10 bendiciones prometidas a los Santos de los Últimos Días si participan de la obra en el templo

bendiciones del templo

Al recordar la primera vez que escuchó los latidos del corazón de su bebé, la hermana Nancy Duncan dijo, “Estaba escuchando su corazón, pero era mi corazón que estaba estallando. Estallando de un sentimiento de amor y felicidad como nunca antes”.

La hermana Duncan y su esposo, el Élder Kevin R. Duncan, Setenta Autoridad General, se dirigió a los estudiantes de BYU-Idaho, el martes 21 de mayo durante el devocional semanal de la universidad.

La hermana Duncan explicó que ese sentimiento de amor puro que tuvo por su bebé fue una experiencia que el Presidente Russell M. Nelson describió como, “El Espíritu del Profeta Elías, una manifestación del Espíritu Santo que da testimonio de la naturaleza divina de la familia”.

El Élder Duncan explicó que hacer volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres es una de los propósitos fundamentales de la experiencia terrenal. Dijo, “Podríamos reformular esa misma idea al decir que el amor entre padres e hijos además de sellarse por la eternidad es la base de nuestro progreso eterno”.

Luego, el Élder y la hermana Duncan dieron una breve reseña de las veces en que se dio la profecía en las Escrituras. El Élder Duncan resaltó la importancia de esta profecía al decir que Malaquías originalmente la dio, el Salvador la repitió y Moroni volvió a enfatizar la profecía que se cumplirá en nuestros días.

templo

También te puede interesar: La conmovedora historia de cómo una pareja que a sus 90 años se selló en el templo

“El Profeta Elías vino y se apareció al Profeta José Smith y Oliver Cowdery en el Templo de Kirtland, declaró que su propósito era volver los corazones de los padres hacia los hijos y los corazones de los hijos hacia los padres. El inicio de la plenitud de los tiempos estaba en pleno apogeo”, dijo el Élder Duncan.

Al aplicar la historia de las Escrituras a los alumnos de BYU-Idaho, la hermana Duncan dijo, “Creo que están comenzando a ver su papel crucial en la responsabilidad que tienen en la salvación compartida entre ustedes y sus antepasados”.

La hermana Duncan testificó que aquellos que participen de la obra en el templo recibirán bendiciones únicas y personales.

Después, la pareja compartió una lista que recopiló el Élder Dale G. Renlund, del Quórum de los Doce Apóstoles, sobre algunas de las bendiciones personales disponibles que recibirán aquellos que participen en la obra de salvación por sus antepasados.

Las bendiciones incluyen:

  • La ayuda para curar los corazones afligidos, quebrantados o ansiosos
  • La capacidad de ya no sentirse solos
  • Un mayor amor por los demás, especialmente por nuestros familiares vivos o muertos
  • El poder de discernir
  • Una mayor influencia del Espíritu Santo para sentir la dirección en la vida
  • Una mayor capacidad para arrepentirse y protegerse de la tentación
  • El refinamiento y la santificación del corazón
  • El incremento de las bendiciones familiares, sin importar la situación familiar pasada, actual o futura, o cuan imperfecto pueda ser nuestro árbol familiar
  • La conversión profunda y duradera al Salvador a través de una mayor fe en Él y una mejor comprensión de Su expiación
  • Una mayor capacidad de sentir el amor del Señor

templo

Después de compartir estas bendiciones, la hermana Duncan relató la historia verdadera de Frederick William Hurst para ayudar a los alumnos a sentir empatía con sus antepasados en el mundo de los espíritus.

Fredrick y su hermano Charles se unieron a la Iglesia en 1854 e intentaron ayudar a sus familiares a convertirse. Sin embargo, ninguno lo hizo en esta vida. Una de las últimas entradas del diario de Fredrick afirma que su hermano mayor Alfred vino del mundo de los espíritus y le dijo que creía en el Salvador y sus enseñanzas. Pero, necesitaba que Fredrick hiciera la obra por él en el templo.

“Hermanos y hermanas, ¿qué sucede con ustedes? ¿Sus antepasados lloran y esperan? O, ¿los están ayudando a progresar?”, dijo el Élder Duncan.

Después de invitar a los alumnos y los profesores a explorar la aplicación del Árbol Familiar y usar la nueva herramienta “ordenanzas listas” para encontrar el nombre de un antepasado a fin de llevarlo al templo, el Élder Duncan invitó a todos los asistentes a “llevar los nombres de sus familias al templo y experimentar la alegría de ayudar a salvar a sus antepasados”.

Para todos los que no hayan encontrado un nombre, la hermana Duncan los invitó a ir al templo de todos modos. Luego, citó lo que dijo el Presidente Russell M. Nelson, “Si tienen acceso posible a un templo, les insto a que encuentren la manera de fijar con regularidad una cita con el Señor para estar en Su casa sagrada, y después asistan a esa cita con exactitud y gozo”.

Templo de Fortaleza

Al recordar los sentimientos que tuvo cuando escuchó los latidos del corazón de su bebé por primera vez, la hermana Duncan pensó que habría sido muy doloroso que alguien le hubiera dicho que no podría estar con su bebé para siempre. El cielo no sería el cielo sin aquellos a quienes amamos.

“Cuando voy al templo por uno de mis antepasados, me doy cuenta de que aman a sus hijos y nietos tanto como yo amo a los míos. Aman a sus padres y abuelos tanto como yo amo a los míos. Todo esto es posible debido al amor de nuestro Padre Celestial y al amor de nuestro Salvador, Jesucristo. El templo es la casa de amor del Señor”, dijo la hermana Duncan.

El Élder Duncan compartió que cuando estuvo en casa después de la misión, utilizó sus habilidades de planificación para fijar una cita regular para ir al templo. Esto convirtió la bendición de ir al templo en una carga en su mente. Eso gradualmente se convirtió en un sentimiento de profundo gozo a medida que comenzó a ir al templo para acercarse a Cristo.

Templo de Memphis

“Serví en una misión y pensé que conocía el Evangelio de Jesucristo. Pero, en la instrucción de investidura del templo. Finalmente, comencé a sentir el Evangelio de Jesucristo y Su infinito amor por el Padre y por mí. Ese amor es tan fuerte que a medida que nos dirigimos a Él, es suficiente para que volvamos al Padre”, dijo el Élder Duncan.

Este artículo fue escrito originalmente por Spencer Williams y fue publicado en thechurchnews.com con el título “10 blessings promised to Latter-day Saints if they participate in temple work”.

| Templos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *