El martes 12 de marzo, Gary Herbert, gobernador de Utah, anunció que este Estado restringiría las reuniones de más de 100 personas durante dos semanas a partir del lunes 16 de marzo a fin de prevenir la propagación de COVID-19.

El gobernador explicó que esta restricción incluye:

  • Reuniones de la iglesia
  • Conciertos
  • Eventos deportivos

Además de otras reuniones en las que exista la posibilidad de que el virus se propague.

Si bien en Utah no se ha visto la propagación del virus más allá de los 5 casos confirmados, el gobernador Gary Herbert expresó su deseo de prevenir la expansión del virus a través de medidas proactivas: “Es mejor prevenir, que lamentar”, dijo.

También te puede interesarLa Iglesia de Jesucristo suspende todas sus reuniones en el mundo debido al coronavirus

Restricciones que se implementarán en Utah

Semana de la educación en BYU.

  • Durante las próximas dos semanas no se realizarán reuniones de la Iglesia, incluidos los servicios de adoración
  • Estas restricciones no se aplican a las clases de las escuelas públicas aunque se anunciarán nuevas medidas
  • Durante las próximas semanas la Universidad de Utah y la Universidad Estatal de Utah se trasladarán a cursos en línea. Se tomarán medidas similares en BYU y las otras escuelas de educación superior de la Iglesia
  • BYU anunció en su sitio web que se cancelan las clases programadas para el 13, 16 y 17 de marzo y que todos los cursos en BYU, incluido su centro de Salt Lake, se retomarán el 18 de marzo a distancia
  • Aquellos que están inscritos en clases de BYU que no se pueden tomar a distancia, como los laboratorios y cursos prácticos, deben comunicarse con sus decanos o jefes de departamento correspondientes

Otros anuncios

ANUNCIOS DE LA IGLESIA

Gary Herbert les pidió a las personas que presentan alteraciones en su sistema inmunológico, y a las persona de 60 años o más y aún gozan de una buena salud que no asistan a reuniones en las que haya más de 20 personas, ya que son más susceptibles al virus.

El previo anuncio se produjo después de que ayer, 13 de marzo, por la mañana, la Iglesia declarara que los misioneros mayores y aquellas personas con inmunodeficiencia que se encuentran sirviendo en 22 países europeos serían enviadas a casa. Además, la Iglesia les pidió que se pusieran en cuarentena.

Por otro lado, el gobernador de Utah animó a las personas a hacer un almacén con las cosas que necesitarán durante las dos semanas de cuarentena, “espero que las personas sean juiciosas”.

Asimismo, Gary Herbert les pidió a los ciudadanos que fueran considerados y sensatos al ir a los supermercados por suministros, que no crearan pánico innecesario en los demás.

El gobernador concluyó su anuncio haciendo un llamado a los ciudadanos a trabajar en espíritu de colaboración y comprensión, “esperamos lo mejor, pero nos preparamos para lo peor”.

Fuente: Church News