El poderoso testimonio de una hermana que no podía tener hijos

Marie-Françoise Euvrard nació en París, Francia, y se unió a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1960. 

Es la madre de dos maravillosos niños a quienes ella y su esposo adoptaron en Nepal. Profesionalmente, es profesora de piano y traduce himnos y canciones para la Iglesia. Ella y su esposo, Christian, sirven como directores del centro de visitantes adyacente al templo en Roma, Italia.

Una vida singular

Durante décadas, soñé con ser y hacer tantas cosas diferentes. A lo largo de esos años, lo que constantemente le pedía al Señor que me concediera no se dio, y mis deseos cambiaron lentamente. 

Mirando hacia atrás en mi vida, ahora veo que Él amplió mis horizontes más de lo que yo hubiera podido imaginar y me ofreció experiencias que me dieron más gozo de lo que jamás hubiera esperado.

Nací justo en el centro de la ciudad de París, la única hija de padres que eran mucho mayores que los padres de cualquiera de mis amigos. Al crecer, asistí a una escuela de sólo niñas y solo tenía maestras mujeres. 

También te puede interesar: 5 mitos que impiden que te enamores de alguien

Incluso después de que mis padres y yo nos unimos a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cuando tenía ocho años, tuve poca interacción con niños de mi edad porque no había nadie de mi edad en nuestra rama en París. 

De hecho, los adolescentes o adultos jóvenes de mi rama eran cinco o más años mayores que yo, y yo era demasiado tímida como para relacionarme con aquellos que eran mucho mayores. Con mi madre como presidenta de la Primaria, seguí asistiendo a la Primaria para evitar actividades con niños mayores. 

Más adelante, fui maestra de los niños de diez y once años y fui secretaria de la Primaria. Aunque mi madre me enseñó cómo ser una buena madre para mis muñecas, tuve pocas oportunidades donde sentí que la vida de una mujer en la Iglesia podría ser maravillosa y gratificante.

Un matrimonio singular

A los veinte años, me llamaron para servir como líder del programa de Hombres Mayores y las Espigadoras de nuestra área, predecesor del programa para los jóvenes adultos de la Iglesia de hoy en día. 

El llamamiento me exigió servir junto a un joven llamado como el otro líder del programa. Y, ¡oh maravilla! comencé a enamorarme de él y decidí servir en una misión al mismo tiempo que él. Fue una sorpresa saber que fuimos llamados a servir a la misma misión. El Señor tuvo maneras graciosas de prepararme para lo que tenía reservado para mí.

Un año después de retornar de nuestras misiones, Christian y yo nos casamos por el tiempo y por la eternidad. Como recién casados, nos trazamos muchos proyectos maravillosos que podíamos realizar juntos, incluida la bendición que ambos deseábamos más: tener hijos. 

Aunque nada sucedió de la manera en que lo habíamos imaginado, nuestra vida de casados ​​fue muy buena y satisfactoria. Pero nuestro sueño de tener hijos continuó evadiéndonos. 

Este sueño tomó más tiempo, mucho más tiempo. 

Nuestros planes como recién casados ​​nunca contaron con años de tratamientos médicos; lecciones dolorosas en la Sociedad de Socorro donde se centraban en educar a nuestros hijos; o lo que parecían miles de personas preguntando constantemente: “¿Cuántos hijos tienes?”; o la pregunta impaciente y preocupada de nuestros padres, “¿Qué es lo que sucede?”; y nuestras oraciones fervientes y a menudo de mal genio que siempre estaban llenas de lágrimas.

Una lección singular

paciencia

Recorrí un camino largo y sinuoso, pero aprendí mucho. 

De la oración aprendí paciencia y el verdadero poder del Consolador. Muchas noches las pasé suplicándole al Señor con lágrimas en la almohada, sintiéndome deprimida y sin esperanza.

Sin embargo cada mañana me despertaba feliz, con esperanza y nuevos proyectos para el día: el Espíritu Santo había usado su poder sanador mientras dormía. 

También aprendí que las escrituras hablan de hombres de Dios que lucharon por encontrar una buena esposa y de buenas mujeres que no tuvieron hijos durante muchos años. 

Las escrituras describen su humildad y desesperación en su camino de fe y obediencia. ¡En algunas de estas historias, las mujeres sin hijos incluso se convirtieron en las madres de los profetas! 

El plan de estudios de la Sociedad de Socorro cambió de centrarse en la maternidad a vivir el evangelio. Hermanas sin hijos, como Ardeth Kapp y Sheri Dew, fueron llamadas en altos llamamientos de la Iglesia y me demostraron que el Señor no hacía excepción de personas. Él ama a Sus hijas, a las que no tienen hijos así como ama las que sí los tienen.

El Señor me proporcionó otras maravillosas alternativas a través del servicio en Su Iglesia. Serví muchas veces en la Primaria, donde tuve la oportunidad de enseñar a los más pequeños, divertirme con ellos y sentir su amor. 

Serví en las Mujeres Jóvenes, enseñé clases de seminario y pude ayudar a las jóvenes a encontrar su camino en el Evangelio y experimentar felicidad en tiempos difíciles. 

Tuve la gran oportunidad de acompañar a mi esposo a Italia, donde serví con él cuando fue llamado como presidente de misión. ¡Era la madre de la misión!, como me llamaban mis 386 élderes y hermanas que eran solo diez años más jóvenes que yo!

Una respuesta y dos milagros

La respuesta no llegó hasta veinte años después. 

Veinte años. 

Después de haber estado casados ​​durante veinte años, la solución vino suavemente a mi mente y corazón. Adopción.

En 1990, con el Acuerdo de Adopción francés y una carta de convocatoria por parte de la Organización del Orfanato de Katmandú en mi maleta, me embarqué en un viaje a Nepal para traer a nuestro primer hijo a casa. ¡Sí, nuestros hijos nacieron a los pies de las montañas del Himalaya! 

Pensé que volvería con nuestro hijo en diez días, pero resultaron ser cinco semanas. Todos los días, lloraba en el Ministerio del Interior de Nepal cuando escuchaba repetidamente que no podía regresar a Francia con mi hijo. 

Nuevamente, me apoyé en las oraciones fervientes, los ánimos diarios de mi esposo vía telefónica, el ayuno especial de los miembros de nuestra estaca y la ayuda de una familia estadounidense que conocí en la rama de Katmandú. 

Eventualmente, pude tomar a un niño de la mano y escucharlo llamarme por el nombre más dulce: “mamá”. Su hermano mayor se unió a nuestra familia después de dos años, después de muchos otros pasos y altibajos emocionales entre decepciones, esperanza y espera.

Ahora tengo una familia maravillosa con alegrías y desafíos, como los que cualquier otra familia conoce. El Señor, en Su amor, me ahorró el dolor de parto. Estoy muy agradecida por eso. Pero creo que, de alguna manera, ¡sobreviví a veinte años de embarazo y dos años más cinco semanas de parto! 

He sentido las tiernas misericordias del Señor. Mi Salvador me consoló y me instruyó. Me tomó suavemente de la mano para llevarme a donde sabía que encontraría más sabiduría y felicidad que en el camino que imaginé.

Hoy me alegro de ser mujer, esposa, madre y abuela. Pero, sobre todo, me alegro de ser una hija de Dios, que me conoce.

Fuente: ldsliving.com 

| Para meditar
Publicado por: Sabina Mujica Estrada
Graduada de Turismo, Hotelería y Gastronomía, apasionada por los libros y los idiomas, profesional armando rompecabezas.
dios sacrificio
El silencio de los cielos: Cuando tus aflicciones no duran por un...
donación de sanfre para niños enfermos
Miembros de la Iglesia de Jesucristo donan sangre para los niños...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *