Después de dirigirse a un total de 94,510 miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; volar 17,844 millas; y reunirse con reyes, presidentes y primeros ministros, el presidente Russell M. Nelson completó su gira de nueve días y siete países del Pacífico, el viernes 24 de mayo, con una advertencia a los Santos de los Últimos Días locales.

Presidente Nelson en Tahití

“Hay problemas por delante”, dijo antes de salir de Tahití . “Prepárate para los ataques del adversario. Por favor, protéjase de las trampas de Satanás, incluidas las drogas dañinas y la pornografía”.

Presidente Nelson en Tahití

Unos 10,000 Santos de los Últimos Días de Tahití llenaron el Stade Pater Stadium para el programa cultural y el devocional del 175 aniversario que honra el inicio del trabajo misional en el Pacífico. Los eventos fueron transmitidos a los centros de reuniones en toda la Polinesia Francesa.

Presidente Nelson en Tahití

Como parte de la gira del Ministerio del Pacífico, el presidente Nelson y su esposa, la hermana Wendy Nelson, que viajaban con el élder Gerrit W. Gong del Quórum de los Doce Apóstoles y su esposa, la hermana Susan Gong , visitaron Kona, Hawai ; Apia, Samoa ; Sydney, Australia ; Wellington y Auckland , Nueva Zelanda; Suva, Fiji ; Nuku’alofa, Tonga ; y Papeete, Tahití.

Presidente Nelson en Tahití

“Vemos evidencia de que la Iglesia realmente está saliendo de la oscuridad aquí”, dijo el presidente Nelson. “Es una fuerza dominante para el bien”.

Presidente Nelson en Tahití

Sol

En una semana marcada por el clima lluvioso y nublado, templado, dijo el presidente Nelson, por la fe de los Santos de los Últimos Días locales, el sol salió el viernes en Tahití. “Mis sentimientos son gratitud y amor”, dijo el presidente Nelson.

Presidente Nelson en Tahití

La lluvia envolvió los devocionales celebrados en Samoa, Tonga y Fiji, reduciendo la velocidad o deteniéndose el tiempo suficiente para que se efectuen con éxito los devocionales.

Presidente Nelson en Tahití

“Creo que hay una tremenda fe aquí”, dijo el élder Gong. “Hay una gran preocupación y amor entre nosotros y el profeta”.

Los miembros llegaron temprano a las reuniones, agregó. “Ellos vinieron preparados. Habían ayunado. Ellos habían orado. Habían ido al templo. Querían estar espiritualmente preparados para lo que venía”.

Presidente Nelson en Tahití

Los “dignos santos tonganos”, por ejemplo, resistieron una tormenta mientras esperaban el devocional, dijo la hermana Gong. “Cuando comenzamos las reuniones, la lluvia disminuyó la velocidad o se detiene, pero estuvieron allí bajo la lluvia durante dos horas esperando que esto sucediera, esperando ver al profeta y escuchar lo que tenía que decirles”.

Líderes del gobierno

En una gira de ministros marcada por visitas a líderes gubernamentales, cívicos y religiosos, el Presidente Nelson fue recibido en el aeropuerto de Tahití por el Presidente de la Polinesia Francesa, Edouard Fritch, quien también se reunió con el Presidente Nelson y asistió a la celebración cultural y devocional.

Presidente Nelson en Tahití

Al comentar sobre la hospitalidad tahitiana, el presidente Nelson dijo que el presidente Fritch “estaba con nosotros desde el momento en que nuestro avión aterrizó hasta que salimos de la arena”.

Presidente Nelson en Tahití

El presidente Fritch agradeció a los líderes y miembros de la Iglesia “por su tremenda contribución a nuestro país. Es un placer estar al lado de todos ustedes”.

Presidente Nelson en Tahití

Al observar el 175 aniversario de la Iglesia en la Polinesia Francesa, el Presidente Fritch agregó: “Feliz cumpleaños a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

175 años

José Smith envió misioneros a la Polinesia Francesa en 1843. Llegaron en 1844 y trabajaron en Tubai. A pesar de que dejaron la isla cuatro años después, algunos miembros fieles permanecieron. El trabajo progresó; el Libro de Mormón se tradujo al tahitiano en 1904. Otro medio siglo más tarde, en 1955, la Iglesia organizó una rama francófona en Tahití, la primera rama francófona de la Iglesia.

Presidente Nelson en Tahití

“Temprano, temprano después de que comenzó el proceso de restauración, tuvimos a nuestros misioneros aquí”, dijo el élder Gong.

El presidente Nelson viajó a la Polinesia Francesa en 1994, ofreció una bendición sobre la tierra y la gente y celebró el sesquicentenario de la Iglesia en Tahití tres años antes de que Utah celebrara una sesquicentenaria similar en 1997. “Para que nuestra gente sepa que la Iglesia fue establecida aquí en la Polinesia Francesa antes de que los pioneros llegaran a Utah”.

Presidente Nelson en Tahití

El legado de fe de 175 años que comenzó en la isla de Tubai continúa bendiciendo a los miembros hoy, dijeron tanto el élder como la hermana Haleck durante el devocional.

“Espero que pensemos en los sacrificios hechos por nuestros ancestros terrenales de la Iglesia en nuestro nombre”, dijo el élder Haleck.

Miles de jóvenes, jóvenes adultos y misioneros que prestan servicio en la Polinesia Francesa participaron en la celebración cultural, mostrando música y baile hermosos y cantando himnos eclesiásticos y canciones de la Primaria.

Presidente Nelson en Tahití

Estar cerca “del profeta es realmente asombroso”, dijo Heimana Pedron, miembro de la Iglesia de tercera generación en Tahití. “Realmente sentí el espíritu. Tuve la piel de gallina cuando canté para él. Estoy realmente agradecida de recibir esta bendición”.

Presidente Nelson en Tahití

Algo mejor

Hablando durante el devocional, la hermana Nelson hizo una pregunta: “¿Te gustaría que tu vida fuera mejor en solo 100 días?”

Ella desafió a los miembros a sacrificar algo por la historia familiar y el trabajo en el templo. “Invito a cada uno de nosotros por solo 100 días para hacer un sacrificio de tiempo al Señor al pasar un poco más de tiempo con nuestros antepasados”, dijo.

Presidente Nelson en Tahití

El presidente Nelson recordó su estadía en el Pacífico Sur, los preciados recuerdos y las asociaciones que tiene allí, y dijo que oraba para saber qué decir.

Al emitir una voz de advertencia sobre los tiempos difíciles que se avecinan, el presidente Nelson pidió a los miembros que hicieran dos cosas:

Aumentar la fe en el Señor

Mejorar en lo temporal y la fortaleza de las familias.

‘Algo magnífico’

El élder Gong dijo que el presidente Nelson logró “algo magnífico” en la gira. “Esto ha sido llamado un Tour del Ministerio del Pacífico. Me ha conmovido tanto la forma en que el profeta de Dios ministra a 10,000 personas y a una sola familia que se lamenta por la pérdida de su madre. Hay un sentido de conexión, y de un convenio de pertenencia juntos, que hace que cada uno sienta que esto es para ellos individualmente, para su familia y para grupos grandes, países, al mismo tiempo. Eso es algo extraordinario para sentir y ver”.

Presidente Nelson en Tahití

El presidente Nelson vino aquí para “estar con la gente de una manera que trajo el amor del Señor, que trajo la doctrina del Señor, que trajo los mandamientos del Señor”.

Presidente Nelson en Tahití

Observar al presidente Nelson es un recordatorio de que el Padre Celestial ama a todos sus hijos en todas las partes remotas de la tierra y en todas sus circunstancias, a pesar de que “no están muy lejos (para los miembros) y no están muy lejos de nuestro Padre en el cielo tampoco.

Presidente Nelson en Tahití

A lo largo de la gira del Ministerio del Pacífico, los Santos de los Últimos Días se alinearon en las calles, se encontraron con el profeta en el aeropuerto y colgaron pancartas que proclamaban audazmente las palabras “Bienvenido a casa”.

Presidente Nelson en Tahití

“Los miembros aman al Señor y aman al profeta del Señor y quieren que se sienta como en casa, y él lo hace”, dijo el élder Gong.

 

El presidente Nelson, quien ha estado viajando a las naciones de las islas del Pacífico desde 1976, agregó: “Se sienten como parte de la familia y yo lo soy”.

 

Fuente: The Church News