“Aquí hay seis ideas que te ayudarán a que el día de tu sellamiento en el templo sea un día especial y memorable para tu familia.”

Mi esposo y yo somos sobrevivientes de la infertilidad. Después de saber que nuestros cuerpos mortales no podían crear hijos, nuestros corazones empezaron a tornarse hacia la adopción.

Esta decisión vino con oración, contemplación y fe. Para mí, hubo incluso un periodo de luto saludable por el sueño de poder llevar físicamente y dar a luz a un bebé.

Mientras crecía, recuerdo que mi madre me contó lo espiritual que fue estar en la sala de parto cuando nací. Ella testificó haberse sentido muy cerca del cielo. Quería eso para mí, pero me di cuenta de que esta experiencia en específico no iba a ser parte de mi viaje en la mortalidad. Era una realidad difícil de aceptar.

También te puede interesar: La respuesta poderosa que una mujer Santo de los Últimos Días recibió después de preguntarse si era lo suficientemente buena para ir al templo

solteros

Felizmente, mi esposo y yo ahora tenemos cuatro hijos increíbles. Cada uno de estos pequeños espíritus nos encontró a través de la adopción. Nuestro viaje por convertirnos en una familia a través de la adopción ha estado repleto de angustias, milagros, amor incondicional y momentos espirituales intensos.

Para mi corazón de madre, el momento espiritual más importante de cada una de sus historias (¡hasta ahora!) ha sido tener a cada uno de ellos selladas a nosotros en el templo.

Mientras estaba en el templo para el sellamiento de nuestro tercer hijo, mi mejor amiga me susurró: “Lindsey, esta es tu sala de parto”. 

La revelación de que este era el momento que realmente siempre había soñado me llenó con el Espíritu de Dios y un fuego ardiente con el testimonio sobre el poder de sellamiento. Al igual que mi madre describió su experiencia en la sala de partos, yo también me sentí muy cerca del cielo.

debilidades y el espíritu

Nos estamos preparando como familia para asistir nuevamente al templo para que nuestro hijo más pequeño se selle a nosotros. Mi esperanza es que sea algo que nuestros hijos mayores recuerden por el resto de sus vidas.

Quiero que experimenten el mismo testimonio ardiente que he experimentado. Quiero que nuestro día de sellamiento sea extraordinario. Quiero que sea espiritual. Quiero que todos estén listos.

Prepararme para nuestro sellamiento y al mismo tiempo reconocer que esta es mi “experiencia en la sala de parto” me hace querer apreciar cada momento y detalle de este día verdaderamente sagrado. Este es el momento que mi alma ha estado anhelando.

¿Cómo preparas a tu familia para que sea sellada en el templo después de una adopción?

Templo de Logan, Utah

Creo que la verdadera preparación viene con vivir el Evangelio todos los días en tu hogar. Aquellos momentos de enseñanza en el auto con tus hijos o lecciones improvisadas durante una cena familiar son los verdaderos cursos de preparación para el templo.

Todas las oraciones familiares, las noches de hogar y discursos de la primaria escritos han estado preparando a tu familia para esta experiencia especial en el templo. 

La preparación para el templo se lleva a cabo todos los días dentro de las paredes de tu hogar a medida que te esfuerzas por vivir el Evangelio de Jesucristo.

Ya estás preparado, pero aquí hay seis ideas que te ayudarán a que el día del sellamiento sea un día especial, tranquilo y memorable para tu familia.

1. Tómate tiempo para prepararte espiritualmente

niños

Semanas y días antes, dedique un poco de esfuerzo extra en mis oraciones y ayuno para ese día especial. 

Me gusta orar para que mis hijos tengan una experiencia espiritual. Ayuno por la paz y la comodidad de las familias biológicas de mis hijos y hago algo especial para ellos. Pido que el Espíritu sea derramado sobre todos los que asistirán a la ceremonia.

Dicho esto, recomiendo comer algo antes de asistir al templo. Hablo por experiencia cuando digo que el ayuno en un día tan importante y emotivo puede llevar al desmayo. Confía en mí esta vez.

Hay mucha planificación involucrada en este evento. Asegúrate de tomar un momento de tranquilidad para reflexionar y meditar sobre lo que este día significará para tu familia. Después de todo, esta es tu experiencia sagrada en la sala de parto, y lo más probable es que has estado preparándote para este día durante más de nueve meses. Deja que tu corazón lo tome todo.

2. Prepárate temporalmente antes de tiempo

Si alguna vez has tenido un horario para la capilla de 9 de la mañana y a eso le agregas tus hijos, comprenderás la importante que es estar preparados. 

En mi casa, las noches de los sábados se suelen pasar buscando zapatos de domingo debajo de las camas y encontrando un par de calcetines que sean iguales. (No siempre tenemos éxito). Hago esto porque no me gusta que me apuren o sentirme irritada antes de ir a la Iglesia. Descubrí que sentirse apurado o irritado no ayuda a que sienta al Espíritu.

Lo mismo se aplica a la preparación temporal de tu familia para el sellamiento en el templo. Comienza a prepararte varios días antes. ¡Pide ayuda! No eres la única persona que está emocionado por este día. Es probable que haya abuelos muy ansiosos, familias biológicas y tías y tíos que se sentirían felices de ayudarte a planchar la ropa o ir en busca de los zapatos ‘desaparecidos’.

niños

Me conmovió mucho el ejército de familiares y amigos que se presentaron el día anterior a uno de nuestros sellamientos para ayudar con cualquier cosa. Prepararnos juntos nos acercó más como familia.

Hay algunos documentos oficiales que deberás llevar contigo el día de su sellamiento. El templo te enviará la información con los detalles necesarios, pero la mayoría de las veces tendrás que llevar una hoja de grupo familiar para tu hijo y una copia del decreto de adopción final. Siempre es una buena idea ubicar estos documentos importantes mucho antes de que sea necesario.

Además, ¡no olvides que tu recomendación para el templo! No te olvides que los niños de entre 8 y 21 años deberán tener una recomendación de uso limitado firmada por su obispo y presidente de estaca.

Esto se aplica tanto para los hijos que van a ser sellados como para los hijos que van a estar presentes durante el sellamiento de un hermano. Los niños menores de 8 años no necesitan una recomendación.

3. Prepara a los niños mayores para esta experiencia espiritual

control de la natalidad

Habla sobre el templo en familia. Estas conversaciones variarán según la edad de tus hijos, pero un buen punto de partida es hacer una pequeña evaluación previa.

A veces no le damos suficiente crédito a nuestros hijos. ¡He descubierto que mis hijos entienden mucho más de lo que creo gracias a sus increíbles maestras de la Primaria! Averigua dónde están tus hijos en su comprensión de los templos y el convenio de sellamiento y luego comparte con ellos.

Es posible que desees considerar leer los libros e historias de los niños sobre el templo, cantar canciones de la Primaria sobre las familias eternas o enseñar una serie de lecciones en la noche de hogar sobre por qué el templo es importante para tu familia.

Estas lecciones podrían incluir visitar los terrenos del templo, hablar sobre lo que llevarán todos ese día e incluso pueden mirar fotos del interior de los templos de los recursos de la Iglesia.

No te olvides de darle tu testimonio a tu familia sobre lo que significa la ordenanza de sellamiento para ti y por qué esto es una parte importante de la historia de tu familia. Invita a otros miembros de la familia a compartir sus pensamientos e impresiones.

4. Comunícate con los obreros del templo

Templo de Kinshasa

Infórmale a los obreros del templo sobre cualquier circunstancia especial que puedan tener tus hijos y las expectativas que puedan tener (¡y viceversa!) Para que todos estén en la misma página en ese día especial. 

Si para ti es importante tener a tu familia en la sala de sellamientos para ver su reflejo en los espejos, habla con ellos sobre la posibilidad de que eso suceda.

Hermanas, pregunten si pueden vestirse en el cuarto de la novia. ¡Que te acompañe a tu mamá! Esos momentos con mi mamá son recuerdos invaluables.

Considera pedirle a una de las abuelas que vaya con los niños a la habitación de los niños antes de entrar a la sala de sellamiento. Descubrimos que esto hace que las transiciones sean más fáciles y que la ansiedad por los niños sea mínima. Pídele a otra abuela o hermana que lleve a tus hijos al altar para la ceremonia.

Invita a tu papá, abuelo o hermano a ser uno de tus testigos.

Cada uno de mis hijos ha sido sellado en un templo diferente y cada templo ha tenido diferentes preferencias. Sin embargo, cada templo siempre ha sido muy sensible a las necesidades de mi familia y ha hecho todo lo posible para ayudar a que nuestro día de sellamiento sea lo más perfecto posible.

5. Sé flexible

auto

Mi hijo mayor se puso mal justo antes de entrar a la sala de sellamientos y necesitó un cambio de ropa. No llevaba puesto el pequeño traje blanco que le había escogido con meses de anticipación. ¿Pero sabes qué? ¡Ni siquiera me di cuenta! Mi suegra me contó la historia después del sellamiento y simplemente no importó.

Los niños se ensucian rápido. La gente llega tarde. Los zapatos se pierden. El tráfico sucede. Con gracia me caí por las escaleras en uno de nuestros sellamientos. Mi abuelo diabético olvidó su insulina en otro. Mi esposo dejó todas nuestras recomendaciones del templo en casa en otro sellamiento. Estas cosas simplemente suceden.

No permitas que estos pequeños contratiempos afecten tu estado de ánimo espiritual en un día tan importante. Respira hondo y déjalo ir. En todo caso, serán parte una gran historia más adelante.

6. Lleva un registro

escribir

Tómate una foto como familia para conmemorar tu día de sellamiento. A veces el día de sellamiento es largo y emocionalmente agotador. Es posible que los niños no estén del mejor humor para tomarse fotos después de la ceremonia. Considera tomarte una foto familiar con unos días de anticipación para que sea más agradable para todos.

También puedes hablar con tus hijos sobre los eventos del día del sellamiento. Hazles preguntas sobre cómo se sintieron o qué es lo que más recuerdan. Registren sus pensamientos, ya sea escribiéndolos o grabando un video de sus respuestas.

Los relatos de los hermanos mayores sobre el día del sellamiento de su hermano menor serán recuerdos preciados y ayudarán a unir más a su familia.

Asegúrate de anotar tus propias impresiones. No puedo pensar en nada más tierno que sentarme con uno de mis hijos la noche antes de su bautismo y relatar el día de nuestro sellamiento con ellos. O mostrarles su registro de sellamiento en los días en que el ser padre parece ser algo especialmente difícil.

Al igual que el hablar y planificar unas vacaciones familiares se suma a la emoción y la anticipación, preparar a tu familia para este día sagrado sólo puede aumentar tu amor y celebración por tu familia. Hará que esta experiencia espiritual sea más poderosa para ti y tu familia. 

Te sentirás tan cerca del cielo. Esta es tu sala de parto.

Este artículo fue escrito originalmente por Lindsey Redfern y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “How to Prepare for a Temple Sealing After Adopting