Pdte. Nelson: Los lazos de amor continuarán más allá de las puertas de la muerte

Hace poco estuve escuchando “Tears in Heaven” de Eric Clapton. La canción se trata acerca del dolor que sintió Clapton tras la muerte de su hijo.

El niño tenía apenas 4 años y se cayó del piso 53 del edificio del amigo de su madre.

En medio de tanta tristeza, Clapton estuvo aislado por un tiempo. Cuando volvió a la música, decidió escribir una canción para su amado hijo. Así surgió “Tears in Heaven”.

También te puede interesarPdta. Jones comparte sentido mensaje tras la muerte de su hijo por cáncer

Mientras intentaba aprender a tocar guitarra, cantaba la letra y fue entonces que me di cuenta de lo que decía Eric Clapton en su canción:

“¿Sabrías mi nombre si te viera en el cielo?”

“¿Sería lo mismo si te viera en el cielo?”

Me gustaría conocer a Eric Clapton algún día, no solo porque creo que es un artista muy talentoso, sino para compartir con él las respuestas a las preguntas que hizo en esta canción.

Es posible que muchas otras personas se hayan hecho la misma pregunta después de perder a alguien a quien amaron mucho.

¿Reconoceremos a nuestro ser querido cuando nos encontremos en el cielo? ¿Será lo mismo?

No tener las respuestas a esas preguntas puede ser desgarrador.

En estos momentos pienso como Alma, hijo, al hablar con una voz que todos pueden escuchar (Alma 29: 1-2) que hay un Plan de Salvación y que la muerte no es el final.

Aunque sabemos que la muerte física es parte del plan de Dios y es una parte natural de la vida, no es la situación más fácil de superar.

Es difícil entender por qué sucedió en ese momento específico, por qué fue así, o incluso qué vamos a hacer con nuestras vidas sin esa persona querida.

Sin embargo, saber lo que viene después de la muerte y las cosas que Dios ha preparado para nosotros puede consolar nuestro corazón y ayudar a aliviar el dolor de perder a un ser querido.

Hace 7 años, mi padre falleció debido al cáncer de hígado.

Los meses que pasó en el hospital, el sufrimiento que vino con la enfermedad y también los momentos que vinieron justo después de su partida fueron unos de los más difíciles de mi vida. Sentí que había perdido el equilibrio.

Mi padre siempre fue mi mayor fuente de conocimiento. Él siempre estaba seguro de las cosas, a veces incluso era un poco terco. Sin embargo, era alguien que siempre sabía qué hacer y tenía consejos sobre lo que debían hacer sus hijos.

Estar sin sus consejos me ha desestabilizado.

Yo ya era miembro de la Iglesia en ese tiempo, pero todavía era difícil.

mãe celestial

Pero, a pesar de todo, nuestro Padre Celestial me envió muchos ángeles, visibles e invisibles, para fortalecerme. Asimismo, me envió al Espíritu Santo para consolarme y ayudarme a recordar que algún día podremos estar con nuestra familia nuevamente.

El presidente Russell M. Nelson enseñó:

“Las relaciones de amor continuarán más allá de las puertas de la muerte y del juicio. Los lazos familiares permanecen gracias a los sellamientos que efectuamos en el templo. Nunca será demasiado recalcar su importancia”.

Mediante las promesas y ordenanzas que hacemos en el templo, la casa del Señor, podremos volver a vivir en familia algún día. ¡Qué maravilloso plan!

Entonces, si pudiera responderle algo a Eric Clapton sobre esta difícil experiencia que tuvo, ¡le respondería que sí! “¡Tu hijo te reconocerá cuando esté en el cielo! Las cosas serán un poco diferentes.

Frases de Jesus

No obstante, el amor que siente por ti y el amor que tú sientes por él no cambiarán. Seguirán siendo padre e hijo para siempre”.

Todo ello se puede lograr por el evangelio restaurado, el poder de Dios en la tierra, las ordenanzas de salvación y, principalmente, por Jesucristo.

El élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce, lo explicó de una forma maravillosa:

“Cuanto más aprendemos sobre el evangelio de Jesucristo, más nos damos cuenta de que los finales aquí en la tierra no lo son en realidad; son simplemente interrupciones, pausas temporales que un día parecerán pequeñas comparadas con el gozo eterno que les espera a los fieles.

Cuán agradecido estoy a mi Padre Celestial porque en Su plan no hay verdaderos finales, sólo comienzos eternos”.

Fuente: Mais Fe

| Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *