La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se pronució en su página oficial mormonnewsroom.org sobre la separación forzada de padres e hijos en la frontera de México y EE.UU. Declarando que dicha política daña a la familias y ha hecho un llamado a una solución compasiva y racional.

La Iglesia señaló:

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha expresado durante mucho tiempo su posición de que la reforma migratoria debe fortalecer a las familias y mantenerlas unidas. La separación forzada de niños de sus padres que ahora ocurre en la frontera entre Estados Unidos y México es dañina para las familias, especialmente para los niños más pequeños. Estamos profundamente preocupados por el tratamiento agresivo e insensible de estas familias. Mientras que reconocemos el derecho de todas las naciones a hacer cumplir sus leyes y asegurar sus fronteras, alentamos a nuestros líderes nacionales a tomar medidas rápidas para corregir esta situación y buscar soluciones racionales y compasivas.

La declaración se produjo en medio de un creciente tumulto el lunes sobre la decisión de la administración Trump el mes pasado de tratar de impedir los cruces fronterizos ilegales al enjuiciar a los padres que cruzan ilegalmente con sus hijos.

El propio presidente Donald Trump calificó la práctica de “muy triste” el lunes, pero dijo que continuará hasta que el Congreso apruebe la legislación de reforma migratoria.

las reuniones a principios de esta semana entre el presidente y los legisladores, y los votos programados a finales de esta semana se han combinado para intensificar el debate. La Iglesia SUD hace mucho tiempo respaldó la idea de una reforma migratoria integral y ha dicho desde al menos el año 2010 que la reforma debería fortalecer a las familias y mantenerlas unidas.

La Iglesia de Jesucristo  en 2010 se pronunció sobre una política migratoria en el estado de Utah, donde exisite una gran población SUD, en la que llamaba a una solución humanitaria que garantice el cuidado de las familias respetando y reconociendo el derecho de los estados a velar y resguardar sus fronteras.

“Las familias fuertes son la base de comunidades exitosas”, afirmó el pacto en Utah. “Nos oponemos a las políticas que innecesariamente separan a las familias. Defendemos políticas que apoyan a las familias y mejoran la salud, la educación y el bienestar de todos … los niños”.

Fuente: Deseret News y mormonnewsroom.org