea de mañana para ver a su ser querido?

¿Cuántos ejemplos tenemos en nuestra cultura de personas que han estado juntas durante tanto tiempo y que todavía siguen siéndose fieles? Muy pocas, ¿verdad?

No se ven muchas historias de amor de este tipo. Es mucho más probable ver dramas, disputas y rupturas, ¿cierto? Es lo que vemos más a menudo y algo que puede convertirse en una creencia de lo que debe ser normal.

A veces las personas no quieren casarse o no quieren hacer compromisos de por vida debido a esa creencia errónea.

matrimonio templo amor

¿Cómo lograr una relación sana y duradera, llena de amor y felicidad?

El punto es que tenemos que pensar en el matrimonio de una manera diferente y dejar ir todo lo que creemos saber y lo que el mundo nos enseña. Es por eso que hoy compartiré algunos mitos sobre el matrimonio que tal vez creías eran verdad.

También te puede interesar: La depresión no es una muestra de debilidad, es una muestra de perseverancia 

Mito Nº1: Las personas que se aman no se hieren

cómo lidiar con el divorcio

Es obvio que no queremos ser lastimados, especialmente por las personas que más nos aman y a quienes más amamos. Podemos escuchar a la gente decir: “Oh, es absurdo que lastime a las personas que más me importan”. Irónicamente, eso no es tan absurdo. De hecho, tiene mucho sentido.

Si asumimos que el dolor es algo que no sucede en un matrimonio, quedaremos decepcionados y esto tendrá efectos negativos en nuestra relación, porque esa relación solo durará hasta que podamos soportar el dolor y la desilusión que podamos sentir.

Salir heridos es inevitable. De hecho, cuanto más nos preocupamos por alguien, es más fácil que ese alguien nos lastimen porque nos preocupamos más por esa persona que por otros, y viceversa. 

Tomemos un ejemplo, imagina que estás atrapado en el tráfico y otro conductor te dice algo grosero. Tal vez te enojes por un tiempo, o que te tomes el tiempo para responderle de la misma forma.

Y, sin embargo, 20 minutos después, ya ni siquiera piensas en lo ocurrido. Esto se debe a que esa persona no es importante para ti.

Por el contrario, si estás en medio de una discusión con tu cónyuge, a quien amas, y tu cónyuge te ofende, estarás mucho más molesto. Y es posible que eso te hiera.

Las personas no son perfectas, no siempre estarán de acuerdo en ciertas cosas, no todo será felicidad, pero lo bueno existe el perdón, en ambas partes y con ayuda de la humildad, se puede fortalecer una vez más ese matrimonio.

“Deja que el amor conquiste el orgullo” -Dieter F. Uchtdorf  

Mito Nº2: El amor es sinonimo de sacrificio y compromiso

¿Cuántos de ustedes se han sentido satisfechos después de hacer un compromiso con su futuro cónyuge? ¿Cuántos de ustedes pensaron: “Genial, ninguno de los dos obtuvo lo que realmente queríamos”.

No todos los compromisos te conducen a experiencias alegres, para ninguno de los cónyuges. Hacer compromisos por lo general puede llevarte a tomar turnos de lo que quieres hacer y tu futuro cónyuge no. Es conformarte a tener un tiempo específico para hacer lo que querías desde un principio.

Piensa en este ejemplo: renunciaste a algo hoy porque mañana obtendrás algo a cambio. Entonces, espera, ¿qué pasa si eso no sucede? De seguro te enojarás. Y cuando te enojas, ¿qué podría recibir tu cónyuge? Tu resentimiento. ¿Es el resentimiento un buen regalo para tu cónyuge? Claro que no.

Encontrar soluciones junto con nuestro cónyuge no debería ser un compromiso, ni conformismo.

Explicaré lo que quiero decir con un ejemplo. Cuando mis hijos quieren ver televisión, casi siempre quieren ver dos programas diferentes. La regla general es encontrar un acuerdo, no un desacuerdo. Entonces, si quieren ver televisión, la regla es que tendrán que encontrar algo que ambos deseen ver.

Les tomará un poco más de tiempo debido a que 9 de cada 10 cosas que querían ver no será lo que realmente desean, pero encontrarán un punto medio. 

Encontrarán algo que ambos quieren ver.

Al igual que ellos, puedes encontrar algo que te guste a ti y a tu futuro cónyuge, si así lo desean. Esto no significa ceder, significa desear la misma felicidad para ambos.

“El verdadero amor florece cuando nos preocupamos más por otra persona que por nosotros mismos.” – Jeffrey R. Holland

Mito Nº3: El amor siempre será suficiente

No existen los matrimonios “perfectos”. Y eso está bien. De hecho, ninguno de nosotros es perfecto, pero podemos pulirnos, refinarnos, mejorar y elevarnos mutuamente. 

En el trayecto de esa perfección personal y de pareja, habrán discusiones y rencillas que pueden ayudarnos en nuestro fortalecimiento como pareja si es que no dejamos que el orgullo enceguezca nuestro sentidos.

Tener algunas diferencias con tu cónyuge es inevitable. El psicólogo John Gottman señala que incluso las relaciones más felices tienen conflictos irresolubles.

Según Gottman, el conflicto es bueno siempre que se complemente con bondad y empatía en su meta por llegar a un punto medio. Requiere acción hacia una meta en común, no sólo requiere amor, sino también entendimiento.

Recuerda, no hay compañero o compañera perfecta, esperar eso probablemente nos deje sumamente decepcionados. La realidad es simple: El amor verdadero requiere un esfuerzo real y una profunda empatía. 

“Tú me elevas y yo te elevaré a ti, y así ascenderemos juntos.” -Robert D. Hales

Mito 4: Los hombres y mujeres aman de maneras diferentes 

mujer hombre

Los estereotipos de género nos llevan a creer que, cuando se trata de emociones, los hombres y las mujeres se encuentran en polos opuestos: los hombres no lloran; las mujeres nunca estarán satisfechas, etc.

La verdad es que la necesidad de ser amado es un sentimiento que se comparte universalmente. Ni las mujeres ni los hombres pueden subestimar la profundidad emocional de su cónyuge.

Sue Johnson, profesora de psicología clínica de la Universidad de Ottawa, explicó que nuestra cultura no siempre enseña a los hombres cómo tener una conexión emocional y validación cuando se sienten emocionalmente inseguros.

“Algunos hombres piensan que si piden validación, las mujeres los rechazarán. Pero cuando se les da la oportunidad, descubrirán que ellos también quieren sentirse amados. Cuando se trata de emociones que son más profundas, tenemos mucho en común.”

Johnson también dijo que esa seguridad, validación y apoyo mutuo es clave para un matrimonio exitoso y son acciones que profundizan el amor de pareja.

“El amor es realmente una fuente de resistencia física y emocional.” -Sue Johnson

Mito 5: Se puede cambiar a un cónyuge

matrimonio

No, eso no es verdad. Y te digo por qué. Cambiar a una persona es una teoría interesante, pero la verdad es que, seamos honestos, es muy poco realista. La verdad es que mientras tu deseas cambiar a tu cónyuge, esa persona está pensando exactamente lo mismo de ti.

Si todavía crees que puedes cambiar a tu pareja, olvídalo. Claro, una relación deja una huella en los hábitos de una persona. Pero hay áreas fundamentales que no podrás alterar, no importa cuánto te esfuerces, ya sea su personalidad, actitudes, valores y una selección de comportamientos socialmente relevantes.

Es importante que antes del matrimonio te asegures de que la persona con la que vas a casarte te entienda y te apoye, y que comparta tus puntos de vista y valores.

“Les invito a que no sólo se amen más, sino a que se amen mejor.” -Bonnie D. Parkin 

Fuente: lachiesarestaurata.it

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *