13 cosas que no sabías sobre los primeros templos de la Iglesia de Jesucristo

templos De la Iglesia

Al leer el nuevo libro de historia de la Iglesia Santos, tomo II, “Ninguna mano impía”, quedé sorprendido al encontrar acontecimientos y hechos con los que no estaba familiarizado.

Lleno de lo bueno y lo malo que vino con establecerse en Utah y vivir una nueva religión para los pioneros, el libro lo cubre todo, desde la edificación de templos y el crecimiento de la obra misional hasta los desafíos con la poligamia y los detalles que rodean los horribles sucesos de Mountain Meadows.

De hecho, fueron tantos los datos curiosos e interesantes que encontré que pensé compartirlos con ustedes en una series de artículos. ¡Comenzaremos con los 3 templos pioneros de la Iglesia! El templo de St. George, el templo de Logan y el templo de Salt Lake.

También te puede interesar: 5 fotos nunca antes vistas de la construcción original del Templo de Salt Lake

1. Cada barrio realizó una fiesta para recaudar fondos para la edificación del templo de St. George

Templo de St. George. Foto: Utah State Historical Society

“Más adelante ese mismo año, cada barrio de Salt Lake City organizó una fiesta para recaudar dinero a fin de terminar el Templo de St. George.

Al saber que Heber Grant, de veinte años, era un joven confiable y con muchos amigos, Edwin Woolley, el obispo del Barrio 13, le pidió que organizara la fiesta del barrio. “Quiero que hagas que sea un éxito”, indicó a Heber”.

Lee más aquí.

2. El templo de St. George se convirtió el primer lugar donde se realizaron investiduras por los muertos y el uso de ropa blanca en el templo

“El 9 de enero, Wilford Woodruff entró en la pila bautismal del templo con Susie, hija de Brigham, que ahora tenía dieciocho años y estaba casada con un joven llamado Alma Dunford.

Valiéndose de una muleta y un bastón, Brigham se paró y actuó como testigo mientras Wilford bautizaba a Susie por una amiga de ella fallecida, lo cual fue el primer bautismo a favor de los muertos en el Templo de St. George.

Posteriormente, Wilford y Brigham colocaron las manos sobre la cabeza de Susie y la confirmaron a favor de la persona fallecida.

Dos días después, Wilford y Brigham supervisaron las primeras investiduras por los muertos que se han efectuado dentro de un templo. Luego, Wilford se dedicó casi todos los días a efectuar la obra del templo.

Empezó a vestir un traje blanco; esta fue la primera vez que alguien usó prendas blancas en vez de ropa de vestir normal como parte de las ceremonias del templo. Lucy, la madre de Susie, quien también se dedicaba de igual manera a la obra del templo, usaba un vestido blanco a modo de ejemplo para las mujeres”.

Lee más aquí.

3. Después de que se dedicó el templo de St. George, Brigham Young le pidió a Wilford Woodruff y a otras personas que registraran las ordenanzas del templo

Lorenzo Snow

Primera presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1893. De izquierda a derecha: Lorenzo Snow, Wilford Woodruff y George Q. Cannon

“Mientras Wilford trabajaba en el templo, Brigham le solicitó a este y a otros líderes de la Iglesia que pusieran por escrito la ceremonia de la investidura y las demás ordenanzas del templo. Desde la época de José Smith, las palabras de las ordenanzas se habían preservado solamente de forma oral.

Ahora que las ordenanzas se efectuarían lejos de la sede de la Iglesia, Brigham quería que las ceremonias estuviesen escritas para garantizar que ocurrieran del mismo modo en cada templo.

Al estandarizar las ordenanzas, Brigham se hallaba cumpliendo una comisión que le había dado José Smith tras las primeras investiduras en Nauvoo.

“Esto no está bien organizado, pero hemos hecho lo mejor que pudimos dadas las circunstancias”, José le había dicho por entonces. “Quisiera que usted se ocupara de este asunto, y organizara y sistematizara todas estas ceremonias””.

Lee más aquí.

 4. Un grupo de shoshones, incluido un líder de los shoshones llamado Sagwitch, ayudó a construir el templo de Logan

Templo de Logan, Utah. Foto: Utah State Historical Society

“Esa primavera, al norte de Utah, Sagwitch, su esposa Moyogah y otros dieciséis shoshones ascendieron la colina que lleva al templo de Logan.

El templo había sido concluido y dedicado el año anterior; era un testamento de la fe y la esforzada labor de los santos del norte de Utah y sur de Idaho. Sagwitch y otros santos shoshones estaban entre los que habían trabajado incansablemente para edificar el templo.

Los shoshones habían recorrido un largo trayecto para llegar al templo. Habían pasado doce años desde que Sagwitch y más de doscientos shoshones se unieran a la Iglesia. Ellos adoraban en su propio barrio y en su lenga nativa.

Sagwitch y Moyogah habían sido sellados en la Casa de Investiduras y el hijo de Sagwitch, Frank Timbimboo Warner, había sido llamado como misionero entre los shoshones”.

Lee más aquí.

5. Los cimientos del Templo de Salt Lake permanecieron enterrados por casi tres años (de 1858 a 1861)

Templo de Salt Lake City. Foto: Utah State Historical Society

“Un puñado de santos fueron al este para participar en la guerra, pero la mayoría de los miembros de la Iglesia se conformaron con quedarse en Utah y edificar Sion.

Ese verano, Brigham Young propuso desenterrar los cimientos del templo, que habían permanecido sepultados desde el traslado hacia el sur, para comenzar a edificar las paredes del templo. También anunció un plan, ya en marcha, para construir un gran teatro a pocas cuadras del sitio del templo”.

Lee más aquí.

6. Los planos originales del templo de Salt Lake contaban con dos salones de asambleas y torres de madera

Templos

“Durante los siguientes meses, los Apóstoles lograron mucho bajo el liderazgo de Wilford. Si bien el Templo de Manti estaba casi listo para dedicarse, el Templo de Salt Lake, más grande y complejo, aún estaba lejos de terminarse. 

Los planos originales para el templo contemplaban dos grandes salones de asambleas que ocuparían los pisos superior e inferior del edificio. Sin embargo, mientras estaba en la clandestinidad, John Taylor había considerado un nuevo plano que eliminaría el salón de asambleas inferior y proporcionaría mucho más espacio para salas de investiduras. 

Ahora, Wilford y los Doce consultaron con los constructores sobre cuál sería la mejor manera de llevar a cabo esos planes. También aprobaron una propuesta para terminar las seis torres del templo en granito en lugar de madera, como se había pensado originalmente”.

Lee más aquí.

7. Para terminar el exterior del templo, se necesitaron recaudar 175,000 dólares adicionales

La Iglesia responde pautas covid-19

“Poco después de que George Q. Cannon iniciara la reunión, John Winder, consejero del Obispado Presidente, informó a la asamblea que se requerirían por lo menos otros 175 000 dólares para terminar el templo. Amueblar el interior costaría aún más.

Wilford Woodruff habló de su ferviente deseo de que el templo se terminara a tiempo. Luego, George instó a los hombres que estaban en la sala a utilizar su influencia para recaudar los fondos necesarios. Se esperaba que cada estaca recolectara cierta cantidad según su tamaño y los medios de cada familia.

Los hombres que se hallaban en la sala sintieron el Espíritu con fuerza y accedieron a ayudar. Un hombre, John R. Murdock, recomendó que todos los presentes dijeran cuánto estaban dispuestos a donar personalmente al templo. Uno por uno, los líderes de la Iglesia se comprometieron generosamente, prometiendo una contribución total de más de 50,000 dólares”.

Lee más aquí.

8. Los cambios en los planos originales del templo incluían luces eléctricas, calefacción a vapor y ascensores

La respuesta de la iglesia de Jesucristo

“George estaba especialmente impresionado con las características modernas del templo. “Es sorprendente los cambios que han ocurrido a través de las invenciones desde que se trazaron los primeros planos del templo”, escribió. Truman Angell, el arquitecto original del templo, había planeado calentar e iluminar el templo con estufas y velas. 

Ahora las nuevas tecnologías permitían que los santos instalaran luces eléctricas y un sistema de calefacción a vapor por todo el edificio. Los obreros también estaban instalando dos ascensores a fin de que los participantes pudieran trasladarse fácilmente de un piso a otro”.

Lee más aquí.

9. Las sesiones de dedicación del templo se llevaban a cabo dos veces al día hasta que todos los miembros de la Iglesia que deseaban participar pudieran asistir

Templo de Salt Lake

Foto del Templo de Salt Lake 1893

“Los días previos a la dedicación del Templo de Salt Lake estuvieron llenos de actividad y conmoción. Aún se realizaban trabajos en el templo el día antes de la fecha en que ese abrirían las puertas. Mientras tanto, las calles de la ciudad estaban abarrotadas de visitantes que llegaban a cada hora en tren, calesas y a caballo. 

Los líderes de la Iglesia habían decidido llevar a cabo dos sesiones dedicatorias al día hasta que todos los miembros de la Iglesia que desearan participar pudieran asistir. Ahora, decenas de miles de santos estaban planeando ir a Salt Lake City esa primavera para ver la Casa del Señor con sus propios ojos”.

Lee más aquí.

10. Una de las hijas de Brigham Young, Susa Young Gates, fue la periodista oficial de todas las sesiones de dedicatoria

Susa Young Gates

“En el interior del templo, Susa Gates se sentó ante la mesa del registrador en el extremo este del salón de asambleas. Por ser una de las periodistas oficiales de los servicios dedicatorios, Susa elaboraría las minutas de la reunión en taquigrafía.

A pesar de estar a solo unas semanas de dar a luz, hizo planes para asistir e informar sobre cada una de las docenas de sesiones programadas”.

Lee más aquí.

11. El joven Wilford Woodruff tuvo visiones de sí mismo dedicando un templo en las montañas

“A continuación, el presidente Wilford Woodruff se puso de pie para dirigirse a los santos. “He esperado este día durante los últimos cincuenta años de mi vida”, dijo.

De joven, había tenido una visión en la que él dedicaba un magnífico templo en las montañas del oeste. Más recientemente, había soñado que Brigham Young le había dado un juego de llaves para el Templo de Salt Lake.

“Vaya y abra ese templo”, dijo Brigham, “y permita que la gente entre, todos los que quieran la salvación”.

Después de relatar esas visiones a los santos, Wilford se arrodilló en un taburete acolchado para leer la oración dedicatoria. Con voz fuerte y clara, le suplicó a Dios que aplicara la sangre expiatoria del Salvador y perdonara a los santos sus pecados”.

Lee más aquí.

12. Durante una de las oraciones dedicatorias, el presidente Woodruff oró para que los santos pudieran recordar cómo habían sido ayudados en el pasado para así superar los desafíos futuros

“Durante más de treinta minutos, Wilford expresó agradecimiento y alabó a Dios. Hizo entrega del edificio al Señor, pidiéndole que lo cuidara y lo protegiera. Oró por los cuórums del sacerdocio, la Sociedad de Socorro, los misioneros y los jóvenes y los niños de la Iglesia. 

Oró por los gobernantes de las naciones, por los pobres, los afligidos y los oprimidos, y pidió que todas las personas ablandaran sus corazones y fuesen libres para aceptar el Evangelio restaurado.

Antes de concluir, pidió al Señor que fortaleciera la fe de los santos. “Fortalécenos mediante los recuerdos de las gloriosas liberaciones del pasado, mediante el recuerdo de los sagrados convenios que has hecho con nosotros”, suplicó, “para que al sobrevenirnos la maldad, cuando la dificultad nos rodee, cuando pasemos por el valle de la humillación, no desmayemos, no dudemos, sino que con la fuerza de Tu santo nombre podamos realizar todos Tus rectos propósitos””.

Lee más aquí.

13. Después de la dedicación del templo de Salt Lake, se exhibieron decoraciones especiales enviadas por los santos hawaianos en Laie en el salón celestial

“Después de presentar sus recomendaciones en la entrada del templo, los santos de Iosepa entraron en el edificio y recorrieron sus muchos salones. 

Los santos de Laie habían enviado al templo una pequeña mesa con incrustaciones de madera hawaiana y en una de las esquinas del salón celestial se exhibían dos varas decoradas con plumas de aves hawaianas.

 Las mujeres de las Sociedades de Socorro hawaianas habían confeccionado las varas, llamadas kāhili, que simbolizaban realeza y protección espiritual”.

Lee más aquí.

Fuente: ldsliving.com

Comentarios
Me encantó leer esta parte de la historia de los templos. Mucha, mucha historia De la Iglesia.
Eunice García- Estrada

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Últimos comentarios

Comparte este artículo

Lo más leido