Entre los muchos anuncios históricos hechos en esta última Conferencia General, la hermana Bonnie H. Cordon comunicó el nuevo lema de las mujeres jóvenes.

Cada domingo las mujeres jóvenes de la Iglesia en todo el mundo se reunirán y recitarán estas palabras:

Soy una hija amada de Padres Celestiales, con una naturaleza divina y un destino eterno.

Como discípula de Jesucristo, me esfuerzo por llegar a ser semejante a Él. Busco revelación personal y actúo en conformidad con ella y ministro a otras personas en Su santo nombre.

Seré testigo de Dios en todo momento, en todas las cosas y en todo lugar.

A medida que me esfuerzo por ser merecedora de la exaltación, valoro el don del arrepentimiento y procuro mejorar cada día. Con fe fortaleceré mi hogar y mi familia, haré y guardaré convenios sagrados y recibiré las ordenanzas y las bendiciones del santo templo.

Si bien el sentimiento del nuevo lema es el mismo, hubo cambios significativos.

Cambios en la redacción

mujeres jóvenes

También te puede interesarPreguntas y respuestas sobre los ajustes realizados en los Hombres y Mujeres Jóvenes durante la Conferencia General

Los cambios más evidentes provienen de la manera en que se redacta el nuevo lema.

La hermana Cordon les pide a las mujeres jóvenes, sus madres y líderes que “noten el cambio de ‘nosotras’ a primera persona, ‘yo’. Estas verdades se aplican a ti personalmente. Eres una hija amada de Padres Celestiales. Eres una discípula de nuestro Salvador, Jesucristo, bajo convenio”.

El lema también les dice a las mujeres jóvenes que son “hijas de Padres Celestiales”, un cambio del antiguo lema que sólo hace referencia al Padre Celestial. El cambio es sutil, pero importante. Significa el reconocimiento respetuoso de nuestros Padres Celestiales como una unidad, en lugar de seres separados.

Es importante que las jóvenes comprendan la realidad de ambos padres, en lugar de sólo un Padre Celestial.

Los “valores de las mujeres jóvenes” – fe, naturaleza divina, valor individual, conocimiento, elección y responsabilidad, buenas obras, integridad y virtud – también se retiraron del lema y fueron reemplazados por palabras como “discípula” y “arrepentimiento”.

Esto no significa que las mujeres jóvenes deban dejar de esforzarse por estos valores, sino que permite que las jóvenes desarrollen otros atributos y se enfoquen en otros objetivos en lugar de restringirlas a una lista.

Un destino eterno

En la oración inicial del lema, se les dice a las jóvenes que son valiosas ya que tienen una “naturaleza divina” y un “destino eterno”.

La hermana Cordon promete que “comprender estas verdades cambiará la manera en que enfrentes los desafíos. El saber cuál es tu identidad y propósito, te ayudará a alinear tu voluntad con la del Salvador”.

La hermana Cordon continuó diciendo, “el centro de todo lo que hacemos en las Mujeres Jóvenes es nuestro deseo de ayudarte a ganar una fe firme en el Señor Jesucristo y un conocimiento seguro de tu identidad divina como una hija de Dios”.

Enfoque en el arrepentimiento

perdonarte

El enfoque del lema en el arrepentimiento también se resalta como una nueva adición. Anima a las jóvenes a “valorar el don del arrepentimiento y [buscar] mejorar cada día”.

Los Santos de los Últimos Días saben que, como discípulos de Jesucristo, el arrepentimiento a través de Jesucristo es necesario para llegar a ser como Él.

El enfoque en el arrepentimiento para los jóvenes es muy valioso para ayudarlos a comenzar su camino hacia el discipulado.

El lema reconoce la necesidad de “esforzarse” por llegar a la exaltación, en lugar de simplemente “calificar” para ello. El lema también alienta a las jóvenes a esforzarse por recibir revelación personal como parte de su empeño por ser más como el Salvador.

¿Qué piensas del nuevo lema de las mujeres jóvenes? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

Esta es una traducción del artículo que fue escrito originalmente por Jane Ballif y fue publicado en thirdhour.org con el título “3 Things That Stand out in the New Young Women Theme”.