Los sacrificios que hacemos traen las bendiciones que esperamos de los cielos, este tiempo de cuarentena también es un tiempo de milagros

Observar personas siempre ha sido una de mis pasiones. El comportamiento humano siempre me ha resultado interesante. El poder de la observación nos permite ver cómo reaccionan los humanos en ciertas situaciones.

Por ejemplo, ha sido interesante observar cómo la gente ha reaccionado a la reciente pandemia de COVID-19. Personalmente he observado pánico, depresión, calma, paz, resistencia, empatía, servicio, miedo, retraimiento y humildad.

Como miembros de la Iglesia de Cristo, se nos enseña a servir. Durante este tiempo incierto, he visto a muchas personas prestar servicio.

Se han hecho máscaras, se han donado y entregado alimentos, y los líderes de barrio han hecho todo lo posible para encontrar formas de mantener a sus hermanos y hermanas a salvo, felices y en contacto.

 sacrificio y bendiciones milagros

También te puede interesar: Las entrañables misericordias de Dios, los pequeños milagros en nuestra vida”

También he visto a personas alejarse de sus llamamientos, tal vez por miedo o temor; quizás por la abrumadora tarea de mantener a sus familias a salvo; o tal vez para darse un respiro del estrés regular de sus llamamientos.

Pero también he visto el contraste en aquellos que sirven más de lo necesario, he pensado mucho sobre lo que significa hacer sacrificios.

Nos sacrificamos por diferentes razones. A veces hacer sacrificios es parte de quienes somos; a veces lo hacemos porque se nos enseñó que eso es lo correcto. Podemos sacrificarnos por gratitud o para mantenernos ocupados cuando estamos solos.

sacrificio y bendiciones

Tal vez nos sacrificamos por amor a los demás, a Cristo o a ambos. A menudo, creo que nos sacrificamos por una combinación de muchos factores. No sé si los motivos de nuestro sacrificio hacen la diferencia.

Estoy seguro de que nuestro Padre Celestial preferiría que sirvamos por las razones correctas, pero también estoy seguro de que Él es feliz cuando servimos a Sus hijos en cualquier capacidad y por cualquier motivo.

El presidente Henry B. Eyring, hablando del deseo de servir a nuestros antepasados, dijo recientemente:

sacrificio y bendiciones

“In His Hands” por Kolby Durrant Larsen

“El Señor lo vio venir. Lo planeó, paso a paso, como lo ha hecho con otros cambios en Su Iglesia. Ha levantado y preparado a personas fieles que eligen hacer bien las cosas difíciles. Siempre ha sido amorosamente paciente para ayudarnos a aprender “línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí”.

Él es firme en cuanto al momento y la secuencia de llevar a cabo Sus propósitos, pero se asegura de que el sacrificio a menudo suponga o conlleve bendiciones continuas que no habíamos previsto.

jesus

Para concluir, expreso mi gratitud al Señor, Aquel que inspiró al presidente Nelson a invitarme a hacer el sacrificio de prepararme para esta conferencia. Cada momento y cada oración que dediqué a mi preparación trajo una bendición.

Invito a todos los que escuchen este mensaje o lean estas palabras a tener fe en que el Señor está guiando la restauración de Su evangelio y Su Iglesia.

Él va delante de nosotros. Él conoce el futuro a la perfección. Él les invita a la obra. Él se une a ustedes en dicha obra. Él tiene preparado un plan para el servicio de ustedes; y al grado que se sacrifiquen, sentirán gozo al ayudar a los demás a levantarse y estar preparados para Su venida” -Presidente Henry B. Eyring

estatuas de cristo

Ya sea que estemos sirviendo a nuestros antepasados ​​o sirviendo a los vivos, los principios son los mismos.

  • Podemos hacer cosas difíciles.
  • Aprendemos línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allá.
  • Los sacrificios traen bendiciones imprevistas.
  • Los sacrificios requieren preparación y oración; la preparación y oración traen bendiciones.
  • Cristo nos invita y se une a nosotros en la obra.
  • Cristo tiene un plan para nuestro servicio.
  • Sentiremos gozo al ayudar a otros a prepararse para Su venida.

Un sacrificio significa renunciar a algo voluntariamente.

Señor oración

A menudo me hago la pregunta: “¿Qué estoy dispuesto a renunciar por mi Padre Celestial y Jesucristo?”. No es una pregunta fácil de responder, y no es una pregunta que siempre se responde de la misma manera.

A medida que mi fe disminuye y fluye, las cosas que estoy dispuesto a sacrificar cambian. El hombre natural es perezoso y egoísta. Solo cuando recuerdo el sacrificio que Cristo hizo por mí, me vuelvo lo suficientemente humilde para hacer un verdadero sacrificio.

Todo lo que me pide es un corazón humilde y un espíritu contrito. Parece tan simple, sin embargo, es una lucha constante.

A medida que la pandemia avanza, espero y oro para que hagamos nuestra parte como un medio para perfeccionar nuestro sacrificio y servicio. Hay necesidad a nuestro alrededor. Sí, podemos encerrarnos y alejarnos de los demás y mantenernos a salvo.

También podemos encontrar muchas formas de servir a quienes nos rodean que lo necesitan. Solo se requiere un poco de creatividad y fuerza de voluntad. También requiere fe y oración. Como con todo lo demás, primero debe haber un deseo. Necesitamos el deseo de servir. Después necesitaremos motivación.

Al servir a los que nos rodean, encontremos también formas de servir en nuestros llamamientos de la Iglesia.

Nuestros hermanos y hermanas necesitan nuestro sacrificio. Necesitan nuestra creatividad. Necesitan nuestro amor. No bajemos la guardia. Usemos este tiempo para perfeccionar nuestro sacrificio y servicio.

Fuente: ldsblogs.com