NUEVA YORK

Los profesionales de los Santos de los Últimos Días que trabajan y viven en la ciudad de Nueva York tienen la oportunidad y el deber esenciales de defender la libertad religiosa en una de las ciudades más influyentes del mundo.

Ese fue el mensaje entregado el jueves por el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, en el banquete anual de la Asociación Profesional de Santos de los Últimos Días de Nueva York en la Iglesia Riverside de Manhattan.

defender la libertad religiosa

La asociación presentó al Fiscal General de Nueva York, Eric Schneiderman con su Premio de Liderazgo Visionario. Alrededor de 400 personas asistieron al evento, incluyendo el élder Von G. Keetch, un Setenta de la Autoridad General, y el élder Gordon H. Smith y el élder David L. Buckner, Setentas del Área.

Durante el discurso principal de la noche, el élder Christofferson destacó su aprecio por Schneiderman y sus esfuerzos por desarrollar relaciones con los líderes de la Iglesia.

“El Fiscal General Schneiderman ha acogido gentilmente a nuestros líderes locales en un servicio de Shabat, asistió a una reunión sacramental y tuvo la amabilidad de permitirnos recibirlo en una gira por el nuevo templo de Filadelfia el año pasado”, dijo. “Nuestros líderes locales también hablan muy bien de aquellos que trabajan con él en su oficina”.

El fiscal general, agregó, también que está comprometido a proteger losderechos religiosos de todas las personas” y establece un ejemplo de liderazgo positivo para todos los líderes electos que lo siguen.

El élder Christofferson, que es solo uno de los muchos miembros de los Doce que han hablado sobre la libertad religiosa en los últimos años, centró los comentarios del jueves en lo que las personas pueden hacer para “ayudar a fomentar una cultura” que valora la libertad religiosa.

“Digo fomentar una cultura que valora la libertad religiosa porque no son solo las leyes que sostienen la libertad de religión o de expresión o reunión, o las otras libertades esenciales que a veces damos por sentadas”, dijo. “Si llega el momento en cualquier sociedad de que la cultura predominante no valora suficientemente estas libertades, entonces las leyes, incluso las constituciones, no serán suficientes para sostenerlas y preservarlas”.

Señaló un momento en la historia de los mormones en el siglo XIX cuando la garantía constitucional de la libertad religiosa no protegía a los primeros Santos de los Últimos Días.

“Sin una apreciación en la cultura por el valor y las contribuciones de la religión, el libre ejercicio de la religión está en peligro”.

La ciudad de Nueva York sigue siendo un centro global de influencia cultural, económica y política. Los líderes en las comunidades empresariales, religiosas y cívicas de la ciudad, incluidos los profesionales de los Santos de los Últimos Días, pueden desempeñar un papel clave en la configuración de esa influencia, dijo.

El élder Christofferson sugirió tres formas en que los profesionales pueden preservar la libertad religiosa.

1. Comiencen por educarse

defender la libertad religiosa

“Estudien los problemas“, dijo. “Aprendan por si mismos lo que significa la libertad religiosa, por qué es importante y cómo se la está amenazando. Nuestra Iglesia ha desarrollado un sitio web, religiousfreedom.lds.org, que es un buen lugar para comenzar”.

2. Luego, exprésense al respecto

defender la libertad religiosa

Busquen maneras apropiadas para ayudar a los niños, vecinos, amigos y compañeros de trabajo a comprender la importancia de permitir el libre ejercicio de la fe y la conciencia.

“Ayuden a aquellos con quienes se asocian en el lugar de trabajo a entender que un creciente cuerpo de investigación demuestra que proteger la libertad religiosa es bueno para los negocios”.

El élder Christofferson citó estudios de buena reputación que demuestran que la libertad religiosa es un factor clave en el crecimiento económico global.

“Reconozcan y compartan las contribuciones que las personas creyentes y las instituciones religiosas hacen a sus comunidades”, agregó. “A medida que las personas aprecien el bien significativo que surge del ejercicio de las creencias religiosas, comprenderán mejor por qué se debe proteger el derecho a ejercer tales creencias”.

Absténgase de emitir opiniones sobre la libertad religiosa “como una cuestión de política partidaria”. El apoyo al libre ejercicio de la religión debe trascender “las escaramuzas políticas del momento”. Todos los estadounidenses deberían trabajar para su preservación.

“Recuerden, cuando defienden la libertad de actuar según sus creencias religiosas, también deben proteger los derechos de los demás a hacer lo mismo”.

El élder Christofferson dijo que algunos podrían creer que es imposible equilibrar el derecho a la libertad religiosa con leyes de no discriminación diseñadas para proteger a “nuestros hermanos y hermanas LGTB”.

“No nos suscribimos a ese enfoque”, dijo. “Más bien, en la sociedad pluralista en que ahora vivimos, creemos que un enfoque de “justicia para todos”, que se esfuerza por equilibrar las salvaguardias razonables para las personas LGTB mientras se protegen los derechos religiosos clave, es la mejor manera de superar las divisiones agudas y la presente división cultural en nuestra nación”.

3. Luego, involúcrense

defender la libertad religiosa

Únanse a otros en la comunidad: “Mis hermanos y yo apreciamos las alianzas fructíferas y las amistades profundas que hemos desarrollado con otros líderes de fe mientras trabajamos juntos en asuntos importantes como la libertad religiosa”, dijo.

Las personas que están dispuestas a educarse a sí mismas, hablar y unirse a otros puede hacer la diferencia, concluyó.

“Pueden ayudar a lograr un renacimiento de la importancia de la libertad religiosa para todos en los corazones y las mentes de sus conciudadanos en esta parte del mundo que tiene más influencia”.

Al aceptar el premio, Schneiderman dijo que es el trabajo de cada generación de americanos hacer que el país, en palabras de la Constitución, sea “cada vez más perfecto“.

[Y la historia estadounidense] es de personas de todas las religiones que, a veces en gran riesgo personal, se han levantado contra la intolerancia y por la libertad religiosa. … Libertad para uno significa libertad para todos”.

En 2011, la oficina de Schneiderman creó una unidad de Derechos Religiosos como parte de sus esfuerzos continuos para prevenir la discriminación religiosa en el lugar de trabajo, según Mormon Newsroom.

“Después de que fui elegido, lancé nuestra iniciativa religiosa de derechos para asegurarnos de que cada neoyorquino tenga el derecho de rendir culto como lo desee y de ejercer plena y libremente su religión, no solo en un día específico designado, sino en toda su vida, sin temor a ser atacado o perseguido”, dijo Schneiderman, un devoto seguidor del judaísmo.

“Y a medida que establecimos eso nos pusimos en contacto con muchos líderes de fe, y así es como me contacté por primera vez y comencé lo que se ha convertido en una relación profunda, rica y gratificante con la comunidad [de los Santos de los Últimos Días] de Nueva York”.

Este artículo fue escrito originalmente por Jason Swensen y fue publicado en .com, con el título  Mormons in New York City have key opportunity to defend religious freedom in influential city Español © 2017