Mitt Romney: un Santo de los Últimos Días que nada contra la corriente 

Mitt Romney

Mitt Romney, miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, candidato a la presidencia de los Estados Unidos en el 2012 y actual senador del mismo país, demostró ser fiel a sus principios al votar a favor de la destitución del actual Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ambos republicanos.

Este Santo de los Últimos Días pasará a la historia por haber sido el único republicano en votar en contra del presidente Trump. Romney apeló a su fe religiosa y al juramento que hizo ante Dios como parte de su proceder.

También te puede interesar: Cuando oramos con gratitud tenemos el privilegio de pedir bendiciones

“Lo que [Trump] hizo no fue perfecto. No, fue un asalto flagrante a nuestros derechos electorales, nuestra seguridad nacional y nuestros valores fundamentales,” dijo.

“Creo que tratar de corromper unas elecciones para mantener el poder es un ataque a la Constitución.”

Afirmó que era una falta grave y que “no tuvo otra opción bajo el juramento que [hizo]” y que “como senador, [juró] ante Dios impartir justicia de manera imparcial”.

Las creencias de Romney lo impulsaron a seguir adelante con su decisión, a pesar de que sabía que no tendría todo el apoyo del lado republicano.

“Soy consciente de que hay personas en mi partido… que desaprobarán enérgicamente mi decisión, y en algunos sectores se me denunciará con vehemencia.”

A pesar de todos sus esfuerzos, su voto a favor de la destitución de Donald Trump como presidente no hizo mucho efecto, no obstante, lo que hizo marcó una diferencia entre todos los miembros del partido republicano y democrático. 

Liz Joyner, fundadora y CEO de The Village Square escribió sobre Romney: 

“Dios bendiga a Mitt Romney. Él está defendiendo su conciencia y juramento… [Fue] un acto de profundo valor… La historia lo sostendrá como un hombre de la más alta conciencia.”

Así como Joyner, muchos otros comentaron en cuanto a la acción del senador Mitt Romney. El senador Richard Blumenthal expresó para CNN:

“Estuve tan sorprendido como sumamente impresionado. Espero le dé un poco de fe, esperanza y fortaleza a nuestra democracia… Cuando escuché hablar al senador Romney, sentí que había sinceridad en él.”

Sabiendo muy bien las consecuencias que vendrán, no sólo sobre él sino sobre su familia, Romney expresó que tenía que hacer lo que le parecía correcto y “dejar que las consecuencias vinieran”. 

A los pocos minutos del discurso de Romney en el Senado, Donald Trump Jr., el hijo mayor del presidente, dijo que el senador de Utah debería ser expulsado del Partido Republicano.

Este senador obedeció el dictado de su propia conciencia lo cual refleja su deseo de mantener su sentido de deber ante Dios. Sus principios y su fe hicieron toda la diferencia.

“Con mi voto, les diré a mis hijos y a sus hijos que cumplí con mi deber lo mejor que pude.”

Fuente: publicsquaremag.org

| Vida S.U.D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *