La vida después de la muerte – 6 Percepciones sobre el mundo de los espíritus

mundo de los espíritus

Estas son sólo algunas de las enseñanzas de los Profetas y Apóstoles sobre el mundo de los espíritus. Son como copos de nieve en la parte superior del iceberg.

También te puede interesar:Cómo se siente cuando un espíritu abandona su cuerpo + otras ideas sobre la muerte y el mundo de los espíritus

En 1990, asistí a la conferencia anual de la Asociación Internacional de Estudios Cercanos a la Muerte, realizada ese mismo año en Washington, DC con Robert Millet. No sabíamos muy bien qué esperar. ¿La conferencia estaría llena de “cazadores de ovnis”, personas con sombreros de papel de aluminio y cosas similares?

Pero no fue así en lo absoluto. Había científicos, médicos, académicos de muchas disciplinas académicas, teólogos y clérigos de diversas religiones, y muchas mujeres y hombres buenos que habían experimentado algún tipo de encuentro con el mundo de los espíritus y buscaban darle sentido a todo.

Tan impresionante como fue esa reunión, lo que más me impactó fue que la mayoría de estas personas generalmente no estaban familiarizadas con las creencias de los Santos de los Últimos Días acerca de la vida después de la muerte. Me hizo darme cuenta de que poseemos doctrinas únicas y profundas sobre el rol del espíritu que quizás nosotros damos por sentado.

Jane Elizabeth Manning James

Recientemente leí una declaración en un libro publicado por la Universidad de Yale que confirma la naturaleza distinta de nuestras creencias. Los autores Colleen McDannell y Bernhard Lang dijeron lo siguiente:

“Si bien la mayoría de los grupos cristianos contemporáneos descuidan las creencias de la vida después de la muerte. Lo que les sucede a las personas después de morir es crucial para las enseñanzas y rituales [Santos de los Últimos Días]. 

La teología celestial es el resultado no de una mera especulación, sino de una revelación dada a los líderes de la Iglesia presentes y pasados…

No ha habido… alteración de la comprensión [Santos de los Últimos Días] sobre la otra vida desde su articulación por José Smith. En todo caso, los Santos de los Últimos Días en el siglo veinte se han vuelto aún más audaces al afirmar la importancia de su teología celestial…

 A la luz de lo que perciben en un mundo cristiano que ha dejado de creer en el cielo, muchos Santos de los Últimos Días se sienten aún más responsables de definir el significado de la muerte y la vida eterna.” (Cielo: Una historia, New Haven: Yale University Press, 1988, 312-13).

Aquí hay solo algunos de estos profundos principios sobre la vida después de la muerte que son exclusivos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

1. La comprensión de la vida después de la muerte trae consuelo

Es evidente que los antiguos profetas tenían cierta comprensión del mundo espiritual. En el Antiguo Testamento, el autor de Eclesiastés escribió que después de que morimos, “regresamos a Dios” (Eclesiastés 12:7). 

Jesús, hablando al ladrón en la cruz, dijo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). Pedro claramente enseñó que Cristo fue a predicar el evangelio en el mundo espiritual (ver 1 Pedro 3: 18–20; 4: 6). Sin embargo estos antiguos profetas no nos dan ninguna descripción de cómo es el mundo espiritual o en dónde está.

Como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenemos la bendición de tener la perspectiva adicional de la revelación moderna. Estoy sorprendido de cuánto y con qué frecuencia enseñaron los primeros profetas y apóstoles sobre el mundo de los espíritus. 

El Profeta José Smith enseñó mucho sobre la muerte y el mundo espiritual, a lo que él llamó los “principios de consolación”. De hecho, algunos de los discursos doctrinales más importantes del Profeta fueron en los funerales. 

Prácticamente todas las familias de Nauvoo habían sido afectadas por la muerte, especialmente las muertes de niños. Así que, por supuesto, los santos estaban preocupados por lo que iba a ser de sus ancestros y seres queridos fallecidos. Se preguntaron si sus antecesores podrían obtener la exaltación como lo había enseñado el profeta José, y él enseñó mucho al respecto.

A través de estas enseñanzas, podemos saber que nuestros seres queridos están en paz, que están cerca de nosotros y que están comprometidos en una obra muy grande, y que tienen una reserva de esperanza interminable provista gracias a la Expiación del Salvador.

2. La otra vida es un lugar de descanso

mundo de los espíritus

Me encanta esta declaración del profeta José Smith. Es relatada por Benjamin F. Johnson, quien dijo del Profeta: 

“Con una respiración profunda, como un suspiro de cansancio,…se hundió pesadamente en su silla y dijo: ‘¡Oh! Estoy tan cansado, tan cansado de que a menudo anhele demasiado mi día de descanso. Por que, ¿qué ha habido en esta vida para mí?, más que sólo tribulaciones.’”

Cuando piensas en lo que habían pasado los santos, particularmente en Misuri, y cómo llegaron a lo que supusieron que sería un lugar de paz y descanso en Nauvoo, las nubes de tormenta empezaron a agruparse nuevamente. 

Sabes que deben haberse preguntado, “¿Cuándo encontraremos descanso?”. Me recuerda a las palabras de “Oh, está todo bien” a ese estado, “Aunque morir nos toque sin llegar, ¡oh, qué gozo y paz!”

Esta promesa de paz y descanso eventual está en el centro mismo de las enseñanzas del Profeta sobre la muerte, el mundo espiritual y el consuelo. Él testificó repetidas veces que para los fieles, “todo está bien” en el momento de la muerte, o, como lo dijo una revelación anterior, “Y acontecerá que los que mueran en mí no gustarán la muerte, porque les será dulce.” (DyC 42:46)

3. El mundo espiritual está justo aquí en la Tierra

mundo de los espíritus

En la visita de José Smith a la granja de Benjamin Johnson, mencionado anteriormente, le dijo a Benjamin: 

“Desde niño que he sido perseguido… ¿Por qué no debería anhelar mi tiempo de descanso? ​​No estaría muy lejos de ti, y al otro lado del velo todavía estaría trabajando contigo, con un poder mucho mayor, para andar sobre este reino.”

Esta historia resalta otra doctrina importante del Evangelio restaurado, el mundo de los espíritus está aquí en la tierra y los espíritus de nuestros seres queridos difuntos están en realidad entre nosotros. 

Esta doctrina es tan reconfortante para los santos como única entre las creencias cristianas de la vida después de la muerte. Nuestra familia y amigos fallecidos no se han ido, tampoco están lejos, muy lejos o en algún “cielo” lejano. 

El Profeta José Smith enseñó:

“No están lejos de nosotros, y conocen y comprenden nuestros pensamientos, sentimientos y movimientos, y a menudo sienten dolor por ello.”

Creo que es la única doctrina de la salvación para los muertos que realmente da un significado personal a la doctrina del mundo de los espíritus. 

Las enseñanzas de los primeros miembros enfatizaron la cercanía de nuestra familia, la cercanía del mundo de los espíritus, la relación entre los dos planos y el hecho de que los espíritus continúan interesados ​​e íntimamente involucrados en la obra del Señor en ambos lados del velo.

4. El mundo de los espíritus será familiar

mundo de los espíritus

La Sección 77 de Doctrina y Convenios proporciona una comprensión profunda de cómo es el mundo de los espíritus y cómo se compara con nuestra existencia mortal. 

El Señor le dijo al Profeta José: “Siendo lo espiritual a semejanza de lo temporal, y lo temporal a semejanza de lo espiritual.”

Este importante principio nos enseña no sólo que tenemos dentro de nuestro templo terrenal un espíritu inmortal que generalmente se parece a nuestros cuerpos, sino también que, en gran medida, el mundo de los espíritus se ve y está organizado de la misma manera que el mundo terrenal.

Brigham Young enseñó

“Cuando estén en el mundo de los espíritus, todo les parecerá tan natural como lo son ahora las cosas. Los espíritus estarán familiarizados con espíritus en ese mundo; conversarán, contemplarán y ejercerán toda clase de comunicación entre sí tan habitual y naturalmente como cuando estaban aquí en sus tabernáculos. 

Allá, como aquí, todas las cosas serán naturales y ustedes podrán apreciarlas como ahora aprecian aquí las cosas naturales.”

Esto, para mí, es otro “principio de consuelo”. Algunos pueden pensar que todos los espíritus en el mundo de los espíritus flotan en las nubes, tocan arpas. Otros pueden pensar que lo único que sucede allí es la obra misional. Pero sabemos que eso no es cierto. 

Enseñaremos y seremos enseñados, serviremos y nos prestarán servicio, tal como aquí. Allá conversaremos, reiremos y lloraremos, y nos involucraremos en actividades significativas y productivas, tal como acá.

5. La Expiación abarca a los que están en el mundo de los espíritus

Dios

En el mundo de los espíritus, la ley de restauración es un retorno absolutamente perfecto y justo por nuestras acciones en la vida. Obtenemos lo que dimos. Experimentamos todos los efectos de nuestras propias elecciones.

La primera pregunta que surge en respuesta a esto es, ¿qué pasa con el arrepentimiento? ¿Y todavía tendré que tener ese resultado de vida si me he arrepentido? 

La respuesta es que cuando nos arrepentimos, la expiación de Jesucristo nos limpia y nos purifica; nos hace nuevas criaturas. Entonces, sí, tendremos una resultado de la vida, pero ese resultado de vida será de la nueva criatura, o de la nueva vida que Cristo ha creado en nosotros.

Otra doctrina que inspira esperanza es la increíble obra de salvación que se lleva a cabo en el mundo de los espíritus. Tiene una aplicación directa para todos nosotros, ya que todos estaremos involucrados de alguna manera en ese trabajo.

El Presidente Wilford Woodruff enseñó que el sacerdocio y los oficios que tenemos en esta vida nos acompañarán en el mundo de los espíritus. Nos involucramos en los mismos tipos de servicio y ministerio que usamos aquí para el sacerdocio.

6. Obtendremos una gloria incalculable en la otra vida

velo

Aunque el mundo de los espíritus, como lo enseñó Brigham Young, parecerá tan natural como las cosas aquí en la tierra, se llenará de “gloria incalculable”.  A veces bromeo pensando que el mundo de los espíritus se parece más a la televisión de alta definición, mejorada con una resolución increíble y hermosos detalles.

Ese poder espiritual y la gloria permiten que los espíritus, al menos los espíritus justos, posean capacidades y experimenten condiciones que no podríamos tener de la misma manera en este mundo caído con cuerpos mortales. Eso explica algunas de las enseñanzas más notables de los primeros miembros.

Viajes mejorados

Por ejemplo, Brigham Young enseñó que cuando entremos en el paraíso seremos “libres de viajar a la velocidad de la luz”. Comparó ese movimiento espiritual, incluido lo que hoy llamamos “viaje en el tiempo”, a la velocidad de la luz o de la electricidad (o tal vez podríamos agregar fibra óptica, satélites e internet). 

Estos, dijo Brigham, “proporcionan una buena ilustración de la capacidad y el poder del Todopoderoso… Cuando pasemos al mundo de los espíritus, poseeremos una medida de este poder”. Quizás esto es lo que quiso decir el Profeta José cuando dijo que los espíritus justos estaban “envueltos en fuego ardiente”.

Comunicación mejorada

asumir con fe

El Elder Orson Pratt habló extensamente sobre el modo de comunicación en el mundo de los espíritus. Allí, dijo, la comunicación no depende de las ondas de sonido y los nervios auditivos en nuestros oídos. Por el contrario, nos comunicamos mente a mente, espíritu a espíritu.

En mi investigación encontré muchos relatos de personas, que no eran miembros, que estuvieron cerca de la muerte y que hablaron de esta comunicación telepática. Esto puede sonar como algo salido de Star Trek, pero en realidad las escrituras y los profetas lo describen como el “espíritu de revelación”, es decir, Dios nos habla a nuestras mentes y corazones (véase DyC 8:2–3). Esa es la comunicación perfecta.

Aprendizaje mejorado

Hay otro aspecto de esta capacidad mejorada de los espíritus justos en el mundo espiritual que realmente espero ansias. Es una mayor capacidad para aprender y retener el conocimiento. 

El Presidente Brigham Young declaró:

“No dejaré de aprender mientras viva, ni cuando llegue al mundo de los espíritus; pero allí aprenderán con mayor facilidad”.

sufrir

Orson Pratt explicó esta habilidad declarando:

“En lugar de pensar en un canal, el conocimiento se brindará desde todos los sectores; vendrá a la luz como la luz que fluye del sol, penetrando cada parte, informando al espíritu y dando comprensión acerca de diez mil cosas al mismo tiempo; y la mente será capaz de recibir y retener todo.”

¡Increíble! ¡Qué asombroso debe ser el otro lado!

Estas son sólo algunas de las enseñanzas de los Profetas y Apóstoles sobre el mundo de los espíritus. Son como copos de nieve en la parte superior del iceberg. Cuanto más estudio y aprendo sobre el mundo de los espíritus, más enriquece mi vida. 

Nuestro conocimiento de cómo será el más allá nos ayuda a saber cómo deberíamos ser aquí y ahora. Las perspectivas del Evangelio sobre la muerte nos enseñan mucho sobre la vida.

Este artículo es una adaptación y fue escrito originalmente por Brent L. Top y fue publicado originalmente por ldsliving.com bajo el título “Life After Death: 6 Insights into the Spirit World

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *