Con tanta tribulación y caos en el mundo, a menudo nos preguntámos en dónde podemos encontrar paz en nuestras vidas. En su libro, Camino a la Paz (Way to Peace) , Mark E. Petersen comparte cómo el Padre Celestial estableció Su Iglesia en la tierra y el mensaje de paz que trae al mundo.

¿Dónde está la seguridad en el mundo de hoy? ¿Dónde está la protección contra el mal? ¿Dónde está la luz de guía que podemos seguir de forma segura para llegar al puerto de refugio en las tormentas que afligen al mundo? . . .

A pesar de todo, la luz divina brilla desde el cielo. A pesar de la agitación universal, llega un ofrecimiento de seguridad divina contra la cual no prevalecerán las puertas del infierno.

Esta luz, este faro, esta roca de la estabilidad es el Evangelio de Jesucristo, que fue restaurado sobre la tierra en nuestros días.

El Señor sabía qué condiciones enfrentaría su moderna Iglesia. Sabía que los poderes del mal buscarían destruirla. Pero el Todopoderoso decretó que debería ir por toda la tierra hasta que la llene, sin desalentarse por las condiciones del mundo, ilesa de los ataques de sus enemigos, para no ser destruida ni ser entregada a otro pueblo.

Mientras él establecía su Iglesia, el Señor dijo: “Es la hora undécima, y la última vez que llamaré obreros a mi viña”.

Como para reprender a los incrédulos además declaró:

“Esta Iglesia que yo he establecido”. Nadie tiene por qué malentender esta clara declaración. Fue un acto de Dios.

“Este es mi evangelio”. Estas palabras son igualmente claras, pronunciadas en cuanto a las enseñanzas del profeta José Smith.

“Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Sólo el Evangelio de Cristo podrían formar la base de este trabajo.

Evangelio ahora es reingresado al mundo, el único plan divino, una vez perdido en medio de la oscuridad pero traído otra vez en una brillante realidad.

Se moverá hacia adelante de manera constante, sin ser detenido, mientras se prepara para la segunda venida gloriosa del Hijo de Dios.

Ahora hay dos grandes movimientos que se desempeñan de forma simultánea, previo a ese gran día. Uno de ellos es el progreso hacia delante de la Iglesia restaurada de Jesucristo. El otro es el derramamiento de las tribulaciones que se predijeron en las Escrituras.

Nunca iterferirán entre sí. Ambos seguirán adelante sin restricciones. Cada uno va a lograr sus propios fines.

Pero el Evangelio, la Roca de Cristo, la Iglesia restaurada, el “cuerpo” de Cristo al final va a salir triunfante, y los Santos, finalmente, serán recibidos por el glorioso Redentor en su venida.

En medio de todas las tribulaciones, y vemos muchas hoy en día, la Iglesia seguirá como imponente refugio para los justos de todas las naciones.

Ofrece la única verdadera seguridad en la tierra hoy, porque el Señor ha prometido que Él protegerá sus Santos en medio de las tribulaciones del mundo.

La Iglesia se ha convertido en una luz que guía a la humanidad, señalando el camino a través de la oscuridad, llevando a cada alma fiel al puerto de paz.

Las conferencias que hacen periódicamente son significativas. Para los Santos, traen fe renovada, garantía fresca, y un estímulo para llevar adelante la obra del Señor.

Para la humanidad en general, llevan el mensaje de la vida, la esperanza, el perdón, y la rehabilitación.

Para un mundo confundido por muchos que están perdiendo sus creencia, ¡qué gran consuelo puede proveer una nueva revelación moderna de Dios! Esa revelación ahora ha sido restaurada.

Para un mundo destruído por cientos de diferentes credos, ¡qué tranquilidad se obtiene de cierto conocimiento de la verdad revelada! Esa verdad ahora ha sido restaurada.

Para un mundo desgarrado por el odio y la amargura, ¡qué esperanza nos trae un nuevo y divino mensaje de paz! Ese mensaje está ahora entre nosotros, traída a la tierra a través de una revelación moderna de Dios.

En la conferencia general, estas verdades una vez más se proclaman. ¡Dios ha hablado de nuevo!

 

 

 

 

Este artículo es un extracto de “Way to peace” de Mark E. Petersen y fue publicado en ldsliving.com, como  “How We Can Find Peace in the Gospel No Matter What Happens in the World”.

Español ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company