Cómo perder mi hogar en un incendio me ayudó a conocer el Evangelio

La hermana Kalonihea soñaba con servir su misión en un lugar donde pudiera “subirse las mangas y ponerse a trabajar”.

Kalonihea fue llamada a servir en la Misión Tacloban, Filipinas. Por lo general, en su misión, junto a su compañera se dedicaron a los cuidados de las plantaciones, ayudar en los hogares, con reparaciones y la limpieza.

Sin embargo, nunca imaginaron que extinguir incendios no fuera algo raro. Llevar baldes de agua para ayudar a combatir las llamas de un incendio en la cocina o un corte de energía, se podría decir, era usual.

También te puede interesar5 preguntas sobre amor que fueron respondidas en el Libro de Mormón

Durante una tarde muy calurosa, la hermana Kalonihea y su compañera, la hermana Dumas, estaban almorzando después de una reunión de distrito. Desde su apartamento, vieron que salía humo de un lugar.

Esta vez el humo era espeso y negro. Al escuchar las sirenas, supieron que se trataba de un incendio doméstico.

Cuando llegaron, la gente estaba por todas partes. Dos casas se estaban incendiando y los bomberos no tenían suficiente agua en sus camiones para apagar el incendio.

Luego, la hermana Kalonihea dijo:

“Sabíamos que necesitaban nuestra ayuda, así que fuimos a buscar baldes de agua. Había gente por todas partes que corría para ayudar a apagar el fuego, estábamos en primera línea con la multitud”.

“Después de apagar el fuego y que todos se fueron, fuimos a ver a la familia para ofrecer nuestra ayuda. Todos tenían el corazón roto al ver su casa en llamas y se preguntaban por qué Dios permitió que eso sucediera”.

Entonces, la hermana Kalonihea y su compañera se dieron cuenta de que habían tocado la puerta de esa misma casa la semana anterior. La familia les había dicho que no estaban interesados ​​en su mensaje.

Preguntamos si podíamos ayudar a limpiar, pero se negaron. Viendo su gran necesidad y dándonos cuenta del orgullo de esta familia, insistimos y comenzamos a lavar su ropa a mano, que estaba llena de humo y cenizas.

Estábamos lavando la ropa cuando uno de los miembros de la familia nos llamó para ver algo. “Lo que vimos fue increíble”, dijo la hermana Kalonihea, continuó:

“El hombre que nos llamó apartó una pila de sus cosas completamente quemadas y no identificables, incluidos papeles y libros. Sabía que éramos misioneras y conocía nuestra relación con el Libro de Mormón”.

“Dijo: No me queda claro cómo este Libro de Mormón, que estaba en medio de cenizas y libros quemados, sobrevivió prácticamente intacto”.

libro de mormon

La hermana Kalonihea, no sabía que la familia ya había recibido misioneros hace años, y les habían dado un Libro de Mormón que permaneció en un estante desde entonces.

La hermana Kalonihea y la hermana Dumas comenzaron a dar lecciones regularmente a esa familia que consideró este libro que se salvó de las llamas como un milagro y una señal de Dios. Esta familia dijo que era hora de escuchar el mensaje de los misioneros.

Una semana después, la hermana Kalonihea fue trasladada a otra área. Toda la familia se bautizó. La familia dijo que perder su hogar en Filipinas quizás fue la única forma de encontrar su nuevo hogar y lugar eterno con Dios.

Fuente: foienchrist.org

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *