El llamamiento misional que todos recibimos en esta crisis mundial

Con cada día que pasa, la tecnología se convierte en una parte más importante de nuestra vida. ¿Cuántas búsquedas en Google o Youtube hiciste hoy? ¿Despertaste y encendiste tu celular?

La primera cosa que muchas personas hacen después de conversar con los misioneros es investigar sobre la Iglesia en Internet.

En esta época de aislamiento temporal debido a la pandemia de COVID-19, incluso el trabajo de los misioneros se ha trasladado a Internet. ¿Estamos contribuyendo para que esas personas encuentren testimonios sinceros del Evangelio restaurado de Jesucristo en línea?

También te puede interesarMejores días están por venir, confía en Él, no desesperes

En 2014, el Élder David A. Bednar dijo:

“Mis queridos hermanos y hermanas, lo que se ha logrado hasta ahora en esta dispensación al comunicar mensajes del Evangelio a través de los medios de las redes sociales es un buen comienzo, pero es sólo una pequeña gota. Ahora les extiendo la invitación para que ayuden a transformar esa gota en un diluvio”.

“A partir de aquí y de este día, los exhorto a que inunden la tierra con mensajes llenos de rectitud y de verdad, mensajes que sean auténticos, edificantes y dignos de alabanza, y que literalmente inunden la tierra como con un diluvio”.

¡FELICIDADES! Acabas de recibir un llamamiento misional. ¿Tu misión? Predicar el Evangelio de Jesucristo… en línea.

“¿Por qué debo hacer eso?”

Cada vez que pienso en eso, la siguiente cita viene a mi mente:

“Al crecer su propio entendimiento del sacrificio del Salvador, también conocido como la expiación de Jesucristo, aumentará en usted el deseo de compartir el Evangelio. Sentirá, como sintió Lehi, la gran ‘importancia de dar a conocer estas cosas a los habitantes de la tierra’”.

Esta es una fórmula muy simple que uso en mi vida: Si no siento el deseo de predicar el Evangelio, necesito entender mejor la Expiación de Jesucristo.

“Pero no soy muy bueno en eso”

instagram

Yo tampoco lo soy. Pero, si Nefi pudo construir un barco, creo que dar nuestro testimonio en las redes sociales o escribir un mensaje a alguien está a nuestro alcance.

Me gusta mucho esta cita del Élder Dieter F. Uchtdorf:

“El deseo de crear es uno de los anhelos más profundos del alma humana. No importa cuáles sean nuestros talentos, formación, orígenes o aptitudes, todos tenemos un deseo inherente de crear algo que no existía”.

“Toda persona puede crear algo. No se necesita dinero, posición social ni influencia para crear algo que tenga valor o belleza”.

Las personas desean conocer y entender las creencias de los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de forma genuina y honesta. Necesitan tu testimonio.

“Está bien, pero ¿cómo hago eso?”

Vivir el Evangelio

Predicar el Evangelio en línea debe ser parte de nuestra vida diaria. El celular ya está en nuestras manos. Entonces es fácil:

  • Comparte el contenido que produce la Iglesia
  • Escribe en un blog personal
  • Publica una foto del templo
  • Comparte una escritura del Libro de Mormón
  • Crea una página o proyecto con tus amigos
  • Comparte una escritura o discurso con alguien

Si quieres tener aún menos trabajo, el contenido que realiza la Iglesia y los miembros está aquí, listo para ser utilizado. Simplemente haz clic en “compartir”.

Puede haber críticas y puede tomar algún tiempo ver los frutos. Pero, como dice una frase muy famosa:

“Para que el mal prevalezca, solo es necesario que la gente buena no haga nada”.

Fuente: Mais Fé

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *