minion-collage

 

La entrevista fue publicada originalmente en el sitio de “Religious News Service” por Jana Riess.

 

Mañana, una de las películas más esperadas de este verano llegará a los cines. “Minions” es una precuela de las películas de “Mi Villano Favorito”, que fueron co-escritas por Cinco Paul y Ken Daurio. Estas películas han sido un gran éxito, con “Mi Villano Favorito 2” logrando casi mil millones de dólares en la taquilla del 2013.

 

Cinco y Ken han renunciado la franquicia temporalmente para trabajar en “La vida secreta de las Mascotas” (2016) antes de regresar con “Mi Villana Favorito 3” (2017). Así, aunque no escribieron el guión de Minions, su estreno este fin de semana parecía un buen momento para contactar a Cinco sobre la intersección de su carrera y su fe mormona. -JKR

 

RNS: ¿Te criaste Mormón?

 

Cinco Paul: Crecí en Phoenix y mi mamá era un miembro de la Iglesia [SUD], y mi padre era un católico no practicante que no van a la iglesia. Mi papá era bastante anti-mormón en cierto modo, resultando en una exposición limitada a la iglesia en mi juventud. Sólo había ciertas cosas que el nos dejaba hacer. En aquellos días, la Escuela Dominical y la reunión sacramental estaban separadas, entonces solo íbamos a la escuela dominical en la mañana. La regla siempre fue que nos podíamos bautizar cuando cumpliéramos dieciséis años. Así que asistí a la iglesia en mi niñez y observé mientras que todos los otros chicos consiguieron el sacerdocio y llegaron a repartir la Santa Cena. Pero cuando cumplí dieciséis años el bautismo ya no estaba alto en mi lista de prioridades. Todavía asistía a la iglesia, pero tenía un montón de preguntas y no estaba seguro de lo que yo creía.

 

No fue hasta que estuve a punto de ir a Yale — en el otro lado del país — que sentí como que era el momento para realmente decidir si esto era lo que yo creía y cómo quería vivir. Ese fue un momento de verdadera introspección y oración profunda. Creo que me bauticé el día antes de irme a la universidad. Fue un servicio pequeño, sólo mi madre, hermanas, y un par de misioneros. Fui bautizado en una piscina!

 

RNS: ¿Usted fue misionero?

 

CP: Yo cumplí diecinueve años después de mi primer año en la universidad, y tuve el deseo de servir en una misión, pero mi padre me dio un ultimátum de que si él iba a pagar la escuela y luego me iba a terminar la universidad primero. Me encantó mis cuatro años en la Universidad de Yale, y después de eso mande mis papeles misionales. Yo estaba comprometido durante esos dos años—mi esposa—a quien conocí en Yale— se unió a la iglesia justo antes de que me valla. Mi esposa me espero y nos casamos pronto después de mi regreso.

RNS: ¿Cómo fueron tus comienzos en la escritura de guiones?

CP: He sido muy afortunado, porque casi directamente de la escuela de cine de  USC, escribí un guión y lo vendí. En esos días en que los guiones se podían vender por mucho dinero y lanzar su carrera. Era 1994, y la vendí a “Columbia Pictures”, que ahora es parte de “Sony”. No tuve una película real realizada hasta siete años más tarde, cuando Ken y yo nos reunimos para “Bubble Boy”. En Hollywood, la venta de un guión es el primer paso, y el siguiente paso es filmar una película. Así que, aunque “Bubble Boy” fue un fracaso comercial, resultó como prueba que si podíamos filmar una película. Luego filmamos Santa Clause 2 después de eso. Y a pesar de que no fue una obra maestra, realmente nos lanzó al siguiente nivel.

 

RNS: Leí acerca de su “gran oportunidad”, cuando le vendió una idea a la viuda del Dr. Seuss. (Fue en Wikipedia, así que debe ser verdad, ¿no?)

CP: La oportunidad tubo menos que ver con la señora Seuss y más acerca de Chris Meledandri, que se encaraba “Fox Animation” en ese tiempo. Amaba a un guión Ken y yo habíamos escrito y se lo pasó a Audrey Geisel [Sra. Seuss]. El Gato Ensombrerado acababa de salir y ella estaba muy descontenta con esa película, y las insinuaciones sexuales que estaban en el guión. Así que ella estuvo contenta de tener dos chicos mormones escribiendo Horton Escucha a Quien!

RNS: Así que su compañero de escritura es LDS también?

CP: Sí, y nos conocimos a través de la Iglesia. Fue en 1997, durante la celebración  sesquicentenaria de la llegada de los pioneros a Utah. Nuestra estaca quería una obra de teatro, y me pidieron que la escribiera. Así que escribí un musical sobre una chica pionera y una chica moderna que cambiaban lugares. Ken audicionó para el espectáculo, entró, y nos hicimos amigos. En algún momento dije: “Vamos a escribir un guión juntos!” El guión nunca se hizo, aunque si se vendió.

RNS: ¿Existen casos específicos que sus creencias mormonas fueron implementadas en un guión o un personaje?

CP: El primer ejemplo para mí es Horton. Obviamente, “Dr. Seuss” escribió el libro, pero como Ken y yo estábamos escribiendo el guión, vimos mucho sobre la fe. Al escuchar una voz que nadie más oye. . . Es como José Smith diciendo nuevamente que sabía que había visto una visión, a pesar de que nadie le creyó. Esas palabras de José Smith realmente estuvo en nuestras mentes.

Otro ejemplo es Mi Villano Favorito, que fue— en muchos sentidos— la cosa mas personal que hemos hecho. Tengo tres hijos [ahora 24, 20 y 16] y Ken tiene tres hijos. Para mí hay mucho del evangelio allí, tal vez no es específico de las enseñanzas SUD, sino sobre el poder del amor para cambiar una mala persona a una buena persona. Y de la misma manera como cada hombre tiene que abandonar su villanía cuando se convierte en un padre.

También hay una escena en la que las tres chicas están diciendo una oración. Queríamos firmemente que la escena este en la película. La religión es una parte importante en la vida de las personas, y rara vez recibe algún tipo de representación real en el cine y la televisión.

prayer-scene-from-Despicable-Me

 

RNS: ¿Puede contarme de un momento increíble que has tenido trabajando en Hollywood?

CP: Talvez sea muy pequeño, pero crecí amando Julie Andrews muchísimo. Y ella es la voz de la mamá de Gru en “Mi Villano favorito”, así que pudimos conocerla. Ken y yo vamos a todas las sesiones de grabación para sugerir nuevas líneas e ideas mientras los actores improvisan. Así que el conocer a Julie Andrews, y el poder escucharle cantar, fue maravilloso. Ella era muy simpática y divertida, realmente lo que uno piensa de ella.

Simplemente ha sido un sueño hecho realidad el trabajar con gente como Steve Carrell, Kristen Wiig,  Carol Burnett, Jim Carrey, Danny DeVito, todas las personas que han dado vida a nuestras palabras. Tengo que pellizcarme, porque como niño crecí siendo un amante de las películas. Películas fueron una gran parte de mi vida. Así que ahora, el estar en el otro extremo, en realidad hacer esto todos los días, es una locura.

RNS: ¿Cuál es su llamamiento en la Iglesia en estos días?

CP: En este momento yo soy el pianista de la Primaria y el pianista del coro. Así que ahora mismo me siento como que estoy recibiendo una recompensa, porque durante muchos años he tenido llamamientos realmente exigentes. Ser pianista de la primaria es prácticamente el mejor llamamiento en la Iglesia!