Cuando se unió a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días a los 26 años, a pesar de su poca comprensión del convenio que había hecho, la hermana Aburto sintió en su corazón el deseo de ser bendecida por Dios a través de su bautismo.

Con el tiempo, ella se ha esforzado por guardar los convenios sagrados que ha hecho con el Padre Celestial a lo largo de su vida.

Hoy comprende mejor su papel como hija de Padres Celestiales en preparación de la Tierra para la Segunda Venida de Jesucristo.

También te puede interesarAbinadí: Cuando no recibimos milagros después de las amargas pruebas

“En Abraham 4 y 5, hay un relato inspirador sobre la creación de la Tierra. En estos capítulos, leemos cómo ‘los Dioses se aconsejaron mutuamente’ al planificar las diferentes etapas de la creación y ejecutar esos planes. El principio de hacer consejos juntos para cumplir los propósitos del Padre Celestial es un patrón divino y eterno, que también debemos seguir a medida que participamos activamente en la obra de salvación y exaltación”.

Los hombres y las mujeres tienen un papel clave en la construcción y el establecimiento del reino de nuestro Padre Celestial en esta tierra. A medida que trabajamos juntos y en consejo con el Señor, recibimos la inspiración que necesitamos para servir y ayudar a nuestro prójimo.

“Lo que podemos lograr juntos como discípulos de Jesucristo cuando hacemos consejos en Su nombre, es más extraordinario que lo que podemos lograr solos. Sé que esto es parte del poder que recibimos de Dios a medida que nos esforzamos por guardar nuestros convenios y trabajar diligentemente en la viña del Señor”.

Es en los consejos donde el Señor expresa Su voluntad. Toda la obra del Señor se realiza mediante los consejos. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es guiada por consejos a través de las llaves del sacerdocio.

Estas llaves están disponibles para que las usemos cuando hagamos consejos a través del Espíritu Santo y actuemos bajo la revelación que recibimos.

“Cuando hombres y mujeres trabajan juntos para preparar la Tierra para la Segunda Venida del Salvador, ocurren milagros, porque hay seguridad en el consejo”.

Fuente: Church News