Eva Koleva Timothy nació en Bulgaria, bajo el telón de acero, en la época de la Guerra Fría. Con la caída del Muro de Berlín, su país se llenó de misioneros, lo que la llevó a pensar más en Dios. A los 15 años, se bautizó en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días junto a sus padres.

Eva aprendió inglés por sí misma y, años más tarde, fue a estudiar fotografía en los Estados Unidos. Sirvió en una misión en la ciudad de Nueva York y, luego, regresó a Utah para terminar sus estudios. Después de graduarse, Eva y su esposo se mudaron a Inglaterra, donde ambos estudiaron en Oxford.

También te puede interesar10 Artistas Santos de los Últimos Días y sus representaciones de Cristo

Como fotógrafa, Eva comenzó un nuevo proyecto este año, que se llama “El Señor es mi luz”, donde las fotos representan la relación de las personas con el Salvador. Las fotos se combinan con colores fuertes para crear un poderoso efecto visual.

“La idea principal de la serie de fotos es que Dios está aquí con nosotros y que todo lo que hizo fue para cada uno de nosotros, de manera personal”, dijo Eva.

Tomar las fotos, ayudó a Eva a tener experiencias misionales. “Conocí a mucha gente, y fue genial porque fue como si me hubiera convertido nuevamente en una misionera”, dijo Eva, que tuvo que contactar a un pastor para tomar la siguiente foto.

La familia de Eva también está involucrada en el proyecto. Su esposo y sus tres hijos aparecen en todas las fotos y participan en la preparación espiritual para cada foto. “Por eso decidí no mostrar caras en las fotos. Quiero que las personas sientan que están ahí con el Salvador, como si fueran sus pies los que Él está lavando”.

“Creo que esta es la primera foto que tomé, ‘Ven a mí’. Necesitaba esta foto para mí. Sin embargo, mi mayor objetivo es acercar a las personas a Cristo a través de este proyecto. Nunca me sentí tan guiada e inspirada por mi trabajo como me siento en este proyecto”.

Al reconocer la importancia de las Escrituras durante la pandemia, Eva postuló para recibir ayuda financiera del Centro de Artes Santo de los Últimos Días.

Ella obtuvo la subvención y, por esa razón, creó una continuación de su proyecto, en el que trabaja las fotos para que parezcan manuscritos de las Escrituras combinados con la imagen existente.

“Poder crear es muy importante para un artista. Se siente gozo al crear. Siento que el Señor desea que hagamos esto y estoy muy agradecida por esta oportunidad. Sentí una inmensa alegría al trabajar en este proyecto”, dijo Eva.

Haz clic aquí para hacer el proyecto completo.

Fuente: Church News