El élder Holland a los maestros de BYU: Ofrezcan amor y esperanza a los alumnos LGBTQ mientras defienden los mandamientos de Dios

Durante el comienzo del nuevo semestre, el élder Jeffrey R. Holland se dirigió al cuerpo docente de BYU y les agradeció por todo el bien que hacen.

El élder Holland fue el noveno presidente de la universidad Brigham Young.

“Gracias por lo que hacen. Gracias por las clases impartidas y las comidas servidas y los jardines tan bien cuidados.

Gracias por las horas de oficina, los experimentos de laboratorio y los testimonios compartidos.

Gracias por los obsequios a personas tan pequeñas como yo para que pudiéramos crecer y ser personas grandes como ustedes.

Gracias por elegir estar en BYU porque su elección tuvo un gran impacto en nuestras decisiones y, según dijo el Mister Frost, ‘eso ha marcado la diferencia’”, dijo.

Abordar un gran desafío

También te puede interesar: ¿Qué sucede con los gays Santos de los Últimos Días en la vida después de la muerte?

Luego, el élder Holland respondió a las preocupaciones recientes con respecto a lo que él llama “el desafío que enfrentamos constantemente” en BYU.

El desafío de ser una institución académica que está 100% comprometida con el evangelio de Jesucristo.

Posteriormente, el apóstol compartió algunas líneas de una carta que recibió recientemente:

“Deben saber que algunas personas en la comunidad extendida se sienten abandonadas y traicionadas por BYU.

Parece que algunos maestros, al menos los que se expresan en los medios de comunicación, están apoyando ideas que muchos de nosotros creemos que son contradictorias con los principios del Evangelio.

Eso hace que [BYU] parezca ser como cualquier otra universidad a la que nuestros hijos e hijas podrían haber asistido.

Varios padres han dicho que ya no quieren enviar a sus hijos aquí o donar a la universidad.

Por favor, no crean que me opongo a que la gente piense de manera diferente sobre las políticas e ideas. No es así.

Sin embargo, espero que los maestros de BYU cubran esas brechas entre la fe y el intelecto, y envíen estudiantes que estén listos para hacer lo mismo de manera amorosa, inteligente y articulada.

No obstante, me temo que algunos maestros no apoyan las doctrinas y las políticas de la Iglesia, y eligen criticarlas públicamente. Lo mencionado tiene consecuencias.

Después de haber servido en una misión de tiempo completo y haberse casado con su esposo en el templo, una amiga mía recientemente abandonó la Iglesia.

En su mensaje de graduación en una publicación en las redes sociales, atribuyó a [tal y cual programa de BYU y sus maestros] la radicalización de sus actitudes y la destrucción de su fe”.

El papel de BYU

universidades de la Iglesia de Jesucristo

El élder Holland abordó estas preocupaciones respaldándose con las palabras de otros líderes de la Iglesia a lo largo de la historia sobre el papel de BYU.

Hizo hincapié en que en un discurso del presidente Spencer W. Kimball de 1976 sobre cómo BYU es capaz de convertirse en un “monte Everest educativo”, el profeta usó las palabras “especial” y “único” ocho veces cada una.

El élder Holland luego dijo:

“Me queda claro en mis 73 años de amar [esta universidad], que BYU se convertirá en un ‘monte Everest educativo’ solo en la medida en que abrace su singularidad.

Podríamos imitar a todas las demás universidades del mundo hasta que el esfuerzo nos haga sangrar por la nariz y el mundo siga diciendo: ‘¿BYU quién?’

No, debemos tener la voluntad de ser independientes, si es necesario.

Ser una universidad insuperable en su papel, principalmente como una institución de enseñanza de pregrado, que es inequívocamente fiel al evangelio del Señor Jesucristo en el proceso.

Si en el futuro esa misión significa renunciar a algunas afiliaciones y certificaciones profesionales, que así sea”. 

¿Por qué la misión de BYU es tan importante para la Iglesia en general? 

“Si somos una extensión de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y tomamos una cantidad significativa de los diezmos sagrados y otros recursos humanos preciosos, todos los cuales se podrían gastar en otras causas dignas, seguramente nuestra integridad exigiría que nuestras vidas sean ​​absolutamente consistentes y características del evangelio restaurado de Jesucristo”, dijo el élder Holland.

LGBTQ y BYU

Al citar los desafíos concernientes al tema de la orientación sexual, el élder Holland expresó el amor que él y las autoridades generales tienen por los miembros de la comunidad LGBTQ.

“Con demasiada frecuencia, el mundo ha sido cruel, en muchos casos tremendamente cruel con nuestros hermanos y hermanas.

Como muchos de ustedes, hemos pasado horas con ellos, hemos llorado, orado y vuelto a llorar en un esfuerzo por ofrecer amor y esperanza mientras nos mantenemos firmes en el evangelio y la obediencia a los mandamientos que se evidencian en la vida de cada uno”, dijo. 

Aun así, el élder Holland enfatizó el delicado equilibrio entre el amor y la “devoción a la doctrina revelada” en la universidad.

“Debemos tener cuidado de que el amor y la empatía no se interpreten como tolerancia y defensa. O, que la ortodoxia y la lealtad a los principios no se interpreten como falta de bondad o deslealtad hacia las personas. 

Por lo que puedo decir, Cristo nunca le negó Su amor a nadie, pero tampoco le dijo a nadie: ‘Porque te amo, estás exento de guardar mis mandamientos’. 

Tenemos la tarea de tratar de lograr ese mismo equilibrio sensible y exigente en nuestras vidas”.  

El élder Holland concluyó reiterando su amor por la universidad y dejó una bendición apostólica al cuerpo docente y, luego, dijo:

“De quien le debe tanto a esta universidad y la ha amado tan profundamente durante tanto tiempo, manténganla no solo en pie sino en pie por la finalidad única y profética por la que fue creada”.  

Fuente: Newsroom

| Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *