Estamos entrando a una nueva era en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que requiere más de los Santos. Si bien la responsabilidad siempre ha estado ahí, existe una mayor urgencia colocada en la ministración y la enseñanza del Evangelio en nuestros hogares.

El Presidente Russel M. Nelson dijo recientemente, “En los días futuros, no será posible sobrevivir espiritualmente sin la influencia guiadora, orientadora, consoladora y constante del Espíritu Santo.” La revelación personal es una de las maneras en que el Espíritu Santo puede guiar y dirigir nuestras vidas.

A continuación, mencionaré algunas cosas que se deben y no deben hacer cuando se trata de recibir revelación personal.

HACER: Estudiar las Escrituras, orar y vivir el Evangelio

revelación personal

También te puede interesar: Los recursos que puedes utilizar para el mejor estudio de las Escrituras de tu vida

La revelación personal requiere de esfuerzo y preparación espiritual. La oración es la forma principal en que nos comunicamos con Dios. Un ayuno con oración también puede ser una forma poderosa de fortalecer tu espíritu y prepararte para recibir revelación. Además, el estudio de las Escrituras puede fortalecer tu espíritu y colocar las semillas de mayor revelación en tu vida.

Finalmente, la compañía del Espíritu Santo es necesaria cuando se busca revelación, “por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas” (Moroni 10:5). Una de las funciones principales del Espíritu Santo es revelar la verdad. Al vivir los principios del Evangelio podemos evitar el comportamiento que aleja al Espíritu Santo.

NO HACER: Esperar que Dios tome cada decisión por ti

revelación personal

No estoy diciendo que Dios no se interesa en tu vida porque si lo hace. Tampoco estoy diciendo que a Él no le importa qué decisiones tomas porque si lo hace.  Él derramará revelación y guiará tu vida si la buscas y aprendes a seguir las impresiones del Espíritu Santo.

Sin embargo, no creo que Dios desee tomar cada mínima decisión en tu vida. ¿Dónde está el progreso en eso? Lanae Valentine dijo, “Si vamos a llegar a ser como Dios es, tendremos que aprender a tomar decisiones. Incluso, decisiones de gran importancia, por nuestra propia iniciativa.”

Dios desea que lleguemos a ser más como Él, pero eso no puede suceder si Él nos toma de la mano durante toda nuestra vida. Él nos guiará, pero creo que Él a veces afloja un poco la correa. A veces, Él quiere que aprendamos a tomar decisiones por nosotros mismos. Considera este sabio consejo que dado en DyC 58: 26 – 28:

26 Porque he aquí, no conviene que yo mande en todas las cosas; porque el que es compelido en todo es un siervo perezoso y no sabio; por tanto, no recibe galardón alguno.

27 De cierto digo que los hombres deben estar anhelosamente consagrados a una causa buena, y hacer muchas cosas de su propia voluntad y efectuar mucha justicia;

28 porque el poder está en ellos, y en esto vienen a ser sus propios agentes. Y en tanto que los hombres hagan lo bueno, de ninguna manera perderán su recompensa.

Recuerda que el plan de Lucifer fue rechazado en el cielo porque quiso quitarnos nuestro libre albedrío. Dios sabía que nuestro libre albedrío era necesario para nuestro progreso y desarrollo. Entonces, al tomar decisiones, no siempre tenemos que depender de Dios para que las tome por nosotros. En cambio, debemos aprender a hacer el bien continuamente, escuchar y obedecer las impresiones del Espíritu Santo.

HACER: Medítalo en tu mente y en tu corazón

Los medios de comunicación representan la mente y el corazón como dos cosas que no concuerdan: la mente representa la razón y la lógica mientras que el corazón representa los sentimientos, las emociones y la intuición.

Sin embargo, cuando el Señor le estuvo enseñando a Oliver Cowdery sobre el espíritu de revelación, dijo que tanto la mente como el corazón eran necesarios: “Sí, he aquí, hablaré a tu mente y a tu corazón por medio del Espíritu Santo que vendrá sobre ti y morará en tu corazón” (DyC 8:2).

Así que presta atención a las impresiones de tu mente y tu corazón. A veces, las impresiones pueden comenzar como un pensamiento y otras, pueden ser un sentimiento.

NO HACER: No dejes que la falta de respuestas te inhiba de la acción

revelación personal

Cuando jugaba fútbol americano en la secundaria, uno de mis entrenadores tenía un dicho que era algo así: “Juega cada bajo a 110 millas por hora. Si cometes un error, hazlo a 110 millas por hora.”

Para mí, este dicho significaba que daría lo mejor de mí en cada jugada sin importar las circunstancias. Una vez, cuando jugué como defensa, me atraparon fuera de posición.  Pensé que mi función era ir en contra cuando se suponía que debía quedarme atrás de la cobertura. Reconocí mi error solo después de comenzar a correr hacia el mariscal de campo. Me di cuenta de que había un gran agujero en nuestra cobertura por mi culpa. Era demasiado tarde para intentar recuperarme y ya estaba muy cerca del mariscal de campo, así que seguí bombardeando. El mariscal de campo sintió la presión y lanzó un pase incompleto.

A pesar de que desempeñé la función  equivocada en ese juego, elegí actuar. Si hubiera dejado de jugar, el equipo contrario probablemente habría expuesto nuestra defensa.

Ahora, no estoy diciendo que solo debemos actuar impulsivamente sin considerar las consecuencias de nuestras decisiones. Sino, estoy diciendo que debemos ser agentes activos del bien. Nefi, cuando recibió el mandamiento de regresar a la ciudad de Jerusalén para obtener las planchas de bronce, “fue guiado por el Espíritu, sin saber de antemano lo que tendría que hacer” (1 Nefi 4:6). No fue hasta que actuó fielmente que el Señor le reveló lo que debía hacer.

Recuerda que antes de que el Señor dividiera el Mar Rojo, les dio el mandamiento a los hijos de Israel de “ponerse en marcha” (Éxodo 14:15). A veces, el Señor nos exige que caminemos fielmente y a ciegas por un breve momento antes de que Él derrame Sus revelaciones y milagros.

HACER: Ten paciencia mientras buscas revelación personal

revelación personal

Creo que a veces pensamos en la experiencia de revelación como encender la luz en una habitación oscura. Esperamos que la luz y el conocimiento inunden instantáneamente. Sin embargo, según el Élder Bednar, las experiencias como estas no son la norma. En cambio, la revelación tiende a ser más como el aumento gradual de la luz de un amanecer.

El aumento gradual de la luz que irradia el sol naciente es semejante a recibir un mensaje de Dios “línea por línea, precepto por precepto” (2 Nefi 28:30). La mayoría de las veces, la revelación viene en pequeños incrementos a lo largo de cierto tiempo, y se concede de acuerdo con nuestro deseo, dignidad y preparación. De manera gradual y delicada, esas comunicaciones del Padre Celestial “[destilan] sobre [nuestra alma] como rocío del cielo” (D. y C. 121:45). Este modelo de revelación tiende a ser más común que infrecuente.

No supe que el Libro de Mormón era verdadero después de solo leerlo una vez. Mi testimonio vino después de años de estudio y oración. Entonces, se paciente mientras buscas revelación personal. Continúa preparándote y busca la mano de Dios en tu vida. Aunque es posible que no sepas todo en este momento, trata de reconocer las formas en que el Espíritu Santo te ha ayudado a ver la verdad hasta este punto.

NO HACER: Intentar recibir revelación personal por alguien fuera de tu mayordomía

revelación personal

Es posible que hayas escuchado esta historia antes: Un joven se acerca a una joven y dice: “He estado orando y he recibido una respuesta. Dios me ha dicho que debes ser mi esposa.” La joven confundida responde: “Bueno, ¡Dios no me lo ha dicho!”

Le daré mi apoyo a este joven por ser increíblemente audaz, pero el problema que tengo con sus acciones es que trató de recibir revelación por alguien fuera de su mayordomía. La revelación no funciona así.

Un hermano ministrante puede recibir revelación sobre cómo puede ministrar mejor a una familia, una madre puede recibir revelación sobre cómo puede ayudar mejor a su familia, un obispo puede recibir revelación sobre cómo puede servir mejor en su barrio y el Presidente Nelson, el profeta, puede recibir revelación sobre cómo dirigir los asuntos de la Iglesia de Cristo, pero nunca nadie recibirá revelación por alguien sobre quien no tiene responsabilidad.

Esto puede ser difícil para alguien que siente que una enseñanza del profeta contradice algo que cree que es correcto. Sabemos que todos los humanos, incluso los profetas, son imperfectos. Sin embargo, es importante darte cuenta de que solo el profeta posee las llaves y la mayordomía para recibir revelación para toda la Iglesia. Esto significa que a menudo podemos ver cosas que no son claras para nosotros. Aunque la siguiente historia es una leyenda urbana, sin base objetiva, puede servir como una excelente parábola que enfatice este punto:

Un barco de guerra estaba navegando en el mar en medio del mal tiempo. El capitán estaba en el puente de mando. Estaba nublado. Justo después de oscurecer, el puesto de observación divisó una luz a estribor. El capitán preguntó si estaba estable o en movimiento. El puesto de observación respondió que la luz era estable, lo que significa que estaban en rumbo directo de colisión con ese barco. El capitán ordenó al puesto de observación que le enviara una señal al otro barco:

“Cambia de rumbo 20 grados. Estamos en rumbo de colisión.”

La señal regresó, “es recomendable que cambies de rumbo.”

El capitán indicó, “Soy capitán. Cambia el rumbo 20 grados.”

“Soy un marinero de segunda clase. Será mejor que cambies de rumbo 20 grados,” fue la respuesta.

El capitán estaba furioso y envió nuevamente la señal, “Soy un acorazado. ¡Cambia de rumbo!”

La señal regresó: “Soy un faro. Tu llamada.”

Así como un faro puede advertir a los barcos de las orillas peligrosas, la voz del profeta del Señor puede ser una voz de advertencia. Podemos poner a los demás y a nosotros mismos en peligro cuando permitimos que nuestro orgullo endurezca nuestros corazones e impida que demos oído al consejo profético.

Artículo originalmente escrito por Derek Lange y publicado en thirdhour.org con el título “The Do’s and Don’ts of Receiving Personal Revelation.”