Cómo el servicio dominical de la Iglesia de Jesucristo en prisión está cambiando vidas

servicios dominicales de la Iglesia de Jesucristo en una prisión de Utah

En la siguiente historia solo utilizaremos los nombres de pila de los involucrados porque así pidieron ser identificados.

En un rincón sombrío de la prisión, donde la desesperanza parece reinar, una luz de esperanza se encendió gracias a un acto de compasión y amor inesperado.

Mike, un recluso que se sentía abatido después de sus primeros meses en prisión, extendió una mano a Ray, un anciano compañero de celda que había perdido toda esperanza en la vida y planeaba suicidarse.

“Estoy tratando de encontrar una manera de suicidarme en prisión, dijo Ray.

servicios dominicales de la Iglesia de Jesucristo en una prisión de Utah

La Iglesia realiza servicios dominicales en una prisión de Utah para ayudar a los reclusos a encontrar un nuevo propósito en su vida. Foto: Marielle Scott, Deseret News

Después de escuchar eso, Mike llamó a su esposa y le dijo que adoptaran a Ray en su familia. Entonces, comenzaron a coordinar cartas y fotografías de sus hijos.

“Recibir un correo en prisión es un asunto muy difícil,” reflexionó Mike y recordó cómo simples cartas y fotografías de su familia iluminaron el mundo de Ray, disuadiéndolo de sus pensamientos suicidas.

Debido a este apoyo emocional, Ray encontró un propósito para vivir y seguir adelante.

servicios dominicales de la Iglesia de Jesucristo en una prisión de Utah

Los miembros de una rama penitenciaria de la Iglesia cantando un himno. Foto: Marielle Scott, Deseret News

Este acto de bondad no es único en el sistema penitenciario. De hecho, refleja un fenómeno más amplio de cómo la fe y la comunidad pueden transformar vidas incluso en los entornos más sombríos.

Como señaló Charlotte Burnett, esposa de un líder de una de las ramas de la Iglesia de Jesucristo dentro de una prisión en Utah:

“Lo que sorprende a la mayoría de las personas [que vienen a ministrar a prisión] es el espíritu que se siente aquí”.

Además de las relaciones personales que se forman en prisión, la ministración religiosa desempeña un papel crucial en el apoyo espiritual y emocional de los reclusos.

Los servicios de adoración de la Iglesia en prisión

servicios dominicales de la Iglesia de Jesucristo en una prisión de Utah

Joseph dirige la oración de apertura en el servicio dominical. Foto: Marielle Scott, Deseret News

En el distrito de Great Salt Lake Utah, la Iglesia tiene seis ramas dentro del Centro Correccional del Estado de Utah y una de transición fuera de prisión.

Los servicios dominicales de la Iglesia en prisión ofrecen un refugio de esperanza y consuelo en medio de las dificultades.

Las seis ramas penitenciarias interactúan con 1,110 personas semanalmente en al menos una actividad de la Iglesia.

Dependiendo de la noche, los fieles en prisión participan en programas de recuperación de adicciones y resiliencia emocional, historia familiar, noche de hogar, coro.

140 voluntarios (en su mayoría parejas) hacen posible las reuniones dominicales y actividades de la Iglesia en prisión. Cada año prestan aproximadamente 45,000 horas de servicio.

La fe y la ministración cambian vidas

servicios dominicales de la Iglesia de Jesucristo en una prisión de Utah

James terminó de leer el Libro de Mormón en cuatro días. Foto: Marielle Scott, Deseret News

Las historias de redención y transformación abundan en este contexto.

James, un recluso que inicialmente se resistía a la fe, encontró consuelo y propósito en los servicios de la Iglesia y su vida cambió.

“El servicio dominical cambia todo mi estado de ánimo”, compartió James, ilustrando el poder restaurador de la espiritualidad en un entorno tan desafiante como la prisión.

Más allá de las historias individuales de transformación, el impacto de la ministración en prisión es innegable.

Con una red de voluntarios dedicados que brindan apoyo y esperanza a los reclusos, se está creando una comunidad de amor y compasión que trasciende las barreras físicas y emocionales de la cárcel.

servicios dominicales de la Iglesia de Jesucristo en una prisión de Utah

James dirigiendo un himno durante un servicio dominical de la Iglesia en prisión. Foto: Marielle Scott, Deseret News

El élder Clarcke expresó, con la voz entrecortada, sobre los miembros de rama en prisión:

“La sociedad les dice que no pueden [cambiar]. Dios les dice que Él sí los puede cambiar”.

La sociedad todavía dice “no los queremos”, dice Steve, miembro de la rama, pero “estoy agradecido por un Dios que no se da por vencido con nadie”.

servicios dominicales de la Iglesia de Jesucristo en una prisión de Utah

Los reclusos del Centro Correccional del Estado de Utah cantando himnos en un día de reposo. Foto: Marielle Scott, Deseret News

Esta fe en la capacidad de cambio nos recuerda que la redención es posible para todos, independientemente de su pasado o circunstancias. Como señaló Mike:

“Las personas que van a prisión no se pierden para siempre. Cristo puede cambiar a cualquiera, a cualquier persona. Él puede quitar cualquier cosa. Puede sanar a cualquiera. Él puede superar cualquier cosa.

En un mundo que a menudo juzga con dureza, estas historias son un recordatorio poderoso de la capacidad del amor, la fe y la ministración para transformar vidas, incluso detrás de los barrotes de la prisión.

*Portada: Créditos a Marielle Scott, Deseret News

Fuente: Deseret News

Video relacionado

@masfe.org El arrepentimiento sincero produce gozo en nuestra vida. #masfe #arrepentimiento #perdon #conferenciageneral #ldsconf #generalconference #conferenciageneral193 ♬ Acoustic guitar live performance Gentle and nimble in nature(1007339) – Melonest

También te puede interesar

Comentarios
Felicitaciones!!! Fue muy emocionante para mi ver el milagro del evangelio en esas vidas!!!
Mirta Fiori

Deja Tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *