¿Cómo puedo hacer que mi matrimonio funcione si mi esposo es un narcisista?

matrimonio

A mi esposo le diagnosticaron un trastorno de personalidad narcisista hace tres años. Él solo desea que nos enfoquemos en nuestro matrimonio y le resulta muy difícil tratar de cambiar y trabajar en aspectos básicos de su persona.

De hecho, ya no va a sus terapias. Insiste en que enfocarnos en nuestro matrimonio es todo lo que necesitamos porque él se siente bien consigo mismo. Él asegura que debo volver a la forma en que eran las cosas antes de su diagnóstico.

Por mi parte, sigo buscando mejorar como persona y, como consecuencia, continuamos alejándonos cada vez más porque cuanto más conocimiento obtengo, me es más difícil dejar de ver las cosas que ahora tienen sentido para mí, cosas que antes solo eran una disonancia cognitiva desconcertante.

También te puede interesar:Después de un divorcio todavía hay un final feliz, ten fe

Siento como si el abismo que hay entre nosotros continuara haciéndose cada vez más grande, especialmente cuando sigo tratando de mejorar como persona y él pasa más tiempo sin hacer su parte. Por supuesto, hay mucho más detrás en la historia, como la crisis que nos llevó a ver a un terapeuta para saber el diagnóstico de mi esposo.

Sin embargo, mi pregunta realmente se centra en el rumbo de nuestra relación. Él ha dejado de ir a las terapias, mientras que yo sigo haciendo mi parte, creciendo emocionalmente y en conocimiento, y el abismo continúa creciendo. Hemos estado casados ​​muchísimos años y tenemos el nido vacío.

Respuesta

Te felicito por tu compromiso de sanar no solo de manera personal, sino también como matrimonio. Parece que has pasado con él muchos años de interacciones complicadas y todavía sigues buscando formas de hacer que todo mejore.

Puedo sentir la incertidumbre en tu pregunta al pensar qué pasará con tu matrimonio, si es que tu esposo seguirá sin participar de su trabajo de pareja. Puedo darte algunas ideas adicionales sobre cómo puedes seguir adelante.

Primero, es importante que te asegures de no inventar excusas para justificar un comportamiento de abuso. A veces, cuando un ser querido es diagnosticado, es común descartar el comportamiento abusivo como parte del trastorno de dicha persona. 

Mencionaste que hubo una crisis en tu historia que puede ser parte de un patrón más amplio que necesita ser confrontado.

El abuso puede manifestarse de muchas formas, como el abuso emocional, el abuso sexual, el abuso físico, las amenazas, la intimidación, la coerción, el abuso espiritual y el abuso económico. Asegúrate de no tolerar ninguno de estos comportamientos y de obtener el apoyo que necesitas.

En los recursos del Tema del Evangelio, se nos recuerda que las víctimas de abuso a menudo “suelen batallar con sentimientos de confusión, duda, culpa, vergüenza, recelo y temor. Puede que se sientan desamparadas, indefensas, solitarias y aisladas”.

Parece que estás obteniendo claridad en cuanto a los patrones de interacción que son dañinos y destructivos. A pesar de que él esté dispuesto a recibir terapia matrimonial, debes reconocer que usar el matrimonio como un escudo para evitar asuma su responsabilidad personal solo perpetuará más la culpa y la falta de comunicación.

Sin embargo, en ocasiones un cónyuge desesperado se siente tan aliviado de tener a un cónyuge fuerte en las sesiones de terapia que simplemente permitirá que la terapia matrimonial se convierta en un sustituto de su propia responsabilidad. 

Si están trabajando con un terapeuta matrimonial que puede detectar estos patrones y redirigir a tu cónyuge hacia su responsabilidad personal, entonces puede que valga la pena seguir con la sesiones.

Como sabes, las personas con trastorno de personalidad narcisista tienen una visión frágil de sí mismas, por lo que con frecuencia prefieren hablar usando “nosotros” o “tú” en lugar de asumir su propia responsabilidad.

Siempre que no haya patrones de abuso en la relación, es posible que una relación pueda mejorar cuando se tiene una pareja con un trastorno de personalidad narcisista. Esto requiere que continúes con tu propio crecimiento personal para que no justifiques la evasión que inevitablemente ocurre cuando expresas tus necesidades.

Si su diagnóstico es algo que él conoce y acepta, aunque se niegue a trabajar en sí mismo, debes asegurarte de obtener el apoyo que necesitas de otras personas que comprendan la situación. Asegúrate de que el apoyo que recibas sea realmente un apoyo y no una carga que alimenten más tu impotencia.

Un riesgo que viene de los grupos de apoyo, es que pueden convertirse en sesiones de quejas que te hacen sentir más amargura y rencor hacia tu cónyuge. También puede ponerte en una posición de superioridad y evitar que creas que hay algo que debas cambiar.

La mayoría de las personas piensa que aquellos con rasgos narcisistas se sienten bien todo el tiempo. En mi experiencia, con frecuencia sufren de formas que no siempre podemos medir.

Están plagados de una sensación constante de no ser lo suficientemente buenos, pero su forma de afrontar su situación es proyectar confianza, culpa, críticas, superioridad u otras dinámicas interpersonales negativas.

perdonar

Es posible tener expectativas firmes y no permitirte ser maltratada a la vez que sientes algo de compasión a causa de lo pequeño e insignificante que se pueda sentir tu cónyuge de manera regular. Como la respuesta del Salvador a sus crueles abusadores, puedes reconocer que hay personas “no saben lo que hacen”. 

Nadie es del todo bueno ni del todo malo. De hecho, ese es el mundo en blanco y negro con el que viven las personas con rasgos narcisistas, por lo que es importante que mantengas una visión matizada de tu propia cordura.

Puedes seguir invitando a tu esposo a ver cómo te está afectando y al mismo tiempo valorar las buenas cualidades y atributos que te han mantenido en tu relación todos estos años.

Si decides quedarte con él, tendrás que tolerar un cierto nivel de distanciamiento, ya que su trastorno le dificulta tolerar una intimidad real.

Asegúrate de compartir momentos significativos con otros seres queridos y con tu Padre Celestial para que puedas recibir de manera recíproca validez hacia tu persona.

Entiendo que elegir quedarse en un matrimonio y superar estos desafíos es una decisión sagrada y privada que solo tú puedes tomar. Otros quizá puedan ver algunas de los momentos difíciles que atraviesas y preguntarte cómo es que aguantas esa relación, pero sus opiniones no deben importarte.

Continúa evaluando tus necesidades y las necesidades de tu relación. Defiende las cosas que realmente importan. Podrás saber lo que vale tu energía y esfuerzo a medida que aprendan a trabajar juntos.

Fuente: Meridian Magazine

| Para meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *