Las relaciones de amistad interreligiosa pueden parecer improductivas ante la creciente intolerancia religiosa y el extremismo, pero el Dr. Mohammad Al-Issa cree que puede cambiar el mundo.

El destacado líder musulmán, que se desempeñó como secretario general de la Liga Mundial Musulmana desde agosto de 2016, argumenta que la paz se hace posible a través de nuestras conexiones personales, y se encuentra en Utah esta semana para hacer nuevos amigos con personas que tengan valores similares a los suyos.

liberta religiosa

El Dr. Mohammad Al-Issa, secretario general de la Liga Musulmana Mundial, toma asiento en una reunión con la junta editorial de Deseret News en el Triad Center en Salt Lake City el lunes 4 de noviembre de 2019. Foto por Scott G Winterton, Deseret News

Al-Issa se reunirá con líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y políticos estatales para hablar sobre el valor del entendimiento mutuo y la cooperación significativa. 

También te puede interesar: Cómo los padres pueden ayudar a proteger la libertad religiosa en las escuelas públicas

Se reunió con la junta editorial de Deseret News/KSL este pasado lunes y dijo que el compromiso interreligioso es el antídoto contra el aislamiento religioso, que es una fuente de extremismo violento.

El concepto de que “somos similares, que somos hermanos y hermanas, no se enfatiza lo suficiente”, dijo.

Al-Issa, quien anteriormente se desempeñó como ministro de justicia de Arabia Saudita, busca tratar de cambiar eso viajando por el mundo para hablar sobre la tolerancia y a la vez crear puentes entre las diferencias religiosas. Él dijo que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días era una aliada natural en su búsqueda.

“Me di cuenta de que la Iglesia [de Jesucristo] hace mucho énfasis en el conocimiento, en entender a los demás y respetar a los demás”, dijo.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días agradece las oportunidades que tiene para entablar amistades con personas de otras religiones, dijo Eric Hawkins, portavoz de la Iglesia.

liberta religiosa

El Dr. Mohammad Al-Issa, secretario general de la Liga Musulmana Mundial, en la reunión con la junta editorial de Deseret News en el Triad Center en Salt Lake City el lunes 4 de noviembre de 2019. Foto por Scott G Winterton, Deseret News

“Tenemos la suerte de disfrutar de relaciones cordiales y personales con líderes de muchas religiones, incluso en la comunidad musulmana, y agradecemos el poder trabajar juntos en los esfuerzos que promueven la paz, la bondad y la preocupación por los demás”, dijo.

Aceptar la diversidad es una forma clave de contrarrestar el extremismo, que a menudo surge de creer que solamente existe una verdadera forma de vivir o una verdadera religión a seguir, dijo Al-Issa, quien se reunió previamente con el Papa Francisco y el Comité Judío Americano.

Esta creencia puede alimentar los ataques terroristas, así como justificar los límites de la libertad religiosa. Según el Centro de Investigación Pew, más del 80% de la población mundial vive en países que imponen restricciones altas o muy altas a la práctica religiosa.

Si bien los extremistas existen en casi todas las tradiciones religiosas, a menudo están asociados con el Islam. Al-Issa y otros miembros de su organización, la Liga Mundial Musulmana, desean cambiar eso defendiendo expresiones moderadas de su fe.

libertad religiosa

El Dr. Mohammad Al-Issa, secretario general de la Liga Musulmana Mundial, habla en una reunión con la junta editorial de Deseret News en el Triad Center en Salt Lake City el lunes 4 de noviembre de 2019. Foto por Scott G Winterton, Deseret News

En mayo, la Liga Mundial Musulmana reunió a representantes de casi 150 países y 27 sectas diferentes del Islam en La Meca, Arabia Saudita, para discutir el aumento global del odio y la intolerancia y qué se podría hacer para detenerlo. Emitieron la Carta de la Meca, que insta a todos a celebrar la diversidad y rechazar la violencia por motivos religiosos.

“Todas las personas, independientemente de sus diferentes etnias, razas y nacionalidades, son iguales ante Dios”, explica el documento.

Además de apoyar la cooperación interreligiosa a través de conferencias y eventos, la Liga Mundial Musulmana aborda el extremismo al abogar por mejores programas de educación para los jóvenes. Los maestros necesitan hablar sobre cómo debemos tratarnos los unos a los otros, dijo Al-Issa.

Deben enseñar “humanidades, ética … y cómo tratar con los demás, cómo aceptar a los demás”, dijo.

organizaciones benéficas

Los maestros pueden hacer que los niños reconozcan los problemas con ideologías radicales incluso antes de que hayan oído hablar de ellas, señaló Al-Issa.

“La educación no es sólo moldear las mentes de los niños. Es crear dentro de ellos anticuerpos que los harán inmunes a ciertos tipos de ideologías”, dijo.

La educación, así como las relaciones de amistad interreligiosa, pueden parecer una solución demasiado simplista, pero Al-Issa cree que es un buen punto de partida en los esfuerzos que contribuyen a crear un futuro más pacífico. Él piensa que el cambio es posible, incluso cuando parece que las probabilidades están en su contra.

“Tenemos que ser optimistas”, dijo.

Este artículo fue escrito originalmente por Kelsey Dallas y fue publicado originalmente por desert.com bajo el título “Why a prominent Muslim leader is visiting with Latter-day Saints this week