El Élder Gerrit W. Gong del Quórum de los Doce Apóstoles y su esposa, Susan, enseñaron a una audiencia  de más de 10 000 mujeres de todas las edades, este último viernes 04 de mayo de 2018,  que los actos diarios y conmovedores de servicio abnegado son esenciales para incrementar la fraternidad y la unidad en nuestras congregaciones y comunidades.

También puedes leer: La Iglesia publica una carta sobre el nuevo Programa de Ministración

El nuevo apóstol y su esposa fueron los últimos discursantes de la Conferencia de Mujeres de BYU 2018, Provo, Utah.

El Élder Gong ilustró su perspectiva con una historia sobre una familia a la que brindó servicio abnegado hace muchos años cuando era obispo o líder de una de las más de 30 000 congregaciones de la iglesia.

El calentador de agua de la familia Ritter estaba filtrando y eso, ocasionaba que el agua filtrara el suelo. Luego, las termitas comieron la madera e hicieron que el suelo se hundiera. Debido a que la familia no podía cubrir los gastos de las reparaciones, apagaron su calentador de agua.  El Élder Gong visitó su hogar, notó la necesidad y conversó con otros miembros de su congregación sobre la situación difícil que estaba pasando la familia Ritter.  Pronto, los miembros de la iglesia capacitados en suelos, paredes, alfombras, electrodomésticos y pintura estuvieron brindando servicio abnegado y repararon el hogar de los Ritter.

Uno de los miembros que más ministró a los Ritter fue Jack O’ Conner. Después de poco tiempo de que el grupo el servicio abnegado reparara la casa de los Ritter, la casa de Jack se incendió y la familia Ritter estuvo entre los primeros en brindar servicio abnegado a los O’Conner. “Este ciclo de servicio abnegado es una de las fortalezas de una comunidad de fe,” expresó El Élder Gong.

servicio abnegado

En mi opinión, puede existir un círculo maravilloso, virtuoso y harmonioso a medida que nos fortalecemos los unos a los otros en Su amor,” dijo el Élder Gong. “Los O’ Connor ayudaron a los Ritter, los Ritter ayudaron a los O’Connor, y todo el tiempo la comunidad de los Santos de los Últimos Días se está estableciendo. Cada día, de múltiples maneras, necesitamos y podemos ofrecer amor y apoyo ministrantes de formas sencillas, simples, poderosas y que cambien vidas.”

La hermana Gong habló sobre tres significados diferentes de la idea de amarnos los unos a los otros como Jesús nos ama. Dijo que Jesús entiende nuestros corazones, une Su entendimiento con la compasión y responde a nuestras necesidades específicas.

Somos amados con la incomparable munificencia del amor del Salvador y el infinito amor del Padre Celestial. Por medio de Su amor podemos llegar a entendernos los unos a los otros, tener compasión los unos a los otros y bendecirnos los unos a los otros de todas las maneras que son importantes y especiales,” compartió la hermana Gong.

Las consejeras de la Sociedad de Socorro comparten un mensaje de unidad

Como parte de los eventos de la conferencia del jueves 03 de mayo de 2018 se incluyeron a las dos consejeras de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, la hermana Sharon Eubank y la hermana Reyna I. Aburto, que hablaron sobre el nuevo programa de ministración de la Iglesia.

Su presentación se centró en una declaración de Lucy Mack Smith, madre del profeta José Smith, que dijo: “Debemos apreciarnos las unas a las otras, ampararnos las unas a las otras, consolarnos mutuamente y adquirir instrucción, para que todas lleguemos a sentarnos juntas en el cielo.”

servicio abnegado

Consejeras de la Primera Presidencia de la Sociedad de Socorro. La hermana Sharon Eubank, izquierda, y la hermana Reyna I. Aburto, derecha.

Sé que el tema de esta sesión es inspirado porque se trata de la definición misma de la ministración,” explicó la hermana Eubank, primera consejera. “Ampararnos las unas a las otras fue una de las razones primordiales por la que se estableció la Sociedad de Socorro. Todo empieza con conocer a la persona y descubrir lo que realmente necesita. El servicio abnegado no va a ser el mismo para todos.”

Deseo decir que la manera más elevada y santa de ministrar es sentirnos cómodas sentándonos la una con la otra, incluso si pensamos que somos muy diferentes,” añadió la hermana Aburto, la segunda consejera. “A veces, podemos ser drásticas unas con otras como mujeres; podríamos empezar a juzgar, comparar y competir en vez de tener compasión y caridad. Sin embargo, podemos cambiar esa cultura en la Iglesia y debemos hacerlo.”

Ambas líderes auxiliares animaron a la audiencia a no sentirse abrumada. “Hacerlo mejor no siempre significa hacer más. Además, si solo haces una actividad inspirada cada día, aun así, eres un agente del Señor,” expresó la hermana Eubank. “He calculado que si hago algo proveniente de la inspiración, 365 veces al año durante 50 años, obtendría un total de 18 250 actividades que el Señor desearía que se hicieran.”

La hermana Aburto añadió, “Deseo asegurarles nuevamente que el Señor acepta todos sus esfuerzos. Los anuncios de la conferencia general necesariamente no nos estaban pidiendo que hagamos más – ¡Nuestras listas ya están llenas! Sino, quizá, podamos hacer las cosas correctas. Las cosas sencillas. Aquellas cosas que el mismo Señor desearía que se hicieran.”

Artículo originalmente escrito por y publicado en mormonnewsroom.com con el título “Elder and Sister Gong Teach Women to Love as Christ Loved.”