3 preguntas que te ayudarán a comprender tu potencial divino

El 23 de marzo, en un devocional en BYU-Hawái, el élder Kazuhiko Yamashita, Setenta Autoridad General, junto a su esposa, la hermana Tazuko Yamashita, respondieron tres preguntas que te ayudarán a comprender quién eres y cuál es tu identidad divina.

“Cada persona que viene a la tierra luchó por el reino de Dios antes de nacer y continúa haciéndolo en la tierra al compartir, enseñar y vivir el evangelio de Jesucristo. Comprender estos principios puede ayudarte a comprender quién eres”.

¿Recuerdas que hacías antes de nacer?

También te puede interesarCreyendo más en ti: ¿Cómo descubrir tu potencial divino?

“Tú eres un hijo de Dios. Vivías con tus Padres Celestiales. Si bien todos eran felices en ese tiempo, el Padre Celestial sabía que Sus hijos no podrían progresar ni desarrollar características como las Suyas sin alejarse de Él por un tiempo”, dijo el élder Yamashita.

Para lograrlo, cada uno de nosotros necesitaría dejar su hogar premortal, obtener un cuerpo físico, dejar su cuerpo físico al morir y reunirse con él en la resurrección.

“Si pasas esas pruebas, recibirás la plenitud del gozo que ha recibido tu Padre Celestial”, dijo el élder Yamashita.

Nuestro Padre Celestial convocó un gran consejo en el cielo para presentar Su plan para que Sus hijos regresaran a Él y llegasen a ser como Él. “Lo llamamos el plan de salvación”, dijo.

Élder Yamashita. Foto: Church News

En este consejo, cada persona aprendió que, en la tierra, un velo cubriría sus recuerdos para que pudieran elegir el bien o el mal y seguir al Padre Celestial basándose en la fe en lugar del conocimiento o la memoria de Él.

“Él te ayudaría a reconocer la verdad cuando la escuches de nuevo en la tierra”.

Algunos serían engañados y no seguirían el evangelio. Además, habría pruebas en la tierra como enfermedad, desilusión, dolor, tristeza y muerte. “No obstante, entendiste que atravesarías estas pruebas para tu experiencia y bien”, dijo el élder Yamashita.

Sin embargo, el Padre Celestial proporcionaría un Salvador para que Sus hijos pudieran vencer el pecado y la muerte, y hacer posible que regresaran a Él.

expiación

“Jesús estuvo dispuesto a venir a la tierra, dar su vida por ti y tomar sobre sí tus pecados. Él, como Su Padre Celestial, quería que tú eligieras si obedecerías los mandamientos de nuestro Padre Celestial. Él sabía que debías tener la libertad de elegir y demostrar que eres digno de la exaltación”, enseñó el élder Yamashita. 

No fue el único que se ofreció como voluntario. Satanás dijo que redimiría a toda la humanidad y tomaría toda honra por su salvación.

Nuestro Padre Celestial eligió a Jesucristo como Salvador. Debido a esto, Satanás se rebeló y hubo una guerra en el cielo en la que la tercera parte de las huestes del cielo fue expulsada.

“Durante esta guerra en el cielo, estoy seguro de que estabas en primera línea. Estoy seguro de que fuiste elegido y fuiste un espíritu increíble. Estoy muy orgulloso de ti”, dijo el élder Yamashita.

Misioneros retornados, ¿qué regalos trajeron a casa?

Muchos de los que escucharon el devocional eran misioneros retornados, por lo que el élder Yamashita extendió su gratitud por su servicio y sacrificio. Luego, les preguntó qué regalos trajeron a casa.

El élder Yamashita citó diez dones que según el presidente Hinckley todo misionero debería llevar a casa del campo misional:

1. Un testimonio de la realidad viva de Dios, nuestro Padre Eterno y Su Hijo, Jesucristo

2. Una gran comprensión del evangelio

3. Amor por las personas entre las que trabajan

4. Un mayor amor y aprecio por sus padres

5. Comprensión del significado del trabajo arduo

6. Una comprensión más amplia del significado y el verdadero valor de la virtud personal

7. Mayor aplomo, la capacidad de conocer personas, conversar con ellas

8. El coraje para actuar

9. La fe para hacer

10. La humildad para orar

“Sirvieron al Señor en la gran obra de proclamar el evangelio y establecer el reino de Dios. Muchas gracias por todo lo que han hecho”, dijo el élder Yamashita a los misioneros retornados que participaron del devocional.

El Setenta alentó a los ex misioneros a continuar ejerciendo fe en Jesucristo, arrepentirse, amarse y ayudarse unos a otros, ministrar a los demás, leer el Libro de Mormón, ir al templo, hacer la noche de hogar, orar, asistir a la reunión sacramental y adorar al Señor los domingos, invitar a otros a venir a Cristo y testificar de Él y de Su sacrificio expiatorio.

“Sé que han traído muchos buenos recuerdos de su campo misional. No escondan esos recuerdos. Por favor, continúen usando esos recuerdos que trajeron de su campo misional para su vida”, dijo el élder Yamashita.

¿Estás listo para ser un misionero?

Hermana Yamashita. Foto: Church News

La hermana Yamashita se dirigió a aquellos que aun no han servido en una misión y contó su experiencia personal al respecto.

A los 24 años, ella sintió la impresión del Espíritu de ir a la misión. Sin embargo, le preocupaba si hacer caso a esa impresión le haría perder la oportunidad de casarse.

“Una vez más, el Espíritu Santo descendió hacia mí y me dijo exactamente con mucha fuerza: ‘No te preocupes por tu futuro. La paz sea con tu alma. Todo mi cuerpo estaba lleno del Espíritu, paz y amor… Me comprometí de nuevo a seguir con mi misión”, dijo.

Poco después, fue llamada a servir en la Misión Japón Tokio Norte, donde conoció a un joven maravilloso. Cada vez que escuchaba su testimonio, se llenaba del Espíritu.

Un mes después de terminar su misión, sintió la impresión de escribirle una carta a este joven. No esperaba recibir una respuesta. En esa carta, el joven la invitó a salir en una cita y, después de tres meses, se casaron.

“¿Recuerdan lo que el Espíritu me dijo antes de mi misión? Me dijo, ‘No te preocupes, la paz sea con tu alma.

El Padre Celestial te ama realmente. El Padre Celestial conoce tus necesidades’”, dijo la hermana.

Al vivir el Evangelio y seguir las impresiones del Espíritu Santo, tú también puedes sentir esa paz en tu alma.

Para concluir, el élder Yamashita le dijo a la audiencia que son el batallón del Señor:

“Estuvieron luchando con Satanás y sus seguidores en primera línea durante esa guerra en el cielo. Ahora, están luchando con Satanás y sus seguidores al frente de esta tierra como espíritus elegidos”.

Fuente: Church News

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *