Este es mi artículo número 500 en BlogSUD. La Fundación para lo Mejor me hizo algunas preguntas acerca de mí misma, mi fe y mis experiencias escribiendo sobre el mormonismo por este hito.

Terrie, ¿qué le impulsó a compartir su fe en línea?

Conseguí mi primera computadora cuando aún era lo bastante inusual como para que la mía fuera una atracción turística local y estuve en línea mucho antes que la mayoría de la gente. Como escritora, estoy en mi computadora todo el día y es natural para mí pasar tiempo compartiendo lo que me importa más. Se me pidió explicar el mormonismo en varios sitios y disfruté escuchar de personas que estaban sorprendidas por lo que han aprendido. Lo he estado haciendo desde entonces.

¿Cuáles han sido algunas de las recompensas? ¿Recuerda alguna respuesta específica a su escritura que haya sido particularmente significativa?

Escribí un artículo sobre Para la Fortaleza de la Juventud, un folleto para los adolescentes mormones que explica el comportamiento moral apropiado. Un ministro de los jóvenes de otra fe me escribió y dijo que su iglesia no ofrecía nada de eso y su juventud lo necesitaba. Quería saber si yo pensaba que a mi iglesia le importaría si él entregaba copias de este folleto a los adolescentes en su congregación y lo utilizaba para ayudarles a elegir un estilo de vida moral. Le aseguré que no habría problema con eso, ya que los mormones sienten que estas normas benefician a los adolescentes de cualquier fe.

Mis correos electrónicos preferidos son de personas que me dicen que ahora entienden que mucho de lo que han escuchado acerca de los mormones no es cierto y que tienen la intención de ayudar a corregir los errores cuando los oyen.

¿Cómo el evangelio de Jesucristo ha afectado su perspectiva en lo que respecta a la adversidad?

Una vez estaba lidiando con próximo un cambio de vida que me asustaba. Oré al respecto y recibí en mi corazón un recordatorio de que si estoy preparada, no tenía ninguna necesidad de temer. Más tarde, en la frustración, oré y le dije a Dios que yo había hecho todos los preparativos y todavía estaba asustada. Un pensamiento muy claro me vino a la mente: “Te dije que no era necesario tener miedo. Yo no he dicho que no podías elegir tener miedo”.

Me di cuenta de que eso era lo que estaba haciendo. Estaba eligiendo el miedo en lugar de la fe. Desde entonces, he tratado de poner mis pruebas en manos de Dios. Me he dado cuenta de que todas las pruebas a las que me enfrento tienen un propósito, y muchas veces, he sido capaz de ayudar a los demás, porque he pasado por lo que están enfrentando. He aprendido y crecido a partir de ellas, cuando me lo he permitido. Cuando tengo una prueba, confío en Dios y en Jesucristo y busco las lecciones que se pueden aprender, y luego escribo acerca de las lecciones.

¿Cómo se siente personalmente acerca de Jesucristo ?

Por qué comparto mi fe mormona

Crecí en un hogar con padres que tenían diferentes religiones y no asistía a ninguna iglesia regularmente. Mi madre leía historias de la Biblia para mí y aprendí a rezar una pequeña oración antes de acostarme. Era más una tradición que una forma de vida.

Después de unirme a la Iglesia, me di cuenta de que los mormones veían a Jesucristo de una manera muy personal. Mi amiga Nanette me dijo una vez que cuando ella ora, se imagina a Jesucristo sentado a su lado mientras habla y esto hace que sea más fácil para ella tener una oración muy personal. Me di cuenta de que tenía que conocerlo como una persona muy real que me ama y está personalmente involucrado en mi vida. Cuando estudio el evangelio, oro, o canto himnos, me pregunto lo que esto me enseña sobre el Salvador y cómo se aplica a mí.

Tener esta relación personal con Jesucristo lo ha cambiado todo. Hay alguien que realmente me entiende y no importa cuán asilada me sienta durante una prueba, siempre hay una persona que sabe lo que estoy pasando y que da perfectos consejos. He tenido un montón de retos en mi vida y tener a alguien que me ayuda a través de ellos los ha hecho manejables. Me encanta tener un enfoque eterno de mi vida, porque es muy fácil quedar atrapado en el lado temporal de las cosas. Tener una relación personal y amorosa con Cristo me ayuda a mirar más allá de hoy hacia la eternidad.

 

¿Qué crees que es lo que más ha perdido el mundo?

Thomas S. Monson, el actual profeta mormón, dijo:

Nos encontramos tan ocupados en la vida cotidiana; no obstante, si diésemos un paso atrás y mirásemos bien lo que estamos haciendo, quizás nos daríamos cuenta de que nos hallamos sumidos en cosas que carecen de importancia. En otras palabras, muchas veces pasamos casi todo el tiempo atareados con cosas que en el gran plan de la vida no tienen demasiada relevancia, y descuidamos lo que es más importante (Presidente Thomas S. Monson, “¿Qué he hecho hoy por alguien?“, Liahona, noviembre de 2009).

Creo que un gran número de problemas y argumentos del mundo se resolverían fácilmente si nos fijáramos en ellos desde una perspectiva eterna. Recordaríamos que todas las personas, incluso alguien con quien no estamos de acuerdo, es un hijo de Dios que es amado profundamente. Recordaríamos que las cuestiones temporales que nos emocionan tanto hoy no tienen ningún impacto eterno y por lo tanto no vale la pena gastar nuestra vida o trabajar excesivamente. Tenemos que centrar más de nuestro tiempo y nuestras emociones en los temas eternos de la vida y no lo trivial.

¿Qué le dirías a una audiencia que duda de que Dios vive y que puedan conocer la verdad?

Cuando yo estaba aprendiendo acerca del mormonismo, le dije a una amiga que deseaba que hubiera un experimento científico que me ayudara a saber lo que es verdad. Sentía que todo lo que podía hacer era adivinar y odiaba las adivinanzas. Ella me dijo que ella sabía lo que era verdad y me enseñó a orar en busca de respuestas en lugar de sólo una suposición o tratar de acercarme a las cosas sólo intelectualmente.

Como he mencionado anteriormente, es importante llegar a conocer a Dios y a Jesucristo. Tenemos que aprender de Dios a través de las Escrituras y de las personas que lo conocen. Entonces tenemos que hablar con Él, no se puede llegar a conocer a la gente con quien nunca hablamos. Incluso si pensamos que nadie está escuchando, podemos hablar y luego sentarnos en silencio para ver qué impresiones entran en nuestra mente. Con el tiempo, conforme vayamos conociendo mejor a Dios, aprenderemos a reconocer cuándo esos pensamientos vienen de Él.

¿Cuáles son algunas de sus pasiones personales?

Me encanta enseñar, sobre todo si la lección involucra tableros de franela y títeres. Yo eduqué a mis hijos en casa, que ahora son mayores, y ahora enseño a preescolares en la iglesia. Me encanta la historia y por eso me gusta la genealogía, que es la historia hecha personal. La capacidad de conectarme con mi familia y averiguar cómo me convertí en mí misma es muy emocionante. Siempre me han gustado los libros, la escritura y la lectura. Desde una perspectiva del Evangelio, mis doctrinas favoritas implican profetas, familias, el papel de la mujer, y la bondad cristiana, y escribo mucho sobre esto.

¿Puede compartir una o dos doctrinas que estén dolorosamente ausentes en el cristianismo general que se hayan revelado en nuestros días, sobre las que ha escrito?

Cuando tenía diez años, asistí a un programa de verano en una iglesia del vecindario. Estábamos aprendiendo sobre el Antiguo Testamento, y cuando aprendí sobre los profetas, supe de inmediato que el concepto de un profeta resolvía el problema con el que ya estaba luchando, ¿cómo saber realmente lo que es verdadero si todas las iglesias están en desacuerdo? Le pregunté a la maestra quién era el profeta en la actualidad y me dijo que no necesitábamos uno. No pude saberlo mejor, si no lo necesitábamos, sólo habría una iglesia. Una vez que supe quién era el profeta y lo confirmé a través de la oración, la vida se volvió mucho más sensible. Para mí, un profeta en la actualidad tiene el mismo propósito que un profeta en el pasado para mostrarnos lo que Dios quiere que hagamos y lo que es realmente verdadero.

Cuando estaba en séptimo grado, escribí una historia para la escuela sobre una chica que preguntó: “¿Cuál es el punto de tener una familia, si no es para siempre?” Yo no era mormona entonces, pero cuando escribí esas palabras, sabía que eran verdaderas, las familias estaban destinadas a estar juntas para siempre. Me habían dicho desde la primera infancia que en el Cielo todo sería perfecto y que sería más feliz de lo que podía imaginar. No puedo ser feliz sin mi familia. ¿Quién quiere vivir para siempre solo? La mayoría de las personas ni siquiera quiere pasar esta vida sola. Creo que el mundo sería muy diferente si entendiéramos los potenciales eternos de nuestras familias.

¿Puede compartir un resumen de su conversión al Salvador y Su Evangelio, y un enlace a la versión más completa para nosotros?

Mis padres, que tienen diferentes religiones, decidieron que sus hijos podían elegir sus propias creencias. Lo tomé como una responsabilidad sagrada incluso cuando era niña, pero cuanto más buscaba, más confundida me sentía. Soy una hacedora de listas compulsiva así que empecé un cuaderno de apuntes en el que hice una lista de todas las doctrinas de las que aprendí. Los marqué como verdadero, no verdadero, o tal vez. Yo tenía una idea de que revisar estas tres columnas de alguna manera me ayudaría a encontrar una iglesia.

Comencé a desarrollar algunas ideas acerca de la verdad que no pude encontrar en ninguna de las iglesias que estudié, profetas modernos y familias eternas, por ejemplo. Busqué un Dios amoroso que estuviera involucrado personalmente en mi vida y una fe que requiriera una gran cantidad de mí y que me cambiaría. ¿Cuál era el punto de una religión que no requiriera de mi ser la mejor cristiana que pudiera ser?

Finalmente la encontré, pero no donde nadie pensó que lo haría. Una parte de mi historia se puede encontrar aquí en la emisión de agosto de 1996 de New Era, una revista oficial de la Iglesia (en inglés).

 

Recursos adicionales :

Perfil de Terrie Lynn Bittner en Mormon.org (en inglés)

 

Algunos de los artículos populares de Terrie:

Lo que significa ser una madre mormona

El Dios Mormón: bondadoso y amoroso

 

Esta entrada fue escrita por 

Terrie Lynn Bittner

 

Terrie Lynn Bittner