Cuando era niña, siempre miraba por la ventana después de una tormenta y echaba un vistazo al cielo gris sobre mi cabeza.

Esperaba pacientemente, con la esperanza de ver – lo que mi cerebro de primaria pensaba, que era un fenómeno mágico: el arcoiris.

No recuerdo cuándo, pero desde una edad temprana, me habían enseñado que los arco iris eran una señal de Dios de que la tierra nunca más se inundaría.

Para mí, esto solo se añadió a sus misteriosas cualidades y me puso aún más ansiosa por buscar esa colorida señal del cielo.

No fue hasta que fui mucho mayor que aprendí que el arcoiris, o la falta de él, era otra señal, una señal de la Segunda Venida.

arco iris

Cuando José Smith le preguntó al Señor acerca de Su segunda venida y las señales que lo precederían, recibió esta respuesta:

“He preguntado al Señor acerca de Su venida, y mientras le preguntaba, Él me dio una señal, y dijo: ‘En los días de Noé puse un arco en los cielos como seña y signo de que en cualquier año que se viera el arco, el Señor no vendría, sino que habría siembra y siega durante ese año; mas cuando viereis retirar el arco, será por signo de que habrá hambre, pestilencia y grande aflicción entre las naciones, y que la venida del Mesías no está muy lejos’ (” Enseñanzas del profeta José Smith “, Capítulo 21).

arco iris

Si bien hay cierta discusión sobre si la ausencia de arcoiris en el cielo es figurativa o literal, Bruce R. McConkie pareció pensar que era una señal literal de la Segunda Venida. En su libro, The Millennial Messiah, McConkie también afirma la ausencia de arco iris como una señal de la Segunda Venida y lo enumera con otros eventos visuales.

Y las señales arriba en el cielo  no se parecen a nada que haya visto el hombre. La sangre está en todas partes, el fuego y los vapores del humo llenan los cielos atmosféricos. Ningún hombre ha visto un arco iris este año” (Bruce R. McConkie, “El Mesías Milenario” Capítulo 2: Eternidad y las Siete Edades).

José Smith también dice: “Jehová ha puesto arco en la nube por señal de que, si bien se verá, el tiempo de la siembra y la cosecha, el verano y el invierno no fallarán, sino que cuando desaparezca, ay de esa generación, porque he aquí el fin viene pronto “(Joseph Fielding Smith,” Enseñanzas del profeta José Smith “, Sección Seis 1843-44).

Sin embargo, debido a que podía sentir la ansiedad de los santos, incluso entonces, que la Segunda Venida se acercaría pronto, José Smith profetizó que la Segunda Venida no ocurriría ese año, 1843 o incluso 40 años a partir de ese momento.

Además, dijo, “Jesucristo jamás reveló a ningún hombre el tiempo preciso en que Él vendría [véase Mateo 24:36; D. y C. 49:7]. Vayan y lean las Escrituras, y verán que no hay nada que especifique la hora exacta en que ha de venir; y todos los que dicen lo contrario son maestros falsos” (“Joseph Fielding Smith,” Enseñanzas del profeta José Smith “, Sección Seis 1843-44).

Por lo tanto, aunque es posible que no sepamos la fecha exacta en que Cristo volverá, hay alguna evidencia que sugiere que la ausencia de arcoiris podría darnos una pista de que la Segunda Venida podría producirse muy pronto.

Este artículo fue escrito originalmente por Katie Lambert y fue publicado en ldsliving.com, con el título Why No Rainbows Appearing in the Sky Could Be a Sign of the Second Coming Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company