Como la carta de una niña le recordó a esta mujer que la muerte no es el final

familias gratitud

Tengo un par de anteojos que se encuentran sobre mi escritorio para recordarme que debo ser siempre agradecida. Los llamo mis anteojos de gratitud. 

No es necesario que me los ponga. El simple hecho de verlos allí me recuerda que debo mirar la vida desde una perspectiva de gratitud sin importar las circunstancias.

Recientemente, mi familia pasó por un momento muy difícil, y al mirar a través del lente de mis anteojos de gratitud, he podido ver las increíbles bendiciones y las entrañables misericordias que el Señor nos ha dado.

Fuente: Canva

Todo comenzó cuando el COVID golpeó a todos en mi casa. Esto me incluía a mí, a mi esposo, a mi suegros y a mi cuñado con necesidades especiales. 

No compartimos esta noticia con muchas personas. No queríamos que se preocuparan y no pensamos que necesitaríamos ayuda. Pensamos que éramos lo suficientemente fuertes para llevar esta carga por nuestra cuenta.

No teníamos idea de que la carga sería más grande de lo que imaginamos y que el Señor enviaría personas a nuestras vidas para ayudarnos a sobrellevarla. Tendríamos que dejar nuestro orgullo y estar dispuestos a recibir el amor y la bondad cristianos que estaban a punto de inundar nuestro camino.

Todo comenzó con una sandía. Cuando mi amiga Joy se enteró de que estaba enferma. Me habló para preguntarme qué podía hacer para ayudarme. Se ofreció a traernos la cena, comprarnos comestibles o ayudarnos en lo que pudiera. 

Fuente: Canva

Mi corazón se conmovió, pero mi orgullo entró en acción. Le envié un mensaje de texto y le agradecí, pero le dije que estábamos bien y que no necesitábamos nada. Ella tenía muchas ganas de ayudar y me preguntó si al menos podía dejar una sandía en nuestro porche.

Me encanta la sandía, así que acepté. Lo irónico fue que había perdido el sentido del gusto a causa del virus. Aunque no pude saborear lo dulce que era la sandía, la textura era suave y se sentía muy agradable, especialmente porque venía de mi buena amiga.

Un par de semanas después, Joy volvió a aparecerse en el porche con otra sandía. Esta vez, la sandía no se trajo como ofrenda a una mujer que estaba enferma con el virus.

Se trajo como ofrenda a una mujer que tenia un ser querido en el hospital y en estado crítico. Para entonces, todos en mi familia se habían recuperado del virus, excepto mi suegro, Papito.

Fuente: Canva

La salud de Papito era mala antes de contraer el virus, y cuando mi esposo lo llevó a la sala de emergencias, le diagnosticaron neumonía. Permaneció en el hospital durante una semana y media y luego fue trasladado a un hospital de rehabilitación, donde permaneció durante otra semana y media antes de fallecer pacíficamente.

Mientras Papito estaba en el hospital y después de su fallecimiento, nuestra familia recibió una efusión de amor y ministración de personas de todas las edades.

La profundidad de la gratitud que siento no puede expresarse adecuadamente con palabras. Una de mis escrituras favoritas se encuentra en Alma 26:16. Dice: 

“He aquí, ¿quién puede gloriarse demasiado en el Señor? Sí, ¿y quién podrá decir demasiado de su gran poder, y de su misericordia y de su longanimidad para con los hijos de los hombres? He aquí, os digo que no puedo expresar ni la más mínima parte de lo que siento”.

Créditos: Briana Tozour. Unsplash.

Por favor acepta mi intento por darte una idea del profundo amor y gratitud que mi familia y yo hemos sentido en nuestros corazones durante las últimas semanas.

Agradecimos a las buenas personas de nuestro barrio que llevaron comida deliciosa a nuestro hogar. Estos bondadosos miembros han dominado el arte de cocinar mucho mejor que yo, y aprecié cada bocado de cada comida que no tuve que preparar. 

Su servicio me dio tiempo para llorar y coordinar los arreglos del entierro en lugar de tener que preocuparme por lo que debía preparar para la cena cada noche.

Una hermana incluyó un delicioso pastel de melocotón junto con la cena que nos trajo. Nuestra familia comió la mayor parte, pero dejó un poco para el día siguiente. Me costó mucho dormir esa noche. 

Fuente: Shutterstock

Me desperté preocupada a las 2 de la mañana y comí algunos bocados del pastel. Fue un regalo especial para mí, y le agradecí a la hermana por lo que lo llamé mi “pastel de consuelo”.

Agradecimos los hermosos arreglos florales y las notas reconfortantes que abarrotaron nuestra casa. Una nota particularmente preciosa vino de la hija de 6 años de nuestra amiga, Elsie. Ella escribió el siguiente mensaje:

“Queridos Miguel y Gina, los quiero mucho y lamento profundamente que su papá falleciera. Probablemente fue difícil para ustedes. Fue difícil para mí cuando mi bisabuelo también murió. Me alegro que vayan a poder verlo en el cielo y sé que siempre estará en sus corazones”.

Mi corazón se derritió al leer estas tiernas palabras de nuestra joven amiga. Ella continuó diciendo que si alguna vez la necesitáramos, podríamos llamarla y que estaría allí. Yo le creí. Creí que la dulce y pequeña Elsie estaría ahí para nosotros.

Fuente: Canva.

Hubo muchas personas que estuvieron allí para ayudarnos, incluidas las enfermeras y el terapeuta respiratorio llenos de bondad y amor que estaban conmigo y con mi esposo en el hospital el día que falleció Papito. 

Estamos profundamente agradecidos por su amor, bondad y compasión en aquel día tan difícil de nuestras vidas.

Hay una cita del élder Holland que describe perfectamente cómo nos sentimos por cada persona que nos amó, apoyó y se acercó a nosotros durante este tiempo:

“De hecho, los cielos nunca parecen estar más cerca que cuando vemos el amor de Dios manifestado en la bondad y la devoción de personas tan buenas y puras, que la palabra “angelical” es la única que acude a mi mente”.- “El ministerio de los ángeles”

Ahora, cuando miro mis anteojos de gratitud, recuerdo a las muchas personas llenas de bondad que nos prestaron servicio cuando más los necesitábamos. Su dulce servicio me inspira a buscar formas pequeñas y sencillas de servir a los demás todos los días.

Fuente: Church of Jesus Christ

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *