El poder del sacerdocio es más que autoridad que proviene sacerdocio. Con la autoridad del sacerdocio (autorización otorgada a través de alguien que posee las llaves del sacerdocio), las mujeres y los hombres pueden cumplir con sus llamamientos y asignaciones, representar a la Iglesia como misioneros, hacer convenios y realizar ordenanzas.

Con la autoridad del sacerdocio y el poder del sacerdocio se puede magnificar dichos llamamientos, nos invitan al Espíritu, bendicen vidas, nos ayudan a desarrollar dones espirituales e incluso producen milagros. La Presidenta General de la Sociedad de Socorro, Linda K. Burton, afirmó: 

josé smith

“Upon you my fellow servants.” Linda Curley Christensen

“Hay una diferencia entre la autoridad del sacerdocio y el poder del sacerdocio: la autoridad se confiere por ordenación, pero su poder está a disposición de todos.” (El poder del sacerdocio Al Alcance de todos)

Si tanto las mujeres como los hombres pueden recibir, desarrollar y usar el poder del sacerdocio,¿qué es exactamente el poder del sacerdocio y cómo podemos recibirlo?

El Poder del Sacerdocio es el poder espiritual usado para propósitos del sacerdocio

oración

La autoridad del sacerdocio es el permiso para actuar en nombre de Dios, extendido a través de mensajeros y representantes autorizados. 

Se confiere cuando los poseedores del sacerdocio con las llaves respectivas autorizan a otros hombres y mujeres a llevar a cabo diversas responsabilidades y llamamientos en el templo, en la Iglesia, en el hogar y en todo el mundo para que la obra salvadora de Dios pueda seguir adelante.

El poder del sacerdocio incluye todos los recursos del conocimiento de Dios y la omnipotencia a los que los hombres y mujeres del convenio pueden acceder, a través de los dones del Espíritu Santo y en el nombre de Jesucristo, para usarlos con fines autorizados del sacerdocio. 

Necesitamos el poder del sacerdocio para cumplir los siguientes propósitos del sacerdocio:

lamentos y resoluciones

• El poder para mantener los convenios que hacemos bajo la autoridad del sacerdocio (DyC 45: 8–9; 84: 42–43; 1 Nefi 14:14).

• El poder para cumplir de manera resiliente nuestra misión preordenada y nuestra obra asignada en el sacerdocio aquí en la tierra (DyC 138: 55–56; Moisés 1: 6; Alma 26:15).

• Poder para recibir la plenitud del Espíritu Santo (DyC 109: 15; 121: 46).

• Poder para edificar y fortalecer a las familias, los barrios, la Sociedad de Socorro, al Quórum del sacerdocio, a las clases de Mujeres Jóvenes, las presidencias y consejos. (“La autoridad del sacerdocio en la familia y en la Iglesia” – Dallin H. Oask)

iglesia mormona

• El poder de bendecir a todos y cada uno de los hijos de Dios en nuestras familias, barrios y ramas, comunidades, naciones y en todo el mundo. (“Encyclopedia of Joseph Smith’s Teachings” – Larry E. Dahl and Donald Q. Cannon)

• Poder conocer a Dios, hablar y actuar en Su nombre, venir a Su presencia y resucitar con Su gloria (Juan 14: 13–14; DyC 84: 19–24; Moisés 7:13, 59–60).

• Poder para influir y dar poder a otros para el bien eternamente, especialmente a aquellos que amamos (Moisés 1: 38–39; DyC 121: 41, 46; 132: 19–20).

Esta lista y las escrituras y citas relacionadas están llenas de contextos y motivaciones cruciales para aprender y ejercer el verdadero poder espiritual.

Vivir por debajo de nuestro potencial

sociedad de socorro

Brigham Young señala que los Santos en su día vivían muy por debajo de los privilegios mencionados anteriormente:

“No hay ninguna duda, si una persona vive de acuerdo con las revelaciones dadas al pueblo de Dios, esta puede tener el Espíritu del Señor para que le sea mostrada Su voluntad, para ser guiada y dirigida en el cumplimiento de sus deberes, en su misión tanto temporal como espiritual. 

Sin embargo, estoy satisfecho de que a este respecto, vivimos muy por debajo de nuestros privilegios.” (“Discourses of Brigham Young” – Brigham Young)

Recientemente, el Elder Dieter F. Uchtdorf habló de este tema específicamente con los portadores del sacerdocio:

cumplidos que lastiman

“Cuanto más estudiemos el propósito, el potencial y el uso práctico del sacerdocio, más asombrados estaremos de su poder; y el Espíritu nos enseñará cómo acceder a ese poder y cómo usarlo para bendecir a nuestra familia, a las comunidades y a la Iglesia…

Vivimos por debajo de nuestros privilegios cuando permitimos que las preocupaciones mundanas nos alejen del abundante gozo que viene a través del fiel y dedicado servicio del sacerdocio.” (“Su potencial, su privilegio”)

El Presidente Boyd K. Packer hizo comentarios similares a los portadores del sacerdocio:

“Demasiados de nuestros hermanos del sacerdocio viven por debajo de sus privilegios y de las expectativas del Señor.

Debemos avanzar confiando en el poder celestial del sacerdocio. Es una fuente de fortaleza y ánimo saber quiénes somos, qué tenemos y qué debemos hacer en la obra del Todopoderoso.” (“El poder del sacerdocio”)

belleza exterior

El Presidente Russell M. Nelson también dijo: 

“Demasiados de nuestros hermanos y hermanas no entienden plenamente el concepto del poder y la autoridad del sacerdocio. Actúan como si prefirieran satisfacer sus propios deseos y apetitos egoístas en vez de usar el poder de Dios para bendecir a Sus hijos.

Me temo que demasiados de nuestros hermanos y hermanas no comprenden los privilegios que podrían tener.” (“Ministrar con el poder y la autoridad de Dios”)

Pero la primera referencia con respecto a vivir a la altura de nuestros privilegios, lo más cerca que puedo referir, está en las palabras proféticas de José Smith a las mujeres de la Sociedad de Socorro recién organizada:

“Es natural en la mujer tener sentimientos de caridad. Ahora se hallan en una posición de poder actuar de acuerdo con esa compasión que Dios ha puesto en el corazón de ustedes”.

Si cumplen con estos principios, ¡qué grande y glorioso será su galardón en el reino celestial! Si la mujer es pura e inocente, puede entrar en la presencia de Dios.” (“Relief Society Minute Book”)

el-arrepentimiento

Estas promesas a las mujeres de la Iglesia reflejan las promesas asociadas con los Sacerdocios Aarónicos y Melquisedec: el ministerio de los ángeles; la presencia de Dios (véase D. y C. 84: 19–23, 26).

Estos sorprendentes privilegios replantean completamente los propósitos de nuestra participación en la Sociedad de Socorro, así como el significado y el potencial de toda nuestra experiencia terrenal.

Cumplimos con estos privilegios cuando reconocemos la autoridad del sacerdocio que podemos recibir como mujeres u hombres, cuando participamos en la obra de Dios de salvar y exaltar a Sus hijos, cuando establecemos familias eternas, servimos en nuestras misiones individuales en la tierra, edificamos Sión, criamos a las próximas generaciones de los santos fieles, y preparamos la tierra para el reinado milenial del Señor Jesucristo.

lecciones de amor

Estamos a la altura de estos privilegios cuando ejercemos nuestro albedrío para crecer espiritualmente y calificar para recibir los dones del Espíritu Santo para que podamos actuar y hablar con poder. Cumplimos con nuestros privilegios cuando emprendemos el camino de la fe y valor que culmina cuando llegamos a la presencia de Dios y Cristo y recibimos todo lo que Ellos poseen.

Las bendiciones prometidas de Dios son reafirmadas por el Presidente M. Russell Ballard:

 “Todos los que han hecho convenios sagrados con el Señor y que honran dichos convenios son dignos de recibir revelación personal, de ser bendecidos con el ministerio de ángeles, de comulgar con Dios, de recibir la plenitud del Evangelio y, finalmente, de llegar a ser herederos junto con Jesucristo de todo lo que nuestro Padre tiene.” (“Hombres y mujeres en la obra del Señor”)

Estas promesas son nuestras.

Cuando era una pequeña niña partí el pan en un plato tratando de replicar la Santa Cena, no tenía idea de los privilegios que me esperaban como hija de Dios. 

miembros SUD

Si bien no actúo en el rol sacerdotal específico que imité en ese entonces, los llamamientos y asignaciones autorizadas por el sacerdocio que he cumplido y las promesas del sacerdocio que busco superan infinitamente todo lo que en ese entonces imaginé.

Una vez esperé replicar el delicioso sabor de ese pequeño trozo de pan que se me ofreció durante la Santa Cena. Dios me ofrece todo el delicioso pan, la receta, los ingredientes, la panadería y todas las realidades espirituales profundas e insondables que representan. 

Puedo desarrollar mi propia relación con los cielos y ayudar a los que más amo a hacer lo mismo, para siempre.

Quiero decirle a esa niña de hace muchos años, “Sólo espera. Hay mucho por hacer y tener y ser como ‘crecer en Dios’ en esta Iglesia. ¡Sólo espera!”

Este artículo fue escrito originalmente por Wendy Ulrich y es una adaptación del libro “Live up to Our Privilegies: Women, Power, and Priesthood” y fue publicado originalmente por thirdhour.org bajo el título “The Difference Between Priesthood Power and Priesthood Authority (and How Women and Men Can Access Both)