Seguramente has visto los facsímiles del Libro de Abraham en tu copia de la Perla de Gran Precio, pero ¿conoces la historia del Libro de Abraham? La publicación más reciente de Joseph Smith Papers—Revelations and Translations, Volume 4: Book of Abraham and Related Manuscripts [“Los documentos de José Smith –  revelaciones y traducciones, Volumen 4: El Libro de Abraham y manuscritos relacionados”] incluye todos los documentos sobrevivientes vinculados con la traducción de José Smith del Libro de Abraham y su estudio del idioma egipcio.

A continuación, mencionaré cuatro cosas que tal vez no sepas acerca de la historia del Libro de Abraham:

La historia de la relación de José Smith con los antiguos utensilios egipcios realmente comienza con Napoleón Bonaparte

libro de Abraham

También te puede interesar: Los papiros de José Smith y el Libro de Abraham: 7 cosas que todo mormón debería saber

En 1798, Napoleón invadió Egipto y llevó consigo a un grupo de eruditos para documentar sus descubrimientos. Este esfuerzo incrementó dramáticamente el interés occidental en los antiguos utensilios egipcios. Muy rápidamente, esta “Egiptomania” provocó que los museos y los coleccionistas compraran papiros, momias y otros utensilios recientemente descubiertos. Pronto, las exhibiciones de utensilios comenzaron a recorrer Europa y Estados Unidos.

En 1835, un hombre llamado Michael Chandler llegó a Kirtland, buscando vender lo último de una colección de utensilios traídos de Egipto. José Smith y sus acompañantes compraron cuatro momias, dos rollos de papiro y fragmentos adicionales de papiro, que luego comenzaron a estudiar.

No sabemos cómo se tradujo exactamente el Libro de Abraham

libro de Abraham

Primera edición de la Perla de Gran Precio, 1851.

Desafortunadamente, no tenemos ninguna declaración de José Smith sobre la mecánica exacta de la traducción del Libro de Abraham. Por supuesto, la “traducción” de José Smith no encajó con la imagen que solemos asociar con esa palabra, ya que no tenía conocimiento previo del idioma egipcio y, por lo tanto, no pudo traducirlo como un experto lo haría. Los testimonios de sus colegas confirman que, como con el Libro de Mormón, José Smith tradujo el Libro de Abraham “por el don y el poder de Dios.”

La traducción del Libro de Abraham se puede entender mejor al considerar lo que sabemos sobre las otras traducciones de José Smith. Cuando tradujo el Libro de Mormón, José Smith usó los dos intérpretes que encontró con las planchas de oro y su propia piedra vidente. Cuando se enfocó en la revisión de la Biblia (ahora conocida como “Traducción de José Smith”), José buscó diversos recursos, tanto divinos como no, incluidos la revelación, la inspiración, quizás una piedra vidente y comentarios bíblicos de la época. Así que cuando José Smith se dispuso a traducir los papiros que había comprado recientemente, tuvo muchas formas en las que pudo realizar su traducción.

El Libro de Abraham se tradujo en dos partes diferentes de la vida de José Smith

libro de Abraham

Planchas de oro, pergaminos y vasos de barro.

En 1835, cuando la iglesia adquirió los papiros, José Smith comenzó a trabajar, intentando descifrar el idioma egipcio y dictar el Libro de Abraham. Para fines de 1835, él y otros habían dejado de estudiar egipcio para aprender hebreo (probablemente basándose en la suposición de que el hebreo antiguo los ayudaría a aprender egipcio antiguo). Sin embargo, los manuscritos producidos en 1835 solo cubren lo que ahora es Abraham 1: 1 – 2:18.

Aunque Joseph quería volver a la traducción, su apretada agenda y la persecución durante las estancias de los Santos en Kirtland y Misuri impidieron cualquier trabajo sistemático.

Cuando José Smith se convirtió en editor del periódico de la Iglesia, Times and Seasons, en Nauvoo, Illinois, publicó el material del Libro de Abraham de la era de Kirtland, en la edición del 01 de marzo de 1842. Según su diario, “comenzó” la traducción del material del Libro de Abraham en la siguiente edición del periódico (el 15 de marzo de 1842), que constituyó lo que ahora es Abraham 2:19 hasta el final del libro. Varias versiones más tarde, el tercer y último “facsímil” o ilustración del Libro de Abraham se publicó con la promesa de más material en el futuro. Esa promesa quedó sin cumplir. El Libro de Abraham, como lo tenemos en la actualidad, permanece incompleto. Sin embargo, no hay evidencia de que José Smith haya traducido material adicional para el Libro de Abraham.

La creencia de que se perdieron las momias y el papiro

libro de Abraham

El fragmento de un antiguo papiro egipcio.

Después del fallecimiento de José Smith, su madre, Lucy Mack Smith, tomó la custodia total de los utensilios egipcios, mostrándolos a los visitantes por una tarifa de veinticinco centavos. Cuando Lucy falleció, Emma Smith Bidamon (se volvió a casar después de la muerte de José Smith) vendió la colección de momias y el papiro a Abel Combs.

Abel Combs dividió la colección, parte de la cual terminó en un museo en Chicago, donde se destruyó en el gran incendio de 1871, y el resto fue donado al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York en el siglo XX. Antes de 1967, cuando esos fragmentos fueron transferidos a la Iglesia, muchos eruditos pensaron que las momias y el papiro se perdieron en ese incendio. Si bien parece que las momias se perdieron en el incendio, la Biblioteca de Historia de la Iglesia, hoy en día, tiene varios de los fragmentos del papiro que alguna vez le perteneció a José Smith y otros.

Artículo originalmente escrito por Riley Lorimer y publicado en ldsliving.com con el título “Napoleon Bonaparte’s Role in the Book of Abraham Discovery + More Fascinating Facts.”